39 Foro | ‘Monrovia, Indiana’: La contemplación de la vida

En Estados Unidos, a una corta distancia de la ciudad de Indianápolis en Indiana, Monrovia cuenta con una tranquilidad típica de las zonas campestres. El pueblo tiene poco más de mil habitantes y desarrolla la actividad ganadera y agricultura, contrastando en ritmo de vida e intereses con la capital del estado.

Con el documental Monrovia, Indiana (2018), el realizador Frederick Wiseman (In Jackson Heights) ilustra las actividades cotidianas de una comunidad alejada del bullicio de las urbes, enfocada en primera instancia en sus acontecimientos internos y habitantes. El relato, desarrollado tras la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016, se desprende de la voz de un narrador, centrando su atención en los quehaceres cotidianos de algunos de sus habitantes y en el uso de planos fijos que captan la serenidad del lugar a través de fachadas de hogares, calles semi vacías, comercios, instituciones, cafeterías, barberías, veterinarias e iglesias.

Además de ahondar en la interacción habitual alejada de discusiones externas a la localidad, Wiseman puntualiza también en la reflexión a tópicos religiosos y espirituales que moldean la percepción del ciclo de la vida, las tribulaciones que suelen acompañarlas y lo efímero de la juventud. A su vez, se deslinda de posturas políticas para retomar las discusiones de funciones de gobernabilidad, entreviéndose el juego de acuerdos que vislumbra el conflicto entre tradicionalidad y modernismo, representado por la sugerencia de aumento del número de viviendas.

Las entrevistas a algunos de los residentes sobre sus experiencias relacionadas al trabajo, enfermedades, alcohol y armas reiteran en la simplicidad de las cosas, el cumplimiento del deber y en la generosidad de espíritu que mantiene a flote sus vínculos sociales. La comunidad, integrada en su mayoría por gente de la tercera edad, elude confrontaciones, optando por conversaciones referidas al campo, a los recuerdos de los fallecidos y a los móviles de la existencia.

El drama en el relato insta también a la contemplación de acontecimientos que suceden en Monrovia, reflejando la nostalgia al pasado representada a través de aspectos sutiles como el repaso a los recuerdos históricos, los logros deportivos de antaño y a la joven banda de guerra escolar que interpreta la canción clásica del antiguo show de La Pantera Rosa.

Sin profundizar en las circunstancias de vida de sus habitantes, Monrovia, Indiana cuenta con un pausado ritmo que invita a ejercer paciencia para su miramiento. No obstante, su cordialidad y sencillez muestran la belleza campirana de una localidad necesitada de renovación, retratando a la contemplación como herramienta de comprensión de la vida y la muerte.

Por Mariana Fernández (@mariana_ferfab)

    Related Posts

    39 Foro | ‘Lxs Chicxs Salvajes’ y el golpe de la feminidad
    FICUNAM | ‘National Gallery’: La relevancia del marco
    ‘Ida’ es la mejor cinta del año según David Denby, de The New Yorker
    Sight and Sound revela su lista con lo mejor de 2014