¿Cómo le fue a ‘Macbeth’ en Cannes?

La Competencia Oficial del Festival de Cannes cerró con una adaptación de una de las obras más conocidas de William Shakespeare. Michael Fassbender y Marion Cotillard encabezan el reparto de Macbeth, el trabajo más reciente de Justin Kurzel. La cinta es una versión con una estética arrebatadora, apoyada en la fotografía de Adam Arkapaw, según los comentarios emanados después de su presentación en la costa francesa. A continuación les pueden echar el ojo:

Carlos F. Heredero, Caimán: Cuadernos de Cine: “…la película propone una representación a la vez realista y sumamente estilizada que, en sus mejores momentos, consigue adentrarse en los más intensos misterios y contradicciones explorados por la obra del bardo británico. El conjunto puede resultar ostentoso y solemne, con abuso de cielos rojos, cámara lenta, banda sonora pesadillesca y declamaciones enfáticas a cargo de un Michael Fassbender que no hace precisamente la mejor interpretación de su vida (junto a una Lady Macbeth de Marion Cotillard que tampoco es un prodigio de fuerza interior), pero también es cierto que la película acaba encontrando su propia coherencia y que consigue generar algunos momentos de hermosa fusión entre la tragedia interior que arrastra a sus protagonistas y los imponentes paisajes naturales por los que estos deambulan.”

Jessica Kiang, The Playlist: “La obra tiene inherentemente una extraña estructura dramática, pero Kurzel la adaptó de una manera que tiene tantas capas (frecuentemente los discursos con los futuros eventos que describen, que es una manera eficiente de cubrir terreno) que pareciera él quiere invertir cada momento que nos queda con igual y masivo significado. Y así la película nunca pasa por un crescendo o diminuendo dramático, en su lugar cada escena, cada nuevo intercambio, se siente saturado para llenarlo de importancia, sin registros más altos o bajos a los cuales acceder.”

Gregorio Belinchón, El País: “Kurzel traslada esta tragedia al paisaje de las Highlands escocesas, el auténtico escenario de esta obra de teatro, donde se escucha una de las frases más populares de Shakespeare: “La vida es una historia contada por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no tiene ningún sentido”. El director aseguraba esta mañana, en el encuentro con la prensa, la importancia de Escocia: “El paisaje refuerza la tragedia, como en el western. Para mí el desafío era conseguir trasladar ese baile entre el trágico amor y el texto hermoso a la gran pantalla”. El reto ha sido resuelto de forma no excesivamente satisfactoria.”

Philipp Engel, Fotogramas: “Extremadamente estética (cielos rojos, imágenes congeladas…), el ‘Macbeth‘ de Kurzel es como un ‘300’ al ralentí que trata de parecerse al Nicholas Winding Refn de ‘Valhalla Rising‘. Los paisajes del gélido invierno escocés son ciertamente impactantes -como se suele decir, un personaje más-, pero la violencia no resulta particularmente impactante y la pomposa solemnidad del relato se traduce demasiado pronto en aburrimiento para el espectador. Michael Fassbender, para el que ‘todo actor debería interpretar a Shakespeare al menos una vez en la vida’ parece entregado al rol con la cara embadurnada de los restos de la batalla, pero Marion Cotillard, que lleva cuatro años consecutivos compitiendo en Cannes, ha perdido sin duda otra gran oportunidad de hacerse con el preciado trofeo a la Mejor Actriz.”

Luis Martínes, El Mundo: “A Kurzel le gusta mantenerse cerca del tumulto. En estado de borrachera existencial. La idea es trasladar a la superficie de la mirada el gesto convulso que anima cada línea del texto. Le importa al director el crujir de los huesos, el refulgir sucio de las espadas, la sangre coagulada sobre el rostro y sobre cada palabra declamada… El resultado es una película que exige ser contemplada en pie: tan enfebrecida como violenta; tan desestructrurada que se diría compuesta por el mismo idiota que, recuenden, hace de la existencia un simple cuento de ruido y furia. Sin duda, el más sonoro y brutal fin de fiesta imaginable.”

    Related Posts

    ‘X-Men: Dark Phoenix’ y el declive mutante
    Los Cabos | Día 3: Cuéntame una de viudas y rateros
    ‘Alien: Covenant’ o la insoportable levedad de ser Ridley Scott
    Cannes, Día 1: ¿Cómo pintan los fantasmas?
    ‘Assassin’s Creed’: El arma de doble filo
    ‘Aliados’ y la trampa de las apariencias