Rumbo al Oscar… Mejor Actor

Mejor Actor Principal 

Cuando arrancó el año, Michael B. Jordan sorprendió en el Festival de Sundance con su sólida actuación en Fruitvale Station (2013), de Ryan Coogler. Así fue como muchos expertos decretaron éste como el año del actor afroamericano, pronosticando que hasta cuatro actores de raza negra quedarían en la terna. Además de Jordan, Forest Whitaker, por The Butler; Idris Elba, Mandela: Long Walk to Freedom; y Chiwetel Ejiofor, 12 Years A Slave, estaban en la contienda. Al final sólo Ejiofor logró colarse y no parece ser el claro favorito para el premio.

Christian Bale
por Escándalo americano

Un peinado ridículo y una panza chelera de campeonato son las cartas con las que se presenta Bale en su papel del estafador Irving Rosenfeld. Su actuación está centrada en esos dos elementos y nada más, como si tratara de ir al otro lado del espectro usado en El luchador, también de David O. Russell. Tuvo muchas nominaciones durante la temporada de premios, pero no hizo efectivos los pronósticos en ninguna. Su única victoria llegó con el reconocimiento a Mejor Elenco en la ceremonia del Sindicato de Actores. Con un Oscar en la bolsa, Bale luce con pocas posibilidades de hacer la parejita.

Bruce Dern
por Nebraska

Alexander Payne es conocido como un gran director de actores y Nebraska es la confirmación de esa fama. Dern interpreta a un hombre afectado por la edad en busca de una fortuna ficticia. Nadie ha trabajado esta temporada de premios como Bruce Dern; los medios estadounidenses han estado copados de su presencia desde hace unos meses. El ganar Mejor Actuación en Cannes lo convirtió en una fija para los nominados. Llevarse el Oscar sería la coronación de una gran carrera; es la cenicienta.

Leonardo DiCaprio
por El lobo de Wall Street 

Pocas colaboraciones entre un director y su musa han sido tan fructíferas y satisfactorias como la que mantienen DiCaprio y Martin Scorsese. En El lobo de Wall Street, DiCaprio se entrega sin reparos a los deseos de Scorsese; si el segundo dice salta, el otro responde “¿Qué tan alto?”. A pesar de haberse llevado un Globo de Oro, 2014 no luce como el año en que DiCaprio por fin se lleva un Oscar a casa. Es una lástima, porque es probable que nunca lo haya merecido más.

Chiwetel Ejiofor
por 12 años esclavo

El caballo negro de la carrera. Ejiofor dota de profundos matices a Solomon Northup en cada etapa de su odisea en 12 años esclavo; su actuación carga con el peso de la cinta. Su evolución es la película y su confirmación como un gran actor a futuro. A su favor sigue teniendo la veleta del año del poder negro, aunque sin tanta fuerza como al inicio del año. Su victoria en los BAFTA es la única de renombre que ha logrado cosechar este año, sin embargo descartarlo sería un error. Empatado en segundo lugar con Dern.

Matthew McConaughey
por Dallas Buyers Club

Su drástica transformación en vaquero homofóbico portador del VIH ha venido a consumar el gran regreso de Matthew McConaughey como actor, un comeback que incluye Magic Mike, Mud, Killer Joe y Bernie. El año pasado muchos consideraron una injusticia su ausencia en las nominaciones, sentimiento que jugará a su favor a la hora de las votaciones. En su contra, los votantes más serios podrían cobrarle su sobrado discurso de triunfo en los Globos de Oro. Es el favorito para llevarse el oro a casa.

Mejor Actor Secundario

Barkhad Abdi
por Capitán Phillips

Chofer de limosina un día, actor nominado al Oscar al otro. Así fue el cambio de vida de Barkhad Abdi, antagónico de Tom Hanks en la vertiginosa Capitán Phillips. Gracias al estilo “realista” impuesto por el director Paul Greengrass, Abdi logra provocar verdadero terror en su primera aparición a cuadro como un hambriento pirata somalí. Como Dern en la categoría principal, el joven nativo de Somalia es la cenicienta de su terna.

Bradley Cooper
por Escándalo americano

Dos colaboraciones con David O. Russell, dos nominaciones al Óscar para Bradley Cooper. Una confirmación de su florecimiento tardío como actor. Su Richie DiMaso es repulsivo, oportunista, ambicioso y ligeramente torpe. La nominación es su premio, a pesar de su victoria en los Globos de Oro.

Michael Fassbender
por 12 años esclavo

Otro de los ignorados del año pasado que se coló a la lista final de este año. Como desde hace algunos años, Fassbender es una fuerza imposible de ignorar en pantalla. En 12 años esclavo interpreta a un abusivo y canalla dueño de esclavos con gran intensidad, dando espacio a un adecuado balance con la actuación de Chiwetel Ejiofor. No obtuvo grandes reconocimientos en esta temporada de premios, así que una victoria luce lejana. Además, luce como un eterno contendiente y el Óscar, seguro caerá después.

Jonah Hill
por El lobo de Wall Street

De adolescente cómico vulgar a nominado al Óscar. Con su segunda nominación, Jonah Hill proyecta una sólida carrera a futuro combinando papeles serios y cómicos. Como la mano derecha de Jordan Belfort mezcla ambos perfiles y sale bien librado. Podría ser la sorpresa de la noche, aunque la carrera luce perfilada.

Jared Leto
por Dallas Buyers Club

Pocas categorías del Óscar lucen tan decididas como ésta. Es casi seguro que el sobre del ganador tenga escrito el nombre de Jared Leto. Su desempeño en Dallas Buyers Club va a la par del de Matthew McConaughey e igual que su compañero de reparto lució sobrado en su victoria en los Globos de Oro; aunque sin tanta competencia, no le restará muchos votos. Lluvia dorada para Leto.

Por Rafael Paz (@pazespa)

    Related Posts

    ‘Once Upon a Time in Hollywood’ y la princesa angelina
    ‘Pequeña gran vida’: Maquetas distópicas
    Cabos – Día 2: Las ganas de nuevos horizontes
    ‘La torre oscura’: un western moderno
    Toma el micrófono: tráiler de ‘Sing: Ven y canta’
    Nuevo clip de ‘Demolition’, con Jake Gyllenhaal

    Leave a Reply