Ambulante | ‘Supermensch: La leyenda de Shep Gordon’: Producto de su tiempo

Mike Myers se estrena como director con un sujeto que conoce muy bien y es cercano a su corazón: Shep Gordon, un agente de talento que parece tener la colección más ecléctica de clientes y contar con un talento natural para catapultar a las personas a la fama internacional.

Al principio de la cinta, Shep Gordon cuenta la historia de cómo llegó a un motel en Los Angeles, para en los siguientes días conocer a Janis Joplin, Jimi Hendrix y al mismo tiempo convertirse en el mánager de Alice Cooper, gracias a un cajón lleno de marihuana. Todo esto parece salido de una película estelarizada por Tom Hanks, pero sí sucedió y establece la forma en la que Gordon hace negocios de ahí en adelante, como un producto idealista de sus tiempos, y que afectaría toda su vida y relaciones con sus clientes.

También deja en claro cuál es el fuerte de la cinta: las miles de historias que Gordon cuenta de manera atrapante. Es como estar sentado en una larga mesa junto al tipo más interesante del planeta. Shep Gordon comparte su sabiduría, anécdotas y soledad en esta cinta. No se arrepiente de nada de lo que ha hecho en su vida, exceptuando el nunca haber podido establecer una familia.

Shep Gordon es una de esas figuras míticas que parecen rondar en susurros por las calles de Hollywood, personas que todo el mundo conoce, quiere conocer o sueña con conocer algún día. Su influencia se expande por varias ramas del entretenimiento y se le adjudica, entre otras cosas, la creación del chef superestrella.

La cinta está llena de famosos dispuestos a dar testimonio de la leyenda del espectáculo que es Gordon, resaltando sus mejores atributos, lo mucho que les ha ayudado y los momentos en los que les ayudó. No hay escasez de halagos para el agente de talento, lo que demuestra la enorme influencia que ha tenido Gordon en el entretenimiento estadounidense en las últimas décadas.

La narrativa de la película es entretenida y con el desfile de cabezas famosas que hablan y hablan no hay un momento que se sienta flojo mientras viajamos por la vida de Gordon. Sin embargo, debido al enfoque tan cuidadoso y cariñoso que tomó Myers con su sujeto y su estrecha relación personal, nunca se sabe del todo si es que estamos viendo una representación objetiva de la historia de esta figura del entretenimiento.

La película es estrictamente una celebración, una fiesta para el personaje que es Shep Grodon. Un festejo que nunca se siente cansado o forzado debido a la autenticidad y cariño que se percibe de Gordon hacia sus clientes y viceversa. Todo aderezado con imágenes de archivo, fotografías e incluso recreaciones dramáticas. El más grande problema de la cinta es su narrativa, que a veces se siente cortada y un poco dispersa, y demuestra la inexperiencia de Myers como director. Pero esto no evita que el retrato cinematográfico de Shep Gordon y su vida sea sumamente disfrutable y entretenido.

Por Xavier R. Vera (@SoyXavito)

    Related Posts

    Ambulante | Yermo: Everardo González, paisajista
    Un buen día en el vecindario y la ventana a la infancia
    ‘Los oscuros secretos del Pentágono’ y la libertad de expresión
    Ambulante | ‘Lucha México’: El sendero de la máscara
    Presenta Ambulante los cortometrajes de ‘Injerto’
    Anuncian la programación de Ambulantito 2017