GIFF Día 3: Los cadáveres en el closet

A pesar de armar un calendario y horarios con antelación, siempre hay algún día en cualquier festival de cine en que las cosas se retrasan y no hay más opciones que improvisar el itinerario sobre la marcha, dando así lugar a sorpresas de cualquier tipo, como descubrir que sin importar las apariencias el programa surgido del azar comparte temas. Así fue el día de ayer en el Guanajuato International Film Festival (GIFF):

Ida: Enfrentarse al pasado

El país invitado para la edición 2014 del GIFF es Polonia, quienes trajeron a tierras guanajuatenses una colección de cortometrajes y largometrajes como demostración de su sólida tradición cinematográfica. Ida era la punta de lanza de ese programa invitado.

La nueva cinta de Pawel Pawlikowski retrata el encuentro de una adolescente con su pasado. Anna llegó al monasterio donde vive desde muy temprana edad; nunca conoció a sus padres y no ha tenido contacto con la vida fuera de esas religiosas paredes. Cuando una tía que no recuerda llega y le propone hacer un viaje para descubrir la verdad sobre su familia, su existencia se confronta con la realidad del mundo exterior.

Fuertemente influenciado por Ingmar Bergman –hasta Agata Trzebuchowska, la protagonista, tiene una presencia física similar a la de Liv Ullman–, Pawlikowski desentierra con sutileza el origen y los problemas que acosan a las dos mujeres. La mayor, acosada por el espectro del hijo que perdió durante el mando de los nazis, y la novicia, por no haber sufrido el mismo destino que sus padres. El director polaco se ayuda de una pulcra fotografía para narrar este drama mientras se pregunta si es dios o el destino el que verdaderamente manda.

Más negro que la noche: Resignificar el pasado

Hacer remakes no es un pecado, después de todo han existido desde los inicios mismos del cine. Cambiar el significado de una obra pasada tampoco; así es como avanza el arte. El crimen es hacer una película –que sea de “terror” pasa a ser una anécdota– tan chata y plana. Comandada por Henry Bedwell (Avisos de ocasión), esta rehechura moderniza, sí, la historia narrada por Carlos Enrique Taboada, al mismo tiempo que la despoja de toda particularidad hasta convertirla en un producto salido de una línea de ensamble, en un catálogo de mamadas sin relevancia.

Lo curioso es que a pesar de todas sus fallas y lo vacío de su propuesta, el nuevo Más negro que la noche probablemente goce de una saludable taquilla. A pesar de haber sido presentada en una caótica función –donde los lentes en 3D no alcanzaron para toda la audiencia–, el público nunca perdió el entusiasmo y festejaba cada una de las ocurrencias de las actrices televisivas, siempre divertidos y nunca asustados. Entretenidos. En un mundo donde cada película de Michael Bay hace cientos de millones de dólares sin una sola idea rescatable, ¿por qué el remake de Más negro que la noche no?

“Tú le dijiste, perra.”

La tumba de Ligeia: Atado al pasado

La presencia de Roger Corman ha sido el verdadero highlight del festival. A pesar de tener 88 años en la espalda, el director y productor no descansa, luce feliz a cada momento, y presentar algunos de sus grandes éxitos a mitad de un panteón le parece una idea fenomenal. Sobre todo cuando se trata de revalorar su última película del su famoso periodo Edgar Allan Poe: La tumba de Ligeia (The Tomb of Ligeia, 1964).

Filmada en exteriores e inundada por momentos de luz natural, la cinta marca el fin de una época de gran inspiración artística para Corman y su actor fetiche Vincent Price, quien interpreta a un hombre acechado por el recuerdo de su recién fallecida esposa. La película viene a representar también ese cambio que estaba viviendo la carrera de Corman: su serie de adaptaciones de Poe estaba por acabar y se nota en el acercamiento del director a la historia.

Corman en plena forma.

Por Rafael Paz (@pazespa)

    Related Posts

    Sentir el cine: un listado honesto del 2018
    GIFF convoca al 10º Concurso Identidad y Pertenencia
    Cannes 2018 | Día 4: Música social
    Convoca el GIFF al XVII Concurso Nacional de Guión
    GIFF | Día 4: Canadá se apodera de Guanajuato
    GIFF | Día 3: realidad virtual, un picnic y ‘Extraño pero verdadero’