Diarios de Cannes – Día 8, la despedida

Tras diez días de intensa actividad el Festival Internacional de Cine de Cannes concluyó con la justa coronación del coreano Bong Joon-ho y su invasor Parasite, que dejó en la lona a otros favoritos como Pedro Almodóvar, Céline Sciamma, Quentin Tarantino y Elia Suleiman. Para finalizar nuestros diarios del certamen, comentamos las últimas películas de la Competencia Oficial, un par de títulos que quedaron pendientes de las secciones paralelas y un palmarés personal.

O que arde 
de Oliver Laxe
Sección: Una cierta mirada

Los primeros cuadros de la nueva película del cineasta Oliver Laxe muestran un bosque poblado de árboles de eucalipto, sumergido en la oscuridad, siendo deforestado sin piedad hasta que las máquinas se detienen en uno de ellos por su peculiar belleza, se detiene la destrucción y la cámara queda suspendida unos segundos para tratar de absorber la trascendencia emanada del árbol.

O que arde es una película que se detiene constantemente ante la belleza pastoral/rural de un poblado de Galicia y, en particular, de Amador, un hombre acusado de piromanía, y su madre Benedicta, quienes comienzan a vivir juntos cuando él sale de la cárcel. Laxe, al igual que otros cineastas de la región como Eloy Enciso (Arraianos, 2015), se centra en fisionomías y gestos tanto como en elementos de la naturaleza, particularmente el fuego, lo que le da a su imagen rodada en 16 mm una cualidad material casi flamable. Una película tan ambigua, bella e incontrolable como el fuego mismo predicho en su título.

Roubaix, une lumière
de Arnaud Desplechin
Sección: Competencia Oficial

Desplechin dice haberse inspirado en The Wrong Man (1952), de Alfred Hitchcock, para crear Roubaix, su nueva película que lo aleja de los mundos densos en referencias literarias y jubilosa angustia de su alter ego Stephen Dedalus, aunque no por ello deja de usar la palabra como principal recurso cinematográfico.

Roubaix es básicamente la concatenación de interrogatorios hechos por un policía (un estoico Roschdy Zem) para tratar de resolver el asesinato de una anciana en un incendio. A diferencia de Les Miserables, que también se incluyó en Competencia Oficial este año, Desplechin presenta una forma civilizada, verborreica y casi manierista de hacer labores policíacas, éstas, como apuntaba el crítico argentino Roger Koza, parecen más exámenes de conciencia monástica aplicados a los personajes de Lea Seydoux y Sara Forestier. Esto tiene implicaciones éticas considerables porque se trata de uno de los distritos más peligrosos de Francia y uno en el que supuestamente los abusos por parte de la fuerza de policía son particularmente notorios.

Una película que amerita una segunda visita para poder juzgar de forma más sensata.

Mathias et Maxine
de Xavier Dolan
Sección: Competencia Oficial

Algunos aseguraban que Dolan había hecho su propia versión de Brokeback Mountain (2005) con Mathias et Maxine. Después del ambicioso descalabro de The Life and Death of John F. Donovan (2018), quizá lo más apropiado sea decir que el cineasta quebequense filmó una película que recupera al primer Xavier Dolan y retoma los elementos con los que siente cómodo, en un intento por encontrar la chispa de nuevo.

La historia de la tensión sexual entre dos amigos tiene la estridencia, la música y el artificio erótico/plástico de las primeras películas de Dolan, sin embargo, la intimidad de la anécdota y, sobre todo, la forma de contarla no dejan de generar una sensación de incomodidad y de pena ajena ante muchas de las decisiones francamente risibles de su director. Como si un extraño en una fiesta, después de ponerse ebrio, decide contarnos una historia profundamente personal e íntima que no deberíamos estar escuchando.

Mathias et Maxine es una película que probablemente no deberíamos estar viendo.

Ghost Tropic
de Bas Devos
Sección: Quincena de los Realizadores

En su opera prima Violet (2015), el cineasta belga Bas Devos exploró los límites del montaje y una puesta en escena que se diluía en niebla y humo. Su siguiente trabajo, Ghost Tropic, se hermana en más de una forma con el de su compatriota Chantal Akerman para relatar la historia de una mujer que debe regresar a casa después de quedarse dormida en el metro, pidiendo y dando ayuda a extraños en medio de la noche.

Una hora y veinticinco minutos le sirven a Devos para transmitir la desorientación, el desvelo y cierta noción de atemporalidad –que remite a aquella de Je, tu, il, elle (1974), de Akerman–, con una protagonista tan generosa como paciente. Una anomalía en el cine contemporáneo. Devos trabaja sobre un tiempo cinematográfico preciso a través de montaje y una puesta en escena que disuelve las horas en encuentros y breves intercambios.

Una de las películas que mejor entiende el funcionamiento del tiempo nocturno.

It Must be Heaven
de Elia Suleiman
Sección: Competencia Oficial

La Competencia Oficial llegó a su fin con It Must be Heaven, del palestino Elia Suleiman, una película que parece evocar al cine de los franceses Jacques Tati o Pierre Etaix, gracias a su refinada construcción del gag cinematográfico. Aun cuando la sombra ominosa de trabajos como Playtime (1967) se posa sobre la película de Suleiman, el palestino se diferencia de sus referentes franceses al ser menos sutil cuando hace sociología humorística sin perder efectividad.

El uso del humor es tan poderoso como silente en esta comedia protagonizada por el propio Suleiman, donde presenta comentarios punzantes y agudos sobre la militarización en Francia, el uso de armas en Estados Unidos y la dificultad para cineastas tercermundistas de hacer películas con lenguajes y formas distintas a las asignadas por un discurso institucional. La puesta en escena minimalista y el uso de elementos rudimentarios para crear humor resultan en la declaración más política de Suleiman: el júbilo y el humor son genuinamente revolucionarios en contextos tan complejos y caóticos como los nuestros.

Encontrar el humor en dicha tensión lleva a lo celestial.

Palmarés Butaca Ancha

Palma de Oro
Dolor y gloria – Pedro Almodóvar

Gran Premio
It Must be Heaven – Elia Suleiman

Premio de Jurado
Atlantiques – Mati Diop
&
Le portrait de la jeune fille en feu – Céline Sciamma

Dirección
Parasite – Bong Joon-ho

Actor
Antonio Banderas en Dolor y gloria

Actriz
Marisa Tomei en Frankie

Guión
La GomeraCorneliu Porumboiu

Por JJ  Negrete (@jjnegretec)

    Related Posts

    ‘Once Upon a Time in Hollywood’ y la princesa angelina
    25 años de ‘Pulp Fiction’
    ‘Dolor y gloria’ y la patología del recuerdo
    Diarios de Cannes – Día 7
    Tres insólitas historias de amor en Cannes
    Diarios de Cannes – Día 6