¿Es ‘Guerra Mundial Z’ una película de zombies?

Una de las películas más intrigantes del año es Guerra Mundial Z (World War Z, 2013). Para muchos es una descarada muestra del poder que tiene una estrella en Hollywood, sin Brad Pitt comandando el proyecto habría sido difícil conseguir el presupuesto para realizarla. Otros ven el inicio de una nueva etapa en la carrera de Pitt, en la que está más interesado en usar su poder y rostro para levantar películas más ambiciosas, fungir como productor y, quizá, en un futuro ser la mente detrás de la cámara.

Guerra Mundial Z también se vio empañada por conflictos en el set. Diversos reportes indicaban que Marc Forster y Pitt no se soportaban en el rodaje. Además después de los primeros screenings, el estudio decidió traer otros dos guionistas (Drew Goddard y Damon Lindelof) para reescribir todo el tercer acto y sumar calor humano a una cinta que carece de él.

Por eso, hemos pedido a dos de nuestros colaboradores, JJ Negrete y Eric Ortiz, discutir acerca del filme, sus posibilidades veraniegas y su contenido. Comenzando por… ¿es Guerra Mundial Z una película de zombies?

Eric Ortiz (EO, @ElMachoBionico): En un principio los personajes se cuestionan algo similar: ¿nos estamos enfrentando con zombies? Finalmente sí es una película de zombies, aunque no es tan violenta como otras por lo que habrá mucha decepción si la gente piensa en ella como tal. Pero sí tiene zombies, se menciona la palabra “zombie” en más de una ocasión, además que su título tiene la letra Z presente. Para mi es imposible no incluirla en esa categoría.

JJ Negrete (JJN, @jjnegretec): De acuerdo, la película tímidamente se cuelga el género “zombie” mientras que adopta influencias de otros géneros y cintas como Contagion de Soderbergh en su ascéptico tratamiento de la “epidemia” y el estilo fotográfico que tira a un realismo crudo y sucio se hermana con las cintas que abordan temáticas como la guerra en Medio Oriente (Zero Dark Thirty y Argo como referentes mas cercanos). La violencia es casi castrada en aras de encontrar una audiencia mainstream fuera del nicho de acérrimos fans. Esta bastardización del género parece iniciar con la búsqueda de nuevas y potenciales franquicias (ejemplo: Warm Bodies, en la que se erotiza al zombie), pero en World War Z se busca vender sobre todo un thriller político/viral, es como un zombie de coeficiente intelectual arriba del promedio que prefiere comer cerebros con tenedor y pidiendo permiso antes que dejarse llevar por su barbarismo nato.

EO: Me parece que World War Z termina siendo una película sobre zombies destruyendo partes enteras del mundo en la que simplemente no vemos (casi) nada de la destrucción. Por ejemplo, se menciona que la Ciudad de México no soportó la invasión y quedó prácticamente en ruinas. Esto no es un spoiler, es sólo un diálogo sobre el final que probablemente se tome como gag, muy al estilo de cuando en The Day After Tomorrow se puede ver que los americanos cruzan la frontera rumbo a México debido a la catástrofe. Es parte de los elementos secundarios de la cinta, que de alguna forma contradicen la historia central, esa que satisface a la audiencia con su fácil solución.

En efecto, World War Z se centra en Gerry (Brad Pitt de actuación nada especial), un ex-militar, viajando a diversas partes del mundo en busca del origen y la cura de la epidemia. Algo que me parece destacado es que las cosas se plantean de una forma bastante directa; no se pierde el tiempo y si acaso tenemos una escena de 2 minutos para conocer a los protagonistas (Gerry y su familia). Lo demás va directo al grano, sin pretensiones, y con conflictos simples pero efectivos (Pitt viaja en busca de la cura, regresando así al ejército, porque de lo contrario su familia no será protegida). La primera parte de la cinta me parece un thriller que, sin llegar a impresionar, nos mantiene interesados.

JJN: Una de las virtudes de la cinta es precisamente cortar el background de los personajes centrales e ir directo al punto. Decisión coherente con el hecho de que estamos ante una pandemia en la que el foco no esta en el drama personal sino en el drama humano como totalidad. Es cierto que Brad Pitt lleva la cinta en hombros, pero creo que es notorio su pobre desempeño actoral, quizá en represalia a los sonados pleitos con el director Marc Foster (Finding Neverland, Stranger Than Fiction), varias veces habíamos visto a Pitt posar con tibieza, pero su actuación es prácticamente nula y simplemente reactiva. Algunas veces me costó trabajo distinguirlo de los zombies sonámbulos…excepto cuando se echa su refresquito.

Por otro lado, me parece que las secuencias multitudinarias tienen una belleza plástica bastante particular que, como apuntaba Kate Muir, crítica de cine británica, evocan los infernalmente corales frescos del maestro Hyeronimus Bosch, en su desesperación, ansia y crudeza. Estas escenas me parecen los momentos estéticos más logrados en un estilísticamente convencional filme, cuya mayor virtud recae en generar momentos de tensión exitosamente logrados. La cinta entretiene, incluso más que otras cintas veraniegas que he visto en la temporada.

Eric, ¿tú como la colocas en comparación con las otras cintas que has visto este verano, o como cinta de verano en su defecto?

EO: Da la impresión que Pitt estuvo más preocupado en su rol como productor, mediante su compañía Plan B, que en actuar. No me sorprendería que en un futuro podamos ver su debut como director, con el control total de la producción.

Ahora, para responder a la pregunta, este verano en general me ha parecido un tanto decepcionante. Después de ver Iron Man 3, Star Trek Into Darkness, Man of Steel, Monsters University, y obviamente Guerra Mundial Z, sigo esperando el blockbuster trascendente, que pueda ver en más de una ocasión. Parece que la última esperanza es Seth Rogen con This Is The End (si es que llega a tiempo a México), pero sobre todo Guillermo del Toro con su Pacific Rim.

Sin duda de las mencionadas la más destacada me parece la de Pixar, la cual incluso, y a pesar de ser convencional en muchos aspectos, termina dando un mensaje inusual para un blockbuster de Disney/Pixar (en base a trabajo constante, sí hay éxito sin tener que ir a la universidad). Guerra Mundial Z, a diferencia, no nos regala nada fuera de lo común. Repito, la primera parte de la cinta me parece un buen y bastante entretenido blockbuster, pero después te quedas esperando más, algo que la haga no sólo un blockbuster efectivo sino especial.

Concuerdo, las escenas multitudinarias fueron muy bien construidas (aunque la mejor, en mi opinión, se pudo ver desde el trailer –aquella donde los infectados intentan trepar un muro–). El principal problema es que temáticamente no existe algo que vaya a la par en nivel de excelencia. En algún punto se trata de hacer un comentario político que la verdad resulta bastante curioso. Jerusalén es la única ciudad que tuvo precaución, decidiendo construir un muro para evitar la invasión zombie, debido a que aprendió de sus errores pasados (nunca pensaron que los campos de concentración Nazi eran reales, por ejemplo). Este tipo de situaciones son las que se quedan con la audiencia, pero no hay mucho más.

Si en un futuro cercano alguien me pregunta qué recuerdo de Guerra Mundial Z, mi respuesta seguramente tendrá que ver con esto de Jerusalén y con el gag que mencionas de Pitt bebiendo una Pepsi –es una película no cómica con zombies en la que aún así el protagonista se puede dar tiempo de disfrutar una Pepsi de lata en medio del caos–. Creo que más que una gran secuencia llena de tensión, de esas que preocupan al espectador, lo que sobresale de Guerra Mundial Z son estos pequeños momentos. Aunque no son suficientes para pagar 80 pesos por poder verla en 3D.

    Related Posts

    ‘War Machine’ y el colonialismo fallido
    ‘Aliados’ y la trampa de las apariencias
    Marion Cotillard y Brad Pitt en el tráiler de ‘Aliados’
    Primeras imágenes de ‘Voyage of Time’, de Terrence Malick
    Netlfix respaldará la nueva cinta de Bong Joon-ho
    Nuevo tráiler de ‘Frente al mar’

    Leave a Reply