A qué sonaron las pantallas en 2013

El cierre de 2013 ya está a unos cuantos días, y en Butaca Ancha no podíamos dejar pasar la oportunidad de mencionar lo que a ver y escuchar de quien esto escribe fueron los mejores scores y soundtracks del año.

Los soundtracks tienen la facultad de revestir a la película, la música o los sonidos que en ella se incluyen los dotan de carácter, en ocasiones refuerzan el tono de la misma y, en el mejor de los casos, suelen funcionar fuera de la pantalla y no sólo como mero souvenir de sus filmes.

Este año fue el de una cantidad menos apabullante de películas, digamos, asombrosas. Un 2013 discreto y de más reafirmaciones que de sorpresas, sin embargo las buenas bandas sonoras están, existen y controlan. Esperamos disfruten esta selección.

10.- I Am Divine (Dir. Jeffrey Schwarz)

Divine fue no sólo la musa y actriz/actor fetiche del no menos polémico John Waters. El soundtrack del documental sobre su vida refleja el tono y personalidad de uno de los iconos más representativos de la cultura trash: dramático, jocoso, burlesque en ocasiones y clásico en muchos cortes, este soundtrack da al traste con la ironía y humor sardónico que poseía la protagonista de Female Trouble y Pink Flamingos.

Michael ‘The Millionaire’ Cudahy fue el compositor de este largo soundtrack (48 cortes), que en su mayoría recuerdan a los centros nocturnos de la época de las grandes orquestas y de los trajes de gala de los años 40 y 50 de Estados Unidos. Si el documental es ilustrativo, contundente y le hace honor a Divine, el soundtrack no resta tampoco de decoro, dulzura y diversión mediante pasajes llenos de cuerdas, atmósferas cotorras y metales orquestales que a veces rozan ese rock clásico de cara a los albores de los 60.

9.- The Grandmaster (Dir. Wong Kar Wai)

El director hongkonés es reconocido por su dramatismo y pausa para filmar, pero también por su sensibilidad y tino para elegir y confeccionar soundtracks inolvidables. The Grandmaster marca una diferencia notable dentro de la filmografía del director de Happy Together, aunque sin salirse del margen, hecho que se percibe también en su soundtrack.

La historia que narra la biografía de Ip Man, el maestro de artes marciales de Bruce Lee, se encuentra enmarcada por un soundtrack lleno de cuerdas y orquestaciones románticas, dramáticas y en algunos casos con efectiva tensión.

Un disco fuertemente arraigado en la tradición oriental, The Grandmaster (el soundtrack) está compuesta casi en su totalidad por el autor Shigeru Umebayashi, con algunos cortes tradicionales y en un par de cortes por el poderosísimo autor Ennio Morricone. Dulce, apasionado y sumamente memorable.

8.- The Bling Ring (Dir. Sofia Coppola)

Si algo tiene Sofia Coppola es que es una entendida del pulso de la música pop del momento, sus soundtracks suelen combinar la sutileza estilística que la caracteriza con algunos toques modernos del rock más trendy.

En The Bling Ring, Coppola echa mano de Sleigh Bells, M.I.A., el rapero Frank Ocean, los franceses Phoenix (de sus allegados y consentidos), así como de la música de Kanye West, la electrónica de Deadmau5 y hasta de los amos del krautrock, Can.

El drama chaval-criminal de la hija de Francis Ford está sonorizada por muchos de los artistas del momento que están dando de qué hablar en el hype popular y empatan perfectamente en su discurso y estética. Una colección de 17 temas llenos de densidad, oscuridad, sexo y alta dosis de letras explícitas. Como sucede con frecuencia en la obra de la Coppola, el soundtrack puede funcionar perfectamente fuera de la película y en ocasiones puede hacer incluso desprenderse por completo de la misma.

7.- Spring Breakers (Dir. Harmony Korine)

Harmony Korine es otro de los directores que mejor han retratado la decadencia juvenil norteamericana, y sus soundtracks también suelen dar cuenta de lo enterado que se encuentra el director, sobre las tendencias musicales del momento.

Tal vez emparentado con el de Sofia Coppola en algunos puntos, el soundtrack de Korine es, sin embargo, más sórdido y underground que el de The Bling Ring.

La historia de cuatro sensuales jovencitas y su respectivo hundimiento es musicalizada casi en su totalidad por el enfant terrible del dubstep, Skrillex, pero también contiene hip hop oscuro de Waka Flocka Flame y Gucci Mane. Un soundtrack que sin duda remite a esos chavales densos y adinerados a la mala de Estados Unidos. Y sí: violencia, drogas y sexo, mucho.

6.- Gravity (Dir. Alfonso Cuarón)

Una de las películas consentidas  de casi todas las listas de lo mejor del año, contiene también uno de los soundtrack más efectivos y conmovedores del 2013, que seguro será la delicia para los amantes de la espacialidad en la música, el ambient y el paisajismo sonoro.

Compuesto por el compositor inglés Steven Prince, Gravity (el soundtrack) es también un viaje sosegado e introspectivo, que en ocasiones tensa pero que en su mayoría relaja y tiende a la contemplación. Una delicia sonora que si bien difícilmente funciona fuera de la película para los oídos menos entrenados en scores y orquestaciones menos, digamos, ‘musicales’, sí es una delicia digna de escucharse en más de una ocasión. Un soundtrack bello y conmovedor, en definitiva.

5.- Django Unchained (Dir. Quentin Tarantino)

Suena a cliché, como él mismo, pero a Tarantino se le odia o se le ama, y siempre que saca una película suele arrasar taquilla y ser un suceso digno de discusión. Hay quien no se cansa de decir que el director de Pulp Fiction y Kill Bill es un excelente plagiario, que de unas tres películas a la fecha no hace más que repetirse y que es todo menos un cineasta original. En contraparte, los seguidores de Tarantino afirman que con sus últimos dos, el director de Perros de Reserva se ha reafirmado estilísticamente y coronado un estilo propio que lo coloca como uno de los grandes cineastas de finales del siglo pasado e inicios de éste.

Como sea, si algo no se le discute a Quentin es su gusto, casi obsesivo y muy apasionado, para elegir soundtracks, los cuales suelen funcionar dentro y fuera de sus filmes. Tarantino es un coleccionista de discos y melómano empedernido, y con Django Unchained no decepciona, entregándonos una colección de temas que refuerzan el tono de su Western anticonvencional-racial.

Si hay una palabra que define el soundtrack de esta película esa es equilibrio: Ennio Morricone, la cantante dulce Elisa Toffoli, Riziero Ortolani y otros clásicos de los Westerns italianos están intercalados con diálogos de la película (costumbre Tarantino) y con rolas contemporáneas del calado negro de James Brown, el rapero Tupac o John Legend. Un discazo.

4.- Inside Llewyn Davis (Dir. Ethan y Joel Coen)

La nueva película de los hermanos Coen es una oda al movimiento folk neoyorquino de principios de los 60, basada parcialmente en las memorias del músico y activista Dave Van Ronk (The Mayor of MacDougal Street), del cual Bob Dylan se ha declarado fan en más de una ocasión.

Las canciones folk suelen ser atemporales y contienen muchos elementos narrativos, sobre todo son crónicas, y en el caso de Inside Llewyn Davis son un elemento crucial de la historia, la cual narra la senda del cantante sufrido y ‘perdedor’. Sin duda alguna éste es un soundtrack que brilla tanto dentro como fuera de la pantalla. Una belleza.

3.- Searching for Sugar Man (Dir. Malik Bendjelloul)

Mucho se habló el final del año pasado y todo 2013 sobre el documental de Sixto Rodriguez, un cantautor folk de ascendencia mexicana que se perdió en la segunda mitad de los 60. La historia de este músico está plagada de esperanza, humanismo y brutal honestidad.

Tanto la película como el soundtrack fueron un éxito y funcionan en conjunto y por separado, poniendo en el mapa y gusto de la gente la vida y obra de este singular cantante. Vale toda la pena narrativa y musicalmente hablando. Lo que no lograron los dos discos grabados por Rodriguez, perdidos en la indiferencia mediática y la transa del negocio del espectáculo, en el soundtrack del documental alcanzan un éxito y permanencia que quedará plasmada por toda la eternidad.

2.- All is Lost (Dir. J.C. Chandor)

Gravity es al espacio lo que All is Lost al mar, y su soundtrack logra también los vuelos épicos y conmovedores de la película del mexicano. Quién diría que el cantante de un grupo tan mediano y olvidable como Ima Robot y de perfil discreto como Edward Sharpe and the Magnetic Zeros lograría un soundtrack así de bello y potente.

Cuerdas, agua, espaciado, sutil, dramático y sumamente hermoso, este soundtrack también reta al escucha de canciones a poner de su parte para dejarse encantar por la dulzura y soledad contenidas en el disco, compuesto por once temas que lo mismo abrevan del arte sonoro, la música clásica y las melodías más tiernas y sensibles sin llegar a ser cursis o demasiado edulcoradas.

1.- Les Salauds (Dir. Claire Denis)

La nueva película de la francesa Claire Denis es elegante, sumamente sórdida y oscura. Un dramón de altos vuelos, y su soundtrack no podía dejar de cumplir las expectativas, sobre todo tratándose de una banda como los Tindersticks, agrupación inglesa que ha sido la mancuerna sonora ideal de la directora de Sangre Caníbal en más de una ocasión.

Para Les Salauds, Tindersticks logran una ambientación tensa y lúgubre sin parangón, un score atmosférico bastante tenso y, sí, oscurísimo. Sin duda un soundtrack al que hay que prestarle algo más que la disposición y atención como escucha. Pianos espaciados y electrónica apenas musical son la moneda común de este trabajo que sin duda es por mucho uno de los mejores soundtracks del año, pensado como un sutil revestimiento para cada escena clave de la película de la francesa.

Por Ricardo Pineda (@Raika83)

    Related Posts

    FICUNAM | El cosmos genital y las cavidades del cine
    50 películas para el 2019
    El mismo México y otro, una revisión de ‘Roma’
    ¿Qué estrena la Cartelera?
    50 películas para disfrutar el 2018
    ‘Una bella luz interior’: Diálogos de amor

    Leave a Reply