‘Besos de azúcar’: para recordar el primer amor

Del primer amor se sabe que nunca se olvida, que es el más puro que existe. Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, el primer amor se sufre, duele, se llora. Besos de azúcar, el último filme de Carlos Cuarón nos lleva de la mano por las calles violentas de Tepito para conocer el amor de dos jóvenes.

“Un contexto, algunos personajes, una escena que yo por ahí traía en la cabeza, no había historia”, así comenzó la participación de Luis Usabiaga como coguionista en la película de uno de los hermanos Cuarón.

“Carlos propone una historia de primer amor e inmediatamente conectamos, en mi caso porque pienso que llega el primer amor, lo que sientes en ese momento lo buscas el resto de la vida, tratas de mantener esa llama prendida y luego, muchas veces el entorno se dedica a enseñarte, a desenamorarte de la vida”, agregó Usabiaga.

El escenario y contexto de Besos de azúcar es el barrio de Tepito, lugar en el que vive Nacho (César Kancino), un niño de 13 años que conoce a Mayra (Daniela Arce) y se enamora de ella. Sin embargo, no pueden estar juntos. La madre de Mayra, ‘La Diabla’, líder de los ambulantes y hermana de Chiquibuki, el delincuente de la zona, hace de su relación un pequeño infierno.

“Yo lo que vi fue la pureza, inocencia y la dulzura del primer amor, versus un contexto oscuro que es frecuentemente violento y corrupto”, confesó Carlos Cuarón.

Sobre la relación entre la locación e historia, detalló que Tepito es un arquetipo de la mexicanidad y al mismo tiempo un microcosmos de México: “Tepito ha exportado su estética a todo México, Tepito es México en pequeño, no sólo en términos de criminalidad, también en todo sentido, en el sentido humano, comercial.”

“Nunca pensé en otra locación, fue súper orgánico el que se desarrollara una historia de primer amor en este contexto porque lo que uno busca cuando escribe es drama y conflicto; entonces el contexto ayudaba a generar un conflicto de amor entre estos dos”, declaró el director.

Luis Usabiaga continuó y dijo: “Tepito es México en esteroides y al mismo tiempo teníamos un cuento de hadas, quisimos llevarlo a lo profundo del bosque. En México, Tepito es lo profundo del bosque.”

Y efectivamente es ese oscuro bosque en el que se establece una pequeña relación amorosa entre los protagonistas interpretados por César Kancino y Daniela Arce, quienes a su vez comparten la pantalla con actores como Kristyan Ferrer, Verónica Falcón, Yolanda Martínez, Paloma Arredondo, Enrique Arreola y Héctor Jiménez.

Sobre su estilo, Carlos Cuarón comentó: “Con lo que juego es con el sentido del humor y con el drama. Es una risa dolorosa, constantemente estamos produciendo risa en el espectador, con momentos que son profundamente dolorosos. Esa constante que no sólo viene en esta película, tú ves Rudo y Cursi, se pelean los dos hermanos y la gente se caga de risa y yo diciendo: Ay qué dolor.”

Besos de azúcar es una película que catapulta dos talentos jóvenes e invita al espectador a disfrutar una historia de amor en la que todos recordarán su primer amor.

Por Sofía Huerta (@Sophia_Huerta)

    Related Posts

    Una entrevista con Carlos Armella sobre ¡Ánimo juventud!
    ‘Extraño pero verdadero’ y la violencia citadina
    FICM | ‘600 millas’ de Gabriel Ripstein
    ‘Un monstruo de mil cabezas’ participará en el Festival de Venecia
    ‘Fachon Models’: Las apariencias engañan
    Trailer: ‘Fachon Models’ de Rafael Montero

    Leave a Reply