Mis películas favoritas del 2012 por Joan Escutia

El fin de año es una de mis épocas favoritas nada más porque salen un sinfín de listas de lo mejor del año que termina. Soy fan de hacer, leer y criticar listas. Son pretenciosas, casi nunca objetivas, son pasionales, viscerales y controvertidas. Las listas son una de las mejores cosas que le pudieron pasar al mundo para abrirse paso a la discusión aguerrida. Nunca nadie termina contento con ninguna, pero siempre terminan odiándolas con el alma. Mi lista de las mejores películas de este año es diferente a las demás ofrecidas por aquí porque no hay reglas de estreno en nuestro país, ni de distribución en festivales, ni mucho menos. El internet es la herramienta más poderosa del mundo y cualquiera de ellas ya la pueden encontrar si buscan bien en los lugares indicados:

15.- Shut Up And Play The Hits | Will Lovelace y Dylan Southern
Mientras el último concierto de LCD Soundsystem estaba siendo visto por el mundo en el internet, yo lloraba de emoción con un amigo en el chat y una botella de cerveza en una mano. Shut Up And Play The Hits es una extensión de lo increíble que fue aquel concierto en el Madison Square Garden. La emoción por un concierto épico traspasa la pantalla y la nostalgia por algo que probablemente no regrese jamás sabe más dulce de lo que pensamos.

14.- Chronicle | Josh Trank
En un año en que los superhéroes veraniegos dominaron la taquilla global, Chronicle se sintió como el extraño invitado. Una película en donde los superhéroes distan mucho de la cotidianeidad a la que estamos acostumbrados se posicionó como una de las propuestas más interesantes del montón. Un presente de aciertos y un prometedor futuro para todos los involucrados.

13.- The Avengers | Joss Whedon 
No confío en ninguna lista que tenga en algún lugar de reconocimiento a The Dark Knight Rises de Nolan. Sus defectos son tantos y su desarrollo tan anticlimático que luce pobre para ser la clausura de una trilogía que se sostiene de una sola gran película. Del otro lado está The Avengers, un fino homenaje al cine de impresión, una meticulosa carta de amor a los placeres más aguerridos de Whedon. The Avengers triunfa en donde TDKR falla y ofrece un producto lleno de emoción por la pantalla grande y de una confianza de que nada puede fallar mientras el maestro y las lecciones se conozcan tan bien como aquí lo hacen.

12.- Skyfall | Sam Mendez 
Skyfall es una película diseñada para triunfar. Cada detalle está minuciosamente cuidado para convertirse en una grande gran película. Con una narrativa visual que parece descendiente directa de los momentos más oscuros de Christopher Nolan, personajes memorables y el espíritu de un agente que nunca pasa de moda, la película se alza con emoción y elegante disturbio.

11.- Argo | Ben Affleck
Dentro de todo el catálogo de películas que Hollywood exhibió este año, Argo fue la mejor que demostró la cotidianeidad de las películas que Hollywood exhibió esta década. Es una película que se siente tensa hasta el último minuto y trae consigo una modesta pero mordaz crítica al sistema de producción en masa de cine norteamericano. Ben Affleck demostró que su carrera de director es mucho mejor ejecutada que la de actor y con menos películas en su haber. Argo es su mayor triunfo hasta el momento y el verdadero inicio de un camino extenso aún por recorrer.

10.- Seven Psychopaths | Martin McDonagh
Cuando vi Seven Psychopaths el espectador promedio se quejaba en voz alta tachándola de aburrida e incoherente, pero la película no es ninguna de las dos y todavía tiene varias virtudes más. Es una cinta meta por todos los ángulos que se le examine, su desarrollo se lleva a cabo de manera similar a Dungeons & Dragons de Community y se disfruta casi de la misma manera. La carrera de McDonagh encontró el vórtice perfecto para explotar y lo hizo de una forma que no muchos disfrutaron en su momento, pero que pasará a la historia como una película esencial para el entendimiento de lo que vendrá después.

9.- The Raid: Redemption | Gareth Evans
The Raid fue la mejor película de acción que haya visto en mucho tiempo. La que más recuperó el espíritu particular del concepto y lo explota a niveles sobrehumanos. Es una película erótica, en donde en lugar de sexo hay golpes y sangre. En todo el año, fue la película que más emoción pura me causó hasta el último momento de su duración. Al final, la única redención no fue en los personajes, sino en el género más sobrevalorado y pervertido de la industria.

8.- Cosmopolis | David Cronenberg
Dentro de la filmografía de Cronenberg hay muchos saltos y regresos. Cosmopolis es, quizá, su película más divertida en mucho tiempo. Su diversión viene del tratamiento que brinda a la novela original. Sus diálogos perfectos y el reflejo del vacío mundano de la sociedad actual con Robert Pattinson de bandera son factores que la hacen un triunfo constante. Todo lo demás está implícito en el nombre; es David Cronenberg y desde ahí se convirtió en un éxito instantáneo.

7.- Amour | Michael Haneke
Amour no se siente hasta que termina. Se siente cuando los créditos aparecen y el espectador cae en cuenta que ha visto pasar frente a sus ojos una realidad más cruda, porque es más real que cualquier película. El cine de Haneke es experto enfriador de corazones y con Amour congela el propio término. Es una película que demuestra sus bondades y sus peligros; un espejo de futuros probables y una de las cintas más extrañamente placenteras del año.

6.- Moonrise Kingdom | Wes Anderson
La nueva película de Wes Anderson se siente como un homenaje a sus pasiones e influencias, también como una extensión de su delicadeza al momento de filmar. Una pintura pastelada de Pierroth Le Fou que se siente un poco más valiente y arriesgada. Un lienzo ocupado por completo por factores que construyen una obra emblemática. Su mejor desde Rushmore, porque estamos frente al más puro Anderson desde allá; uno que disfruta de los contrastes de su obra y la uniformidad de su construcción. Moonrise Kingdom es lo más dulce y colorido del año, de la mano de uno de los directores consentidos de la conciencia colectiva pop.

5. – The Cabin In The Woods | Drew Goddard
En tiempos en donde la sorpresa es algo que no se encuentra muy seguido, una muy grande se agradece de sobremanera. The Cabin In The Woods es amor puro al arte cinematográfico; es una película que rescata los mejores momentos del género de horror y los convierte en un viaje exótico por terrenos que el mundo pensó que no podía pisar, los conjunta con el resto de las categorías y se convierte en un clásico instantáneo que vuela cabezas y detiene corazones.

4.- Looper | Rian Johnson
Los viajes en el tiempo de Looper fueron lo mejor que la ciencia ficción nos pudo haber entregado hoy en día. La película se basa en una premisa de violencia, redención, peligro y situaciones paralelas que pueden desaparecer en cualquier segundo. Y justo cuando el espectador piensa entenderlo todo, aparece una nueva parte de la ecuación que la vuelve todavía más compleja. Si eso no es memorable para el futuro, no entiendo qué es lo que lo pueda lograr.

3.- Hugo | Martin Scorsese
Hugo es un poema. Una carta de amor al cine, sus sensaciones y presentaciones. En sus líneas describe puntualmente todas las razones por las que una gran pantalla y una historia se convirtieron en uno de los mayores placeres de la humanidad. La historia de Scorsese es contada magníficamente como su propio contexto. Después de verla, el sentimiento principal por el cual el ser humano ve películas es revalidado y el placer por el cine se vuelve necesidad.

2.- Holy Motors | Leos Carax
El cine es un mundo aparte. Un lugar en el que nuestras peores pesadillas o nuestros mejores deseos se pueden hacer realidad. En Holy Motors somos parte de ese mundo, respiramos su aire y sentimos su alma. Holy Motors está viva. Las incoherencias que contiene sirven perfectamente para explorar el lado más humano de sus integrantes, las intenciones de Carax son inciertas hasta que se cae en cuenta que no hay muchas de donde agarrar. Son muchas historias envueltas en una sola, cuyos personajes comparten humanidad a veces maquinal, a veces de ilusión. Todos somos personajes de una película que se está filmando a diario; todos somos los peores actores que el mundo ha conocido.

1.- Beasts Of The Southern Wild | Benh Zeitlin
La película que más me robó el aliento en todo el año fue Beasts Of The Southern Wild y su increíble manera de explorar las reglas de la naturaleza como una constante a las actividades diarias del ser humano y como regulador de su potencialidad. También fue la película más bella en manufactura con la que me encontré. Todos los artilugios que contiene son perfectamente manipulados para que la obra se siente épica e increíblemente bella; como una especie de Tree Of Life coherente,  más como un Takk… que como un Ágætis Byrjun. Es una película cuya belleza se encuentra en el corazón que la sostiene, orgánica y profundamente humana. Escucho el soundtrack mientras redacto esta lista y las explicaciones de su victoria hablan por sí mismas en cada una de sus notas y en memoria, en cada uno de sus cuadros.

Por Joan Escutia (@JoanTDO)

    Related Posts

    Tres insólitas historias de amor en Cannes
    50 películas para el 2019
    ¿Qué estrena la Cartelera?
    Otra mirada a ‘Isla de perros’: Nobleza y democracia canina
    MUBI Presenta: ‘Amour’ de Michael Haneke
    ‘Isla de perros’: La fidelidad del colmillo

    Leave a Reply