‘Hagen y yo’: Todos los dioses deben de ser blancos

Un ejército arremete contra las personas en la calle, les tiran su café, revuelven sus bolsos, ensucian su ropa, interrumpen su rutina y les hacen ver que esa destrucción es el resultado de un mundo, su mundo, que lejos de ser justo y perfecto, es cruel. Este grupo no es común: van en cuatro patas, muestran sus colmillos, sacuden el pelo de todo su cuerpo y tienen un solo objetivo: la venganza.

Hagen y yo (Fehér isten, 2014), sexto largometraje del director húngaro Kornél Mundruczó, nos regala esta escena de liberación y poderío de un ejército canino liderado por un inteligente perro mestizo: Hagen, pero, ¿cómo es que estos simpáticos y fieles personajes se transforman de esta manera?

En una Hungría ficticia, el gobierno decide aplicar un impuesto a los hogares que tengan perros mestizos; Lili (Zsofia Psotta), una niña flautista de 13 años (una directa referencia a los hermanos Grimm), es víctima de esta medida y a pesar de la lucha contra su padre (Sándor Zsótér), éste decide abandonar a Hagen, su mascota, en una carretera.

Así, Mundruczó toma como punto de partida la separación de Lili y Hagen para guiarnos en un viaje de supervivencia en donde ambos tendrán que afrontar la barbarie humana desde diferentes perspectivas: Lili, en la búsqueda de Hagen,  luchará por su emancipación, pero para obtenerla tendrá que lidiar con un entorno de adultos que la subestiman a cada momento: un padre que apenas conoce y unos compañeros que la excluyen; por su parte, Hagen se llevará la peor parte en una odisea que irá desde pasar hambre y frío en las calles, hasta la tortura como producto de la codicia.

Desde el inicio, este par no pertenece a ninguna parte. La relación que el director construye entre Lili y Hagen es un buen recurso para destacar, a pesar de la adversidad, una mirada inocente, sin prejuicios como un último anhelo de armonía y paridad en una sociedad que sólo existe en la nobleza de un perro y la lucidez de una niña.

De esta manera, Hagen y yo se construye a través de varias capas de significado: la primera y más evidente es el maltrato animal; sin embargo, el filme no sólo habla de perros y niños que se rebelan. También es la posibilidad de reivindicación de todos los seres que buscan desesperadamente un momento de visibilidad y respeto.

Sí, la historia de la niña flautista y su fiel perro es una metáfora, una pequeña representación de un sentimiento universal producto de la persecución y el odio: sin poder encontrar a Lili, Hagen buscará a todas las personas que le “enseñaron” que la violencia es la única vía para sobrevivir y hará que las relaciones de autoridad y dominación cambien. ¿Ahora quién será el mejor enemigo del hombre?

whitegod2

Aunque por momentos la historia parece tambalearse ante la “carencia” de recursos fílmicos (efectos especiales, animación, etcétera) que den fuerza a una revolución de este tipo (como en las versiones más recientes de El planeta de los simios, por ejemplo), es precisamente esta sencillez lo que hace de Hagen y yo una película entrañable e indispensable.

Además de todos los colosales retos técnicos como el sonido, imagen y organización (hay un detrás de cámaras que evidencia estos aspectos), esos sentimientos humanos —tristeza, compañerismo, miedo, amor— que el director decide otorgar y resaltar en los perros provocan un halo de comicidad, pero al mismo tiempo le recuerdan al espectador que Hagen y compañía podrían ser cualquiera.

Esta combinación que logra Mundruczó entre fondo y forma nos entrega escenas memorables con planos abiertos de una ciudad vacía, tomas cenitales y una ambientación casi apocalíptica que tendrán su punto álgido cuando Lili, tratando de detener la catástrofe, y en un acto de belleza sin igual, se coloque a la altura de los perros como claro símbolo de igualdad y respeto a la otredad.

Sin duda, la preocupación del director por explorar esa autoimpuesta, injusta y fantasiosa moral del hombre viene desde el título Fehér Isten (húngaro): White God (inglés): Dios blanco (español), y ofrece un interesante juego en donde el blanco no sólo responde a una cuestión de color, piel o sangre, sino a un sentimiento de superioridad que se evidencia cuando la persecución es contra los perros mestizos (sin pureza y raza) o cualquier otra manifestación que no encaje a su razonamiento (Lili y su rebeldía).

Para esa serie de victimarios que dan forma a las desventuras de ambos personajes, el miedo a la diferencia, a esos perros únicos e irrepetibles, les hace creer que todos los dioses deben de ser blancos, pues desde su perspectiva, perseguir y condenar responde a algo simple: anular, desaparecer, borrar. La crudeza y la violencia con la que Lili y Hagen deben madurar recuerda que los horrores de este mundo son creados, alimentados y propagados por el hombre.

La bondad de Hagen y yo es descubrirse como una historia rica en aristas que sirve como punto de partida para un sin fin de reflexiones que deambulan, sobre todo, en la exclusión-inclusión que impone la sociedad a través de reglas cuestionables y turbias en donde al final, quizá, haga falta la revolución de un Hagen.

Por Arantxa Luna (@mentecata_)

    Related Posts

    Frágil como una palabra: el cine de Rita Azevedo Gomes
    Talento Emergente | ‘La fábrica de nada’: danza el capitalismo
    Talento Emergente | Luciérnagas y la luz de la esperanza
    39 Foro | ‘Lxs Chicxs Salvajes’ y el golpe de la feminidad
    66 Muestra | ‘La camarista’ de Lila Avilés
    ‘Pájaros de verano’ y las huellas de la avaricia