El FICUNAM 2013 arrancó fuerte con su numerosas actividades, este año centradas en la crítica cinematográfica y teniendo como invitados figuras tan disímiles como el experimentador Jonas Mekas y el riguroso Darezhan Omirbaev, en el marco de un festín cinematográfico para paladares exigentes y aquellos en busca de nuevos sabores. De su extensa programación hemos tenido oportunidad de ver y comentar lo siguiente:

Arraianos de Eloy Enciso

arrianos

Entre España y Portugal, muy cerca de Galicia, se halla un pueblo rural en el que se discute la vida de los árboles, en una escena reminiscente de los mejores años de la dupla Straub-Huillet, mostrando un rigor que no está peleado con momentos conmovedores, líricos y en muchos momentos hasta musicales. Y es que existe cierta musicalidad en la obra que el cineasta Eloy Enciso presenta en Arraianos, que va desde elementos sonoros naturalistas, intensificados con gran ingenio hasta el nacimiento de un becerro, escena de un poderío brutal y que encapsula el corazón de la cinta en placentero momento: una colaboración entre la naturaleza y el hombre escenificada con maestría, mientras en el fondo se pueden oír los cantos de mujeres y hombres perdidos en el tiempo.

*Se exhibe el 27 de febrero en Centro Cultural Universitario a las 16:30

Viola de Matías Piñeiro

viola

Una elipsis shakesperiana. Así comienza y se desarrolla la nueva cinta del cineasta independiente argentino, Matías Piñeiro (director de aquel pesado chiste godardiano El hombre robado): un grupo de mujeres recita un conjunto de obras de Shakespeare y observamos líneas narrativas deslizarse con gracia y encontrar una convergencia que se antoja de lo más natural. Estas líneas se cruzan, a veces se repiten hasta explotar en arrebatado erotismo. Piñeiro toma un inteligente apunte o dos del cineasta coreano Hong Sang So (The Day He Arrives, Ha ha ha) y logra –en los que se sienten como escasos 65 minutos– hacer un acercamiento inicial a lo que se espera sea una parte central de la revitalización narrativa del cine argentino, junto a compatriotas como Mauro Andrizzi (Accidentes Gloriosos) y Mariano Llinás (Historias Extraordinarias).

*Se exhibe el 26 de febrero en el Museo del Chopo a las 19:00 y el 3 de marzo en el Centro Cultural Universitario a las 16:00

Leones de Yazmín López

leones

En un bosque aparecen 5 jóvenes caminando, haciendo juegos de palabras invocando a Hemingway, citando a The Sixth Sense de Shyamalan, retozando y caminando hacia rumbo desconocido. Lo que comienza como una especie de juego a la Godard, se va convirtiendo en un misterio abstracto que por momentos evoca la escena final del Blow Up de Antonioni (el estilizante cronista de la juventud de la posguerra), Leones encierra un enigma que por momentos llega a rozar los momentos más herméticos de una figura tan popular como JJ Abrams. El reconocido crítico estadounidense Jonathan Rosenbaum dijo que Leones le resulta atractiva porque es difícil de entender y descifrar a comparación de la enorme cantidad de cine que se entiende a la perfección y, como sucede en el cine de Antonioni o en las crípticas series de TV de Abrams, una vez resuelto el misterio, la belleza del enigma se pierde para siempre.

*Se exhibe el 27 de febrero en el Centro Cultural Universitario a las 16:00

Por JJ Negrete (@jjnegretec)

    Related Posts

    Las 100 películas de la década
    Unas postales del 9º FICUNAM
    FICUNAM | La búsqueda después del incendio
    FICUNAM | El cosmos genital y las cavidades del cine
    ‘Atrás hay relámpagos’ y la huída de la juventud
    ‘Ruinas tu reino’: Pescar la superficie

    Leave a Reply