¿Cómo le fue a ‘Maps to the Stars’ en Cannes?

La última visita de David Cronenberg al Festival de Cine de Cannes generó muchas expectativas y terminó con Cosmopolis entre dudas y comentarios más bien indiferentes. Si nos atenemos a las primeras reacciones a Maps to the Stars, Cronenberg regresó a territorio conocido –Crash, Videodrome– con una comedia de gran humor negro que reflexiona sobre el verdadero Hollywood. Anoten a Julianne Moore en la lista de favoritas para los premios, lean los comentarios a continuación:

Oliver Lyttelton, The Playlist: “Gran parte de la diversión es el modo en el que Cronenberg obviamente se deleita en morder la mano que lo alimenta (o que, al menos, solía hacerlo). Si Sunset Boulevard, All About Eve y el Hollywood Babylon de Kenneth Anger tomaran un montón de medicamento de receta, tuvieran un trío de dos días y concibieran un hijo nueve meses después, ese niño sería algo similar a Maps to the Stars… No es, cabe decir, el trabajo más sustancial del director. El riesgo de hacer un filme sobre la superficialidad es que termina sintiéndose superficial, y aunque nos divertimos con él, nos preguntamos cuánto tiempo vivirá en la memoria.” Seguir leyendo…

Todd McCarthy, The Hollywood Reporter: “Algunas partes del humor negro y los sarcásticos chistes dentro de Hollywood dan justo en el blanco y Julianne Moore, en particular, entrega todo para la ocasión. Pero la poco modulada y apabullante bilis es reminiscente de varios filmes severamente negativos sobre Hollywood de los años 70, como Myra Breckinridge, Alex in Wonderland y The Day of the Locust, y es poco probable que ésta tenga mejor suerte en la taquilla.” Seguir leyendo…

Peter Bradshaw, The Guardian: “Maps to the Stars es una tensa y terrorífica cinta, insalubre en el modo en el que tiene a la audiencia. Quizás, al final, es demasiado y extravagantemente cínica para ser enteramente fiel a la verdad sobre Hollywood y L.A., pero tiene poder jacobino, la clase de piezas que John Webster o Thomas Middleton y William Rowley podrían escribir si vivieran en el Siglo XXI: una claustrofóbica pesadilla de la desesperación.” Seguir leyendo…

Robbie Collin, The Telegraph: “Toda clase de tabúes son rotos en el filme: sexuales, sociales, escatológicos, ustedes solo digan cual. Sea testigo, como la audiencia en Cannes el día de hoy, con sus mandíbulas entre sus pies, la extensa secuencia en el baño en la que el personaje de Julianne Moore gruñe y se queja por una particular evacuación intestinal, mientras grita alegremente ordenes a Agatha, su asistente personal. Éste no es el modo en el que se supone que el cine debe hacerse, y Cronenberg lo sabe.” Seguir leyendo…

Eric Kohn, Indiewire: “Cronenberg empata con la ira del guión de Wagner con densa imaginería: el signo de Hollywood yace ominosamente al fondo de varias escenas, las mansiones iluminadas donde varios de los intercambios tienen lugar se funden como si todas hubiesen sido hechas del mismo material blando. Las vidas de los personajes son terriblemente vacías, pero mientras que Cronenberg nos hace eso muy obvio, sus personajes permanecen ignorándolo hasta el final.” Seguir leyendo…

    Related Posts

    Diarios de Cannes – Crimes of the Future
    La isla de Bergman: La petición del difunto
    Las 100 películas de la década
    Diarios de Cannes – Día 6
    FICUNAM | El cosmos genital y las cavidades del cine
    ‘Wonderstruck’ y la detención pasiva

    Leave a Reply