‘Cuates de Australia’: detonador político y social

En Cuatro Ciénagas, Coahuila, la disminución del agua superficial en años recientes ha motivado que los habitantes de la zona abandonen sus labores diarias y sus hogares para poder conseguir un poco de agua y sobrevivir. Después de tres años de investigación y grabación en uno de los ejidos de esta área, sale a la luz el más reciente documental de Everardo González: Cuates de Australia.

Con una narrativa sencilla, el sentido del humor que caracterizan los filmes de González (Los ladrones viejos: las leyendas del artegio (2007), Jalisco es México (2006), La canción del pulque (2003), entre otros) y una bella fotografía, Cuates de Australia se da a conocer en el circuito comercial, a pesar de que su estreno no oficial fue en el 2011.

El filme llama la atención por el contexto en el que se desenvuelve. La sencilla historia de una población que sobrevive a pesar de la problemática y la escasez de agua, es triste por el simple hecho de ser un conjunto de características inhumanas. Sin embargo, las escenas no retratan a un niño llorando por la falta del líquido o por no tener comida; la vida cotidiana de esta población está muy alejada de la percepción que todos tenemos. La historia es divertida, dramática y tan humana que pone en evidencia la capacidad de sonreír de una población a pesar de sus bajos recursos.

Aunque el tema de la escasez de agua se encuentra presente durante todo el documental, es importante mencionar que la narrativa no está directamente ligada con el problema, es decir, aunque la denuncia de Everardo González es dura, en la pantalla aborda el tema con tal sutileza que humaniza a sus protagonistas, no los vuelve víctimas, los muestra como personas que continúan su vida y se adecuan ante la falta de un recurso tan vital.

Las escenas sobre el lugar, la fauna, la flora y cómo se va desecando el lago más cercano son los únicos testimonios que se necesitan para saber que la situación que se vive en esa zona de Coahuila es dura.

Cuates de Australia ganó el premio al Mejor Largometraje Mexicano de Ficción y Documental en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara 2012, sin embargo, para Everardo González la mayor satisfacción que le ha dado su documental es que haya sido detonador para que el gobierno de Coahuila (el más endeudado durante la administración pasada) entrara en razón y llevara agua potable a este ejido de Cuatro Ciénagas.

Bajo la premisa ‘No todo el mundo tiene una historia qué contar’, Cuates de Australia busca acercar y sensibilizar al espectador a través de esa problemática, esa realidad en que las cosas no son exactamente como nosotros pensamos y su reflexión termina siendo una lección de vida.

Por Sofía Huerta (@Sophia_Huerta)

    Related Posts

    ‘La libertad del diablo’ y las secuelas de la guerra
    Diarios del FICM – Remate de Best-Sellers
    Diarios del FICG: Miedo, pesadilla y olvido
    No se pierdan ‘Los ladrones viejos’ en el DocsDF
    ‘El Premio’ se impone como la Mejor Película en el 55 Ariel
    5 documentales imperdibles del 10º FICM

    Leave a Reply