FICUNAM | Los Joao: Elegancia experimental

O corpo de Afonso (2012)

Es bastante usual que cuando observamos un cuerpo o un rostro en una pintura, una monografía o una fotografía antigua se aprecian cualidades físicas que parecieran ser inusuales para el efímero presente, siempre se puede recrear una imagen física de personajes históricos, pero nunca se tendrá la certeza de realidad. Esta es la reflexión sobre la que parte el cineasta portugués Joao Pedro Rodrigues (O Fantasma, 2000), en la que vuelve a elaborar ideas y hacerlas físicas mediante el uso del cuerpo humano, particularmente el cuerpo masculino.

La figura mítica es el primer Rey de Portugal, Don Alfonso Henriques, ominipresente en todo el mediometraje como una imponente escultura afincada en las alturas, inalcanzable y majestuoso. En un plano terrenal, Rodrigues se da a la tarea de encontrar un envase corpóreo al espíritu del legendario monarca, abriendo la convocatoria a un grupo de hombres que recitan un texto mientras están despojados de sus ropas, quedándose únicamente en ropa interior, sin faltar el ocasional nudista europeo.

Este peculiar grupo, compuesto desde lánguidos jóvenes hasta fisicoculturistas cuarentones se paran frente a una green screen blandiendo espadas o hablando sobre quienes son, su actual circunstancia y algunas expectativas respecto a lo que vendrá, tomando en cuenta la precaria situación que actualmente atraviesa el país del llamado “Rey Conquistador”.

Rodrigues busca establecer un diálogo paralelo entre tiempo y cuerpo, mediante una sobreimposición atemporal que no es del todo lograda, debido a la ausencia de un foco claro respecto a la intención del proyecto audiovisual, que nos presenta retazos de ideas esparcidos en los cuerpos masculinos, pero careciendo de una identidad concreta. El peso de un monarca nunca habrá de verse replicado en una caballería desnuda.

Mahjong (2013)

Como dupla creativa, Joao Pedro Rodrigues y Joao Rui Guerra da Mata han encontrado un terreno vasto y adaptable a variaciones, dentro de sus exploraciones en derroteros asiáticos noirizados, teñidos en vibrante y enigmático rojo. Comenzando con el corto Alvorada Verhela (2011), continuando con el elíptico y markeresco A Última Vez Que Vi Macau (2012), los Joao ahora se mueven a Varziela, Villa do Conde, el barrio chino más grande de Portugal.

Siguiendo al misterioso cuerpo de Candy, aquel  estilizado transexual que entonaba las canciones del Macao (1952) de Sternberg en la áspera suavidad de la voz de Jane Rusell, un hombre (Guerra da Mata) persigue a su enigmática rubia, mientras deambula por un paraje cine-rouge que es más Hitchcock (Vértigo, 1958) que Marker, aunque existen evidentes vasos comunicantes entre ambos cineastas. Mahjong es un glamourizado enigma, un juego cinematográfico que aún cuestiona las políticas de representación que Macau ya había planteado, el esquema maniqueo del Hollywood clásico como algo que continua vigente en su retrato sombrío de las minorías étnicas, definidas por su actividad criminal.

Siendo ahora en Portugal, la dirección artística responde a una cuestión más estética que orgánica, Los Joao asignan aleatoriedad en el arreglo de cada paraje por el cual deambula el protagonista, de una precisión simétrica que se ve reflejada en cuadros exquisitamente compuestos. Lo que mantiene una unidad temática, es, apropiadamente, la sofisticación del tacón, calzado de naturaleza ambigua y fetiche unificador, más queer que femenino, un maniquí, más no una mujer.

Por JJ Negrete (@jjnegretec)

    Related Posts

    FICUNAM | ‘Ruinas tu reino’: Pescar la superficie
    ‘El ornitólogo’: Aves beatas
    FICUNAM | ‘El hijo de José’: El sagrado rebuzno
    FICUNAM | ‘Kekszakallú’: Lujo suspendido
    FICUNAM | ‘Esa era Dania’: Súbete al feis
    FICUNAM | ‘Austerlitz’: Turismo fúnebre

    Leave a Reply