‘Tomorrowland’: El futuro imperfecto

Disney continúa animándose en convertir sus parques temáticos de antaño en franquicias cinematográficas. Primero, con la longeva Piratas del Caribe, llegando el turno para el escenario futurístico de Tomorrowland (2015), nombrado a manera homónima del lugar recreativo de Disneylandia.

Cassie (Britt Robertson) es una adolescente idealista y optimista, además de ser hábil en los asuntos de la ciencia y curiosa en todo lo que la materia concierne. Se dedica a desmantelar utensilios de la NASA en una plataforma de lanzamiento en Cabo Cañaveral para salvaguardar el trabajo de su padre, un ingeniero dedicado a la reparación de los mismos. Después de recibir misteriosamente un pin que le permite visualizar a ese mundo conocido como “Tomorrowland”, se embarcará en una aventura en busca de ese lugar de ensueño, uniendo fuerzas con Walker (George Clooney), un amargado ex niño prodigio que estuvo en el lugar décadas atrás.

El realizador Brad Bird está de regreso no sólo bajo las órdenes de Disney, sino también en el terreno de la ciencia ficción después de El Gigante de Hierro (The Iron Giant, 1999), retomando de alguna manera las consecuencias de una avanzada tecnología y la visión del joven que está en contacto con ella. Se desfasa de la reiteración de un futuro desangelado, lúgubre y violento como las sagas de El Planeta de los Simios o Terminator para presentar un mundo esperanzador y alejado de la decadencia, en el cual  “todo es posible” lograr. En este caso, a través de los ojos del idealismo de un infante Frank y de la joven Cassie.

A su vez, la experiencia de Bird en el apartado visual es palpable desde Los Increíbles (The Incredibles, 2002) o Misión Imposible: Protocolo Fantasma (2011), ofreciendo entretenidas y dinámicas secuencias. La ambición en retratar una historia inspirada en el famoso parque de diversiones se refleja en cada cuidado al detalle, uno que es abundante y muy bien ejecutado, desde la creación de los diferentes androides, el vistazo a una sesentera feria de ciencia, a un misterioso cohete ubicado en una famosa estructura de hierro y al propio mundo de rascacielos y piscinas bipartidas en donde la avanzada tecnología y la realización de los sueños son uno mismo.

En colaboración con la pluma de Damon Lindelof, busca celebrar el poder de la imaginación, de la inventiva, del correcto encause de la lluvia de ideas y la existencia de los soñadores que aprecian el mundo de manera distinta al común de las personas, además de aludir al optimismo como la herramienta para salvar a la humanidad de un apocalipsis. Si bien la intención del mensaje es buena, peca en la reiteración de esperanza y de la existencia de los “mesías” del planeta, al punto en que es capaz de exasperar y entorpecer la fluidez de la trama.

A su vez, la develación del misterio en torno a Tomorrowland intenta parecer complicado de resolver, cuando en realidad es demasiado fácil de deducir con cada pieza ofrecida desde el principio del filme, entrecruzándose también el dilema de la destrucción de una humanidad a causa de todo lo malo que se conoce que le rodea.

A la solución del problema se le otorga uno al estilo new age que también se entrevé conforme sus personajes principales van presentándose. Unos que, sin gran desarrollo en sus personalidades, pero que gracias a sus respectivos carismas e interpretados por la estrella George Clooney y la newcomer Britt Robertson logran sobrellevar el soso relato, a pesar del desaprovechamiento de Hugh Laurie como el villano a vencer.

Con una gran superioridad en la recreación visual de un futuro de ensueño que deja muy rezagada a una trama convencional, redundante y que no ofrece nada nuevo bajo el sol, Tomorrowland es únicamente un viaje de ida y vuelta de la casa Disney que ofrece entretenimiento, pero es incapaz de dejar huella más allá del fin del recorrido.

Por Mariana Fernández (@mariana_ferfab)

    Related Posts

    ‘Los Increíbles 2’: El poder de la línea
    50 películas para disfrutar el 2018
    ‘El maestro del dinero’: Furia en los ratings
    Ya están las fechas de estreno de las próximas ‘Transformers’
    Habrá secuela de ‘Barton Fink’ y los Óscar no importan, dicen los Coen
    Nuevo tráiler de ‘¡Salve César!’