GIFF | Día 2: Ciudades fantamas y gente rara

Como parte de la Selección Oficial de Documental, se proyectó en el Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF, por sus siglas en inglés) la película City of Ghosts (2017), de Matthew Heineman, que cuenta la vida del grupo activista sirio: “Raqqa está siendo sacrificada en silencio” (o RBSS, por sus siglas en inglés Raqqa is Being Slauhtered Silently). El grupo integrado por Aziz, Hamoud, Husam y Mohamad, enfrenta al gobierno extremista de ISIS a través del periodismo. Con un fuerte acento en el trabajo audiovisual como fuente de poder, podemos aprehender el sentido que atraviesa el documental en este enunciado: “Las palabas y la cámara, como tecnologías humanas, son más fuertes que las armas.”

Enunciado que parafraseo del guion, y que da luz para entender que la postura del documental ante la producción de imágenes es una lucha que se libra entre grupos extremistas, activistas en resistencia y en la mano de cada ciudadano que tiene una cámara en su celular. Se presentan ejecuciones públicas, grupos de niños seducidos por la violencia y el cómo, del grupo RBSS, encuentra para filtrar la información sin morir en el intento. Las consecuencias del trabajo documental y de la actividad política del grupo, también enfoca sus energías en los valores familiares, los recuerdos de la infancia y las muertes de amigos que han sufrido. Heineman, al final de la proyección, contó que el documental quiere y puede ayudar a concientizar a las personas para transformar la memoria de dominación por otra de libertad y resistencia.

En la Selección Oficial de Largometraje Internacional, se proyectó Pop Aye de Kirsten Tan. La historia es ligera gracias a los planos frontales que olvidan la velocidad y le abren la puerta el viento que recorre las venas de Thana (Thaneth Warakulnukroh), un arquitecto en crisis de edad y un hábil constructor de espacios. Él está casado con Bo (Penpak Sirikul), quien tiene una relación difícil con su esposo pero ayuda a dibujar su perfil. Para modelar el espacio: la arquitectura. En este caso, Thana no modela concreto ni construye edificios, sino sus inquietudes y saudades gracias a un elefante que adopta como mascota.

Este elefante es “pop aye”, el gran actor de la película y acaparador completo en la pantalla. Sin embargo, el largometraje también cuenta con personajes coloridos, como un vagabundo solitario, una prostituta transexual, o unos policías que intentan arrestar a Thana y a su elefante. La importancia de los detalles de la vida, como síntoma de lugar común, no hay que olvidarlos cuando se profesionaliza el deseo, en este caso de un arquitecto con gran corazón. Grata sorpresa de Kirsten Tan, pues su narrativa camina a velocidad elefante para observar la vida de un hombre que al modelar los espacios exteriores, también modela su espíritu. Y así encontrar una dialéctica para ensanchar el amor que le tiene a pop aye y a su existencia. La vida urbana de Bangkok en oposición al destino de arquitecto, en tono iniciático, formato road movie, llega a la reflexión del espacio, y en consecuencia, del tiempo.

En la premier Canadá, celebrada en una de las sedes principales del festival, el Teatro Juárez, se proyectó Weirdos de Bruce McDonald. Situada entre una celebración norteamericana y las consecuencias de la guerra de Vietnam, el director filma la historia de Kit y Alice, dos jóvenes adolescentes que piden aventón para almorzar con la mamá hippie de Kit.

En un marco adolescente y de estética setentera, los arcos dramáticos son visibles y congruentes con su universo narrativo. Los guiños a un optimismo sin censura son detectables desde el inicio. Además Kit tiene un amigo imaginario: ¡Andy Warhol! Que fiel a su filosofía de la reproducción y mercantilización del deseo y el color, agrega una pizca de humor a la película, y coloca al espectador entre referencias musicales y el amor libre que inunda las playas con adolescentes colocados y fogatas sobre la arena. Kit tiene un secreto que de a poco cambiará la manera de su estar en el mundo; para Alice, significará un golpe de realidad y la afirmación de su personaje, como la parte sensitiva de un mundo de ficción que nos inunda de certezas y de la nostalgia del blanco y negro en pantalla. La película tiñe a sus personajes del tapiz blanco y negro para buscar la nostalgia de la dirección y el encuentro con la certeza, tanto para el universo adolescente como para los adultos.

Por Carlos Rgó (@Rgock)

    Related Posts

    GIFF | Día 4: Canadá se apodera de Guanajuato
    GIFF | Día 3: realidad virtual, un picnic y ‘Extraño pero verdadero’
    GIFF | ‘In the Fade’: Paradojas de la muerte
    GIFF | ‘Patti Cake$’: La comoda empatía
    El GIFF homenajeará al cineasta Fatih Akin
    MUBI Presenta: ‘Buscando a Sugar Man’ de Malik Bendjelloul