¿Cómo le fue a ‘Saint Laurent’ en Cannes?

La tercera película biográfica este año en el Festival de Cannes retrata la vida del famoso diseñador francés Yves Saint Laurent tomando tres puntos de su vida y enfocándose en su etapa muy fiestera. Las reacciones al nuevo trabajo del director Bertrand Bonello fueron mixtas, unos halagando su estilo casi impresionista y otros criticándolo por vacuo. Chequen las reacciones a continuación:

Diego Lerer, Otros Cines: “Bonello tira todos sus “trucos estilísticos” de entrada creando un fascinando caleidoscopio de la vida del modisto y logrando intrigar respecto a una figura difícil y enigmática como él fue… Pero más allá de una algo más reiterativa segunda mitad, la película siempre sorprende por las elecciones formales del realizador y por la curiosa vida de este hombre que atravesó la cultura pop francesa y mundial de las últimas décadas.” Seguir leyendo…

Frank Nouchi, Le Monde: “Esta vez, no hay duda: Yves Saint Laurent bien vale un filme. Pero para ello, hace falta un cineasta, que tenga en verdad una relación auténtica con el cine, cuya vida no sea parecida a la de cualquier otro, que ose ir más allá de lo que fuera el genio creativo del hombre y su neurótica autodestrucción, que ninguna persona, ni el mismo Pierre Bergé, podría calmar. Ese cineasta, es entonces, Bertrand Bonello.” Seguir leyendo…

Mark Adams, Screen Daily: “Un lustroso, elegante y evocativo viaje a través de la vida del enigmático diseñador de modas Yves Saint Laurent, el magníficamente montado biopic triunfa como una historia con todo y los defectos (alcohol, drogas, sexo, etc)  del legendario diseñador, pero al igual que con la telenovelesca versión de Jalil Lespert estrenada a inicios de este año, ofrece poca profundidad sobre su compleja personalidad. Es un filme que queda bien colgado y luce bien, pero que al final es menos que satisfactorio.” Seguir leyendo…

Robbie Collin, The Telegraph: “La versión de Bonello carece del sello oficial de YSL, y se trata de un trabajo más sexy, angular y expresionista –y al mismo tiempo, con dos horas y media de duración, dolorosamente larga. Se enfoca en la década más productiva del diseñador, de 1967, dos años después de su vestido Mondrian que lo había definido como algo más que el protegido de Dior, hasta 1976 en la develación de su colección inspirada en el ballet ruso-aunque también hay un epílogo, integrado hábil e innovadoramente con el proustiano acto final, en el que un anciano Saint Laurent (Helmut Berger) se refugia en su glamoroso apartamento parisino, únicamente acompañado de sus criados y su amado perro.” Seguir leyendo…

Leonardo García Tsao, La Jornada: “Bonello había presentado aquí hace tres años L’Apollonide, una lánguida pero atractiva recreación de la vida en un burdel de principios del siglo XX. Lo lánguido permanece en su retrato de Yves Saint Laurent (Gaspard Ulliel), una sucesión de estilizadas viñetas que, esencialmente y de forma monótona, describen su hedonismo a través del sexo gay, las drogas y el alcohol. Los detalles de esa forma de vida sobre el carril rápido son vistos de forma superficial, como cualquier otra película sobre el reventón constante.” Seguir leyendo…

    Related Posts

    5 trazos del Black Canvas
    Primer tráiler de ‘Juste la fin du monde’
    ‘Saint Laurent’: La tela de la memoria
    ¿Qué estrena la Cartelera?
    ¿Cómo le fue a ‘Juste la fin du monde’ en Cannes?
    Nuevo póster de ‘It’s Only The End Of The World’

    Leave a Reply