La tercera jornada del Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM) estuvo marcada por los bríos musicales de uno de los grandes cineastas de la actualidad y la presencia de dos películas que abordan algunas de las peores características del ser humano. Les contamos:

The Painted Bird (2019)
Dir. Václav Marhoul
Sección: Atlas

Un niño corre por el bosque –en un prístino blanco y negro– cargando un hurón que chilla. Otros niños finalmente lo alcanzan y someten, lanzan al hurón al suelo, lo rocían con gasolina y le prenden fuego. La película corta de un primer plano del hurón quemándose a la cara de su dueño. Una y otra vez. Así, resumido en su secuencia inicial, el principio de la abyección de The Painted Bird –película del cineasta checo Václav Marhoul, basada en los relatos de varios sobrevivientes del holocausto– que somete durante casi tres horas a todas las torturas posibles e imposibles a su protagonista: un puberto judío que busca cruzar Europa del Este ante la amenaza nazi.

Más allá de la mera crueldad, está el sensacionalismo y el choque con el estilo minimalista que Marhoul trata de imponer a su película, siguiendo lo hecho por maestros del cine checo como Frantisek Vlácil. En este minimalismo, en que cineastas como Vlácil dieron cabida a la sensibilidad e inteligencia dentro de lo cruento, Marhoul anula todo rastro de dichas características y si se asoma cualquier rastro de empatía o compasión debe ser aniquilado. Esto convierte a Marhoul en el verdugo de su protagonista, más que los propios nazis, un mercenario que cree que la tortura puede ser poética.

Si la gigantesca Ven y mira (Idí i Smotrí, 1985), de Elem Klimov, hubiese sido dirigida por Mel Gibson tendríamos una película menos abyecta y despreciable que The Painted Bird, que en su intento por denunciar los horrores del mundo simplemente termina por convertirse en una extensión de ellos. Llamarla sádica sería darle cierta dignidad intelectual a una película carece de ello. No existen ideas alrededor del Holocausto, solo un horror tan expuesto que Marhoul no teme, sino desea.

Jeannette: la infancia de Juana de Arco (Jeanette: L’enfance de Jean d’Arc, 2017)
Dir. Bruno Dummont
Sección: Atlas

Basada en los escritos de Charles Peguy, la más reciente película del cineasta francés Bruno Dumont presenta pasajes de la vida de una joven Juana de Arco en los que se expone su encuentro con diversas figuras que trazaron la ruta que tomó para convertirse en el personaje histórico que hoy conocemos… ah, pero todo el asunto se trata de un musical con música original compuesta por el enigmático Igorrr.

Continuando con la experimentación iniciada en su oscuramente infantil miniserie P’tit Quinquin (2015) y el fino absurdismo de Ma Loute (2016), Dumont presenta lo que quizás, a la fecha, sea su trabajo más libre en términos de convenciones, no solo narrativas y formales, sino taxonómicas.

Jeanette es una criatura francamente extraña: un musical de pronunciado amateurismo, de coreografías francamente torpes, textos de Peguy convertidos en largas canciones de prosa, montones de humor involuntario y una vibra de pastorela de primaria que fácilmente desesperarán a quien espera encontrar algo remotamente cercano, en superficie, a lo que han presentado cineastas como Dreyer, Rosellini o Bresson sobre la misma Juana de Arco.

Algunos dirán que Dumont ha perdido completamente la cabeza, pero, tal vez, haya encontrado la cordura suficiente para entender que la libertad artística implica un radical desafío a la convención, tal como lo entendió y padeció una joven niña llamada Juana.

Juana de Arco (Joan of Arc, 2019)
Dir. Bruno Dumont
Sección: Atlas

El cineasta francés continúa reinventando la forma en la que narra sus historias, sin dejar de mantener una integridad autoral reconocible, un rasgo notable en tiempos que cineastas buscan desesperadamente crear una “firma o estilo” antes de permitir que las historias los conduzcan en el rumbo adecuado.

Nuevamente tomando los densos textos de Charles Pegúy, Dumont plasma el Juicio de Juana de Arco manteniendo el espíritu de exploración que ha caracterizado sus últimas películas. Más cerca de las adaptaciones de Roberto Rosellini u Otto Preminger en su dramaturgia que de Robert Bresson, Jeanne es una película en la que el texto de Péguy es recitado con tal artificialidad por rostros de fisionomías y rasgos tan distintivos, que ponen al centro de la película la tensión entre naturalismo y artificio, una constante en la filmografía de Dumont, que a pesar de mantener su consistencia como “autor”, ofrece tonos y ritmos distintos en cada película.

Mano de obra (2019)
Dir. David Zonana
Sección: Ahora México

Una lluvia torrencial tiene implicaciones trascendentales en la película Mano de obra (2019), ópera prima de David Zonana, producida por Michel Franco. Después de que su hermano falleciera en un accidente de trabajo en la enorme residencia en la que trabaja como albañil, Francisco (Luis Alberti) atraviesa el calvario del melodrama para alojarse cómodamente en una elegante metáfora: la inundación de su domicilio lo lleva a buscar la forma de invadir y residir en la mansión en la que ha estado trabajando. Con el paso de los días, y ante la falta de un heredero que reclame la propiedad que ha quedado sin dueño, Francisco, ahogado en el ocio, decide invitar a sus colegas albañiles a compartir el lujo y la comodidad, con una caridad que parece emular aquella de Viridiana (1961), de Luis Buñuel.

Zonana articula en sus secuencias una imagen que resuena en lo simbólico más que en lo metafórico, pero sus imágenes evocan la “toma” de la residencia presidencial de los Pinos al inicio del gobierno actual, la cual pasó de ser propiedad privada a propiedad pública y, por lo tanto, sujeta al goce popular, disfrutándola bebiendo, comiendo y riendo sin el menor asomo de etiqueta o discreción, valores esencialmente burgueses, creando una poderosa disonancia entre la frialdad, estoicismo y esterilidad del espacio y la forma de ocuparlo.

Por JJ Negrete (@jjnegretec)

    Related Posts

    FICUNAM | Q&A: Chris Fujiwara sobre el legado de Jacques Tourneur
    FICUNAM | Hagamos todo pedazos, rebelión en tiempos de capitalismo
    Diarios del FICUNAM – Día 7
    FICUNAM | Q&A: Artemio Narro sobre ColOZio
    FICUNAM |El lado optimista de Jacques Tourneur
    Diarios del FICUNAM – Día 6