¿Cómo le fue a ‘Wonderstruck’ en Cannes?

Otro consentido del Festival de Cannes regresa a la Competencia Oficial. El norteamericano Todd Haynes presentó en la bella costa francesa su nuevo trabajo, Wonderstruck, donde dos historias se cruzan con 50 años de diferencia. La cinta promete seguir con los temas de Carol y recibió buenos comentarios después de su presentación.

Les contamos qué opinó la crítica especializada:

Juanma Ruiz, Caimán, cuadernos de cine: “Puede pecar Haynes de un exceso de sensiblería en su tramo final, y de una escena explicativa que se convierte en un peaje quizá ineludible. Pero su primera hora es una auténtica sinfonía, sin apenas diálogos, donde el sentido de la maravilla parece inagotable. Dos planos narrativos en perfecta armonía y constante diálogo, un montaje de impresionante precisión y una música deslumbrante que representa dos épocas (y dos momentos cinematográficos).”

Luis Martínez, El Mundo: “La cinta, vaya por delante, arranca mal. Confusa, incapaz de encontrar el tono justo, navega entre dos historias se diría que de manera tan errática como decepcionante. Ni rastro de la sutileza de los espejos empañados de Carol ni el menor apunte de la inteligencia en hacer chocar fragmentos e ideas de I’m not there.”

David Ehrlich, Indiewire: “Wonderstruck no es nada sino una película de Todd Haynes. Y es exquisita, siendo eso. Fresco del mayor triunfo de su carrera (que sería Carol), Haynes todavía está operando cerca de la cima de sus poderes, volviendo a Cannes con una fábula inmaculadamente elaborada sobre las formas en que las personas de todas las edades aprenden a salir de sus cuerpos y conectarse con el mundo.”

Alissa Wilkinson, Vox: “Wonderstruck  se siente como un cuento de hadas, aunque no tiene nada de sobrenatural. Contada en color y en blanco y negro, la película contiene largos segmentos que son casi silentes, con música de acompañamiento (compuesta por Carter Burwell) que a veces suma a la atmósfera, y en ocasiones puntua lo que remarcar lo que sucede en pantalla, de manera similar a cómo funcionaban los acompañamientos musicales en la época del cine mudo.”

David Rooney, Hollywood Reporter: “Haynes siempre ha sido un encantador cuenta cuentos visual, y su séptima película es tan seductoramente elaborada como cualquier cosa que ha hecho, con exquisitas contribuciones de inestimables colaboradores frecuentes como el director de fotografía Ed Lachman, el diseñador de producción Mark Friedberg y el costurero Sandy Powell.

    Related Posts

    Cannes, día 7: La gentil brutalidad
    Cannes, día 6: Finales felices
    Cannes, día 5: Risas desde la sombra
    Cannes, día 4: Los latidos de un cuadrado
    Cannes, día 3: Esperen, se pausó mi streaming
    ¿Cómo le fue a ‘Okja’ en Cannes?