FICUNAM y las impresiones del porvenir

Dentro del Festival Internacional de Cine de la UNAM, una de las secciones de su programación que siempre despierta desde curiosidad hasta apasionado fervor es la de El Porvenir, enfocada a trabajos de corte más experimental, tanto en el plano estético como en el narrativo. A continuación, seleccionamos tres trabajos que nos dan un fugaz panorama de su oferta:

  • Noite sem distancia de Lois Patiño

Después de explorar las cualidades materiales y narrativas de la neblina en su espectral filme Costa da morte (2013), el cineasta catalán Lois Patiño regresa con un mediometraje sobre contrabandistas que merodean en la frontera entre Galicia y Portugal y están en una constante y desolada espera, como aquellos cazadores exhaustos en la gran La Caza (1956) de Carlos Saura. Empleando imágenes en negativo fotográfico, Patiño ofrece una visión casi tétrica de la realidad, ahogada en intensos púrpuras y en el que los cuerpos están dispersos como almas errantes, no detectables a simple vista.

La manipulación fotográfica de la imagen genera una intrigante reflexión respecto al acto de ver (Brakhage) y lo que las imágenes presentan en contrapunto a lo que los personajes dicen- uno de los personajes dice que lloverá, pero para el espectador el cielo es monocromático- y la luz se convierte en el elemento que revela lo que esta oculto en la “noche sin distancia”. El fotógrafo catalán Joan Fontcuberta dice que la fotografía es una ficción que se presenta como verdadera, un medio que miente todo el tiempo, lo que Patiño parece buscar, es hacer más genuina esa mentira.

  • Impresiones de una guerra de Camilo Restrepo

Se habla de guerra desde una amplísima variedad de perspectivas y ángulos, desde la memoria colectiva hasta el trauma individual, un conflicto armado generalmente extiende su duración y alcance en cualquier sociedad, tal como en Colombia, país que por casi 70 años ha padecido un conflicto armado que ha contaminado profundamente su cultura e historia. El cineasta colombiano Camilo Restrepo toma una gran cantidad de material de archivo y condensa en menos de 30 minutos, precisamente, las impresiones de un conflicto inacabable, como parte de la labor del laboratorio fílmico del cual es miembro, L ‘ abominable.

Restrepo monta con agilidad y sensibilidad grandes cantidades de material que tocan temas cercanos no solo a la comunidad colombiana, sino a la latinoamericana, como lo es banalización y recrudecimiento de la violencia en todas sus manifestaciones. Desde como los diarios plagados de crueldad mantienen frescos los alimentos, pasando por las industrias de la muerte (pulidores de tumbas), paramilitares bailando cumbias hasta el ejército de taxistas/espías del temible Pablo Escobar (como usted lo gozó en Netflix, huevó!), Restrepo hace énfasis en la resistencia civil (el “toque de salida”) y en revertir la creación de fronteras invisibles, la forma más sutil de violencia simbólica, mediante la estridencia de cada voz individual.

  • Entrelazado de Riccardo Giacconi

Uno de los retos más grandes para la ciencia ha sido el tratar de encontrar una explicación racional y lógica a cada uno de los fenómenos que puedan experimentarse independientemente de su naturaleza, siendo su esfuerzo más encomiable la física cuántica, en la que si dos partículas que interactúan de cierta manera se separan, no importando la distancia a la que se encuentren, compartirán un estado llamado “entrelazamiento cuántico”. Este es el punto de partida (o divergencia) que el cineasta italiano Riccardo Giacconi utiliza para conectar deshilvanados puntos en la narrativa de su intrigante documental Entrelazados, que se hizo acreedor al Gran Prix en el Festival de Cine Documental de Marsella.

Giacconi monta imágenes cuya asociación podría ir de lo metafórico hasta lo dadaísta, como la de un camión en un río con la de un león que dormita, y que encuentran un esbozo de “sentido” en el marco de las explicaciones cuánticas ofrecidas por la paradoja Einstein-Podolsky-Rosen. Giacconi halla en las anécdotas ofrecidas por un titiritero, un sastre, un parapsicólogo y una científica en Cali una manera coloquial de ilustrar la complejidad del tema sin perder sus cualidades enigmáticas, ya sea en la musicalización ofrecida por el theremin, instrumento musical por excelencia del género de ciencia ficción o por esas buñuelianas imágenes de hormigas devorando el cadáver de una cucaracha muerta.

Giacconi, en menos de 40 evocativos minutos, busca mostrar a la cuántica como una disciplina que hace visibles los hilos que nos atan al “Maestro Titiritero”.

Por JJ Negrete (@jjnegretec)

    Related Posts

    Diarios del FICUNAM – Día 5
    Unas postales del 9º FICUNAM
    FICUNAM | La búsqueda después del incendio
    FICUNAM | El cosmos genital y las cavidades del cine
    ‘Ruinas tu reino’: Pescar la superficie
    FICUNAM | ‘La telenovela errante’: Los muertos también filman