‘Batman: El Caballero de la Noche Asciende’

Ocho años han pasado desde que Ciudad Gótica comenzó a perseguir a su vigilante enmascarado por un crimen que no cometió. Ocho años en que la metrópoli y sus autoridades lograron contener el delito usando el nombre de Harvey Dent como estandarte. Ante esto, Bruce Wayne/Batman vive en el retiro, viendo a su ciudad llegar a ese amanecer donde las personas como él ya no son necesarias. Pero una ola de descontento se cierne sobre la urbe, una lucha de clases se está gestando encabezada por el misterioso Bane y el Caballero de la Noche deberá pelear una vez más para proteger el futuro de su ciudad.

Coherente y épica, son los dos adjetivos que pudieran definir el cierre de la trilogía de Batman según Christopher Nolan. La continuación de El Caballero de la Noche (The Dark Knight, 2008) es un final más que digno para una saga que vino a cambiar la forma de ver a Batman después de los dos intentos de Joel Schumacher con el personaje. Nolan optó por contar la historia del murciélago con un acercamiento más real y humano.

Uno de los puntos más esperados por el público era el villano, ya que en la anterior entrega Heath Ledger con su Guasón había creado uno de esos personajes que perduran a través del tiempo, difícil de igualar. El Bane de Tom Hardy se aleja de lo mostrado por Ledger y se ubica en el polo opuesto. Al igual que lo hiciera con su actuación en Warrior (2011), Hardy destaca por lo contenido y efectivo de su interpretación, sin avispamientos o desórdenes de personalidad. Es un criminal que actúa con la precisión metódica de Batman.

Emparentado con aquellos que se manifiestan en contra del sistema. Bane no es el hombre que sólo quiere ver el mundo arder, quiere que el mundo y sus instituciones se purifiquen y la única forma es demolerlas y comenzar de nuevo, alejándose de la anarquía impredecible del Guasón.

Uno de los grandes aciertos de Nolan y su equipo es la elección del reparto: Gary Oldman,  Joseph Gordon-Levitt, Anne Hathaway, Marion Cotillard, Morgan Freeman, Michael Caine, Cillian Murphy, etc. Christian Bale ha sido menospreciado o dado por contado en esta saga, eclipsado por la actuación de Ledger el actor es, probablemente, la mejor encarnación de Bruce Wayne. Incluso esa voz rasposa que tanto material dio para parodias, es necesaria para un personaje que busca esconderse y proteger a los que más ama.

Pocas cosas hay que reprocharle a El Caballero de la Noche Asciende. Quizá una cinta más compacta —dura 164 minutos— hubiera dado pie a un ritmo trepidante. Su presentación se justifica por la necesidad del director de darle una dimensión épica a su trabajo, lo cual logra, cumpliendo así el pronóstico de ser la mejor película del verano.

Será interesante ver qué sigue para Christopher Nolan después del héroe encapuchado. De momento su trilogía del Caballero de la Noche cierra con un final memorable y altamente disfrutable. Punto.

Por Rafael Paz (@pazespa) publicada en El Financiero

    Related Posts

    FICM | Annette: El abismo por el abismo
    Crisis, cine contra los opioides
    Mank y la sed del Quijote
    Capone y el mito podrido
    50 películas para el 2020
    ‘Venom’ o como sobrevivir al recelo

    1 Response

    1. Pingback : Batman se impone en la taquilla; ‘ParaNorman’, segundo lugar : Butaca Ancha

    Leave a Reply