Cuadro sobre cuadro: 10 películas sobre el cine

No cabe duda que el cine es una de las mejores cosas que le han pasado al ser humano. La tradición fílmica nos ha permitido conocer otras voces, paisajes recónditos que de otra manera nunca conoceríamos. Se cuentan por cientos de miles las películas maravillosas y diversas que nunca veremos.

Muchos tienen sus favoritas: de terror, documentales, gore, preciosistas, dramas, cómicas, ciencia ficción, animación… Las posibilidades se proyectan inabarcables.

Dentro de la amplia gama de cine contemporáneo existe una subrama que está hecha para el deleite y goce de quienes somos amantes de las historias en pantalla grande y su mundo. Películas que nos hablan de los procesos, que rinden homenaje a las cámaras, los embates creativos, la forma de darle cohesión a las imágenes en movimiento.

Existen también los filmes que nos hablan del olor de las palomitas, el placer de pagar por un boleto e irse a sentar en una sala oscura a disfrutar, sufrir, reflexionar o sólo sentir. Las películas de cine son especiales y, en algunos casos, las credenciales de los integrantes de un club milenario especial.

En Butaca Ancha les presentamos una selección con diez apuestas de películas que versan sobre el cine, de imágenes que hablan de imágenes e historias, de directores que viven un drama, de estudiantes de cine que amarran el cine como filosofía de vida, que recuerdan a sus actores e influencias favoritas, que enfocan el encuadre y comienzan a grabar.

Bienvenido Welcome, Gabriel Retes (1995). Las reseñas de esta película casi llevan la misma entrada: “Una mujer deja un mensaje en el espejo: bienvenido al mundo del SIDA”. Pero quien haya visto Bienvenido Welcome sabe que es una película homenaje al arte de hacer cine, y en este caso especial una crítica al caso mexicano, que nos va mostrando la historia central en capas, hasta el final.

En primera instancia vemos una historia sobre una mujer que deja el mensaje, para luego pasar a las dificultades y peripecias de un director de cine (interpretado por quién creen), para poder terminar una película, la cual muestra todos los clichés y realidades del cine: los actores que actúan como divas, del staff que duplica o triplica sus contribuciones a la producción, la falta de dinero, el recurso del idioma para penetrar más en el mercado.

Al lado de El Bulto (1992), Bienvenido Welcome ha sido de los trabajos más conocidos de Gabriel Retes, el único mexicano en la lista, con una película obligada para conocer un poco al cine mexicano.

Five Obstructions, Lars Von Trier (2003). Más que una película sobre cine, Five Obstructions es un reality show cruel sobre las influencias cinematográficas del danés. Lars Von Trier estuvo fuertemente influenciado por un cortometraje experimental que vio en los años sesenta, The Perfect Man (1967) de su compatriota Jørgen Leth.

El director de Antichrist y Melancolia visita a Leth para homenajearlo, y de paso proponerle filmar cinco versiones del cortometraje, con cinco obstáculos o limitantes que van a ser impuestos por el amo del terror de la dirección del cine Dogma.

Los resultados son en algunos casos divertidos, en otros desesperantes e interesantes, que al final muestran una gama de situaciones y reflexiones que terminan en una suerte de ensayo sobre el arte en general.

¿Qué le gusta a uno del cine?, ¿con qué no se puede?, ¿es un asunto de sólo apreciación?, o ¿ se puede ir a donde uno quiera con el arte? Von Trier no sólo homenajea a Jørgen Leth, sino que lo critica y lo hace pasar una de malas bromas, lo suficientemente perversas como para que Leth vea al pasado de forma distinta. Un mensaje de amor y amistad para esas obras fílmicas que nos cambian radicalmente.

Cinema Paradiso, Giuseppe Tornatore (1988). La película del amor al cine por antonomasia de muchos de nosotros (yo incluido). Un Tour de force por la historia de un niño que ama el cine y se decanta en una búsqueda eterna del amor, con el cine como bandera.

En su momento, algunos la tildaron de cursi e incluso tediosa. Lo cierto es que Cinema Paradiso conmueve por su manera de estar filmada, por las actuaciones magistrales, por los pasajes de la Italia de la Segunda Guerra Mundial, pero sobre todo por la pasión total de su personaje principal, Toto, por el cine y su mundo: la luz, el misterio, el tacto de los negativos, las cámaras, el triste cambio tecnológico y sus beneficios. Todo inmerso en una amistad sin parangón y el nudo eterno que representa alejarse de lo que se es para cumplir los sueños. Cinema Paradiso es la épica del cine que une gustos, generaciones y criterios de cinéfilos.

Adaptation, Spike Jonze (2002). Más que una película sobre el cine, Adaptation es una cinta sobre guionismo, el trabajo de desarrollo de historias, como su nombre lo indica en particular: de adaptación cinematográfica, bajo la dirección magistral de Spike Jonze, que resulta en una suerte de autoretrato de su guionista Charlie Kaufman, y de la autora del libro en el que está sustentada la película, Susan Orlean.

Las dificultades narrativas para llegar a una historia memorable, la presión que tienen los guionistas  de poner en papel (cinematográfico) un pasaje que se pueda llevar a cabo a la imagen, una síntesis que tiene sus restricciones y limitantes, y que obliga a quien adapta las historias literarias al guión a no traicionar la esencia de la obra, sin dejar de imprimir el sello particular del guionista.

Uno de los Nicolas Cage más memorables en el cine da vida a Kaufman y a su hermano (interpretado por él mismo), que es la antítesis del guionista atormentado y concentrado que logra obras profundas y memorables, una suerte de espejo fastidioso de aquel creador de fórmulas que la pasa bien y es feliz. Un humor negro, una historia contada de forma inteligente, sardónica y divertida, y de paso una de las mejores películas sobre el proceso creativo de hacer cine.

The Invention of Hugo Cabret, Martin Scorsese (2011). Creo que desde Cinema Paradiso, no había visto una película que hablara de forma tan bella sobre el amor al cine. Hugo es el homenaje a un referente ineludible del cine mundial: George Méliés, contado a través de una historia de un niño huérfano que va en búsqueda de una respuesta, en la que está fuertemente relacionado la obra del director de Viaje a la Luna (1902).

Scorsese le entra a grabar en 3D, y lo hace de manera magistral, bella y enorme, rimbombante y sumamente enfática en sus formas e intenciones, entregándonos una de las mejores cintas filmadas en tercera dimensión, que aprovecha los recursos tecnológicos para incluirlos en la razón de ser de la narrativa hasta la fecha. Cine para los amantes del cine por directores que aman el mismo, Hugo es una historia que arranca sonrisa tras lágrima a lo largo de sus 126 minutos.

Inland Empire, David Lynch (2006). Este filme es una especie de ‘hermana mayor y despiadada’ de Mulholland Drive, que también toca el misterio inmerso de la neblina espesa en el universo Lynch, entre la ficción que se representa y la historia fuera del set de una actriz, jugando con la lógica narrativa formal como es costumbre del director de Eraserhead (1977).

Simbolismos que a veces son lo contrario, la sugerencia a una mafia bizarra de personajes exóticos y misteriosos dentro de la industria cinematográfica.

Shadow of Vampire, Elias Merhige (2000). Los amantes del cine clásico de terror no podían quedarse sin una película que homenajeara al género. Una ficción basada en un misterio que rodea la filmación del clásico de 1922, Nosferatu, F.W. Murnau, interpretado por el pelón John Malkovich está bien firme a grabar la película más original en el mundo, para lo que contrata a Max Schreck (Willem Dafoe), un vampiro de a deveras, con una de resultados y complicaciones bastante peculiares.

The Early Years: Erik Nietzsche Part 1, Jacob Thuesen (2007). Una película que fue promocionada como “una película que no es de Lars Von Trier, pero…”, en la que un estudiante de cine va recorriendo el camino del desencanto y la convicción de encontrar una voz propia dentro del quehacer cinematográfico.

De esta película, misma que escribió el propio Von Trier, se dice que es un trabajo más en la filmografía del danés, ya que quienes conocen la biografía del autor de Breaking the Waves afirman que es totalmente autobiográfica y que incluso el empleo de un director joven y distinto a él es un elemento más para criticar los embates que conlleva filmar una película.

Divertida, sumamente ácida y bastante digerible, The Early Years: Erik Nietzsche Part 1 es una de las películas más memorables y menos conocidas acerca del cine. Seguimos esperando la segunda parte.

Be Kind Rewind, Michel Gondry (2008). Abucheada por la crítica y buena parte del público, y decepción para los fans del director de Eternal Sunshine of Spotless MindBe Kind Rewind es una película de media tabla, sí, pero bella en su idea: las ganas de hacer cine después de verlo.

Jack Black y Mos Def atienden un videoclub de VHSs y, por un accidente, todas las películas son borradas, por lo que se ven obligados a grabarlas ellos mismos como única salida. La economía de recursos compensada con ingenio y creatividad vuelven al videoclub el favorito de la colonia.

Un homenaje nostálgico a las películas más populares del cine y a los formatos en peligro de extinción por el avance de la tecnología, Be Kind Rewind empata con muchas generaciones de amantes del cine que vimos una película por primera vez en la videocasetera y no en pantalla grande. ¿Cuántos de nosotros no dejamos todo nuestro dinero en el Videocentro?, ¿cuántos más aprovechamos el miércoles de 2×1 y mentamos madres por tener que pagar extra por la rebobinada o porque se nos pasaba la fecha de entrega? Una película simpática con una idea genial, sin lugar a dudas.

Ed Wood, Tim Burton (2002). Esta película padece de una suerte contraria a la anterior mencionada: en su afán de homenajear sencillo a uno de los directores más ninguneados y cuestionados por la calidad de sus películas, como Glen o Glenda o El Cadaver de la Novia, Tim Burton logra un clásico casi instantáneo nostálgico y hermoso en sus formas. Espaldarazos, agradecimientos a los orígenes del estilo del que ahora es dueño Burton, se encuentran en este filme que es atípico en la filmografía del autor de Big Fish, aclamado por todo mundo, incluso por los que no somos fans de Burton.

 Por Ricardo Pineda (@RAikA83)

    Related Posts

    FEFF22 | The Captain, un complaciente blockbuster chino
    La vida siguió sin El bulto
    8º Los Cabos | El Irlandés de Martin Scorsese
    Diarios del TIFF 2019 – El dolor del mimo
    Tres insólitas historias de amor en Cannes
    50 películas para el 2019

    Leave a Reply