‘Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1’: Insurrección y juventud

La última vez que vimos a Katniss (Jennifer Lawrence) apenas había logrado escapar de Los Juegos del Hambre y su Distrito natal había sido borrado del mapa por las fuerzas del Capitolio, bajo órdenes del malvado Presidente Snow (Donald Sutherland relamiéndose el bigote). A pesar de sufrir estrés postraumático, es momento de que nuestra heroína se levante y dé fuerza a la incipiente revolución. Así arranca Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1 (The Hunger Games: Mockingjay – Part 1), tercer entrega de la franquicia young adult más popular del momento. Dos de nuestros colaboradores nos hablan de la cinta:

  • Cuatro horas de película divididas en dos partes, una este año, otra el próximo invierno. ¿Qué pasa con eso? 
Rafael Paz – @pazespa: Una vez vista la película, es obvio que la filmación y decisión de separar el final en dos responde a un fin comercial y nada más. No tienes la franquicia young adult más lucrativa del momento sin exprimirla hasta dejarla seca. Asimismo, llama mi atención el poco uso que Francis Lawrence le da a ese tiempo. Supongo que él y su equipo se alejan poco de lo descrito en los libros al trasladar la historia en pantalla, por eso sorprende el poco desarrollo de personajes. Cada una de las personas que interactúan con Katniss parece estar definida únicamente por su vestimenta. La aparición de la Presidenta Coin (Julianne Moore) es un buen ejemplo. ¿Cómo interesarnos por alguien que no conocemos?
JJ Negrete – @jjnegretec: Obviamente, como señala Rafael, el objetivo es meramente mercadológico. Desde que Harry Potter lo hizo se convirtió en una tendencia deleznable de las franquicias young adult, que a sabiendas de que su producto tiene una fecha de caducidad específica, intentan explotar en la medida de lo posible el material disponible. El problema es que muchas veces esto hace que este tipo de películas sean meramente transitorias y que rompan una continuidad narrativa necesaria. Se puede prescindir de ellas dado que lo que la audiencia quiere ver es la resolución final, lo que da una terrible sensación anticlimática. En Mockingjay no parece haber un interés en los personajes más allá de lo puramente anecdótico, Lawrence no se molesta en afinar y pulir sus ya bidimensionales personajes, generando un discurso amablemente subversivo desde la comodidad del statu quo. Afortunadamente, Lawrence no tiene ni un ápice de la vanidad de Peter Jackson, que hizo del Hobbit un mamotreto más amplio que seis secciones amarillas.

@pazespa: Sin duda lo pudo haber logrado, y el verdadero problema, me parece, es aplazar el conflicto. A pesar de su poco desarrollo de personajes, el director logra hacer una película verdaderamente tensa por momentos que construye expectativas que nunca llegan porque todo lo dejaron para el siguiente año. Lo que nos lleva a…

  • ¿Cuál es el tema central de estas películas?
@jjnegretec: Creo que es eminentemente un discurso de insurrección frente una imagen de autoridad patriarcal senil y fascistoide. La expresion de una individualidad fashionista frente a un rigor homologante y la explotación mediática con todos sus artilugios de manipulación y moldeamiento. El enfoque de las novelas de Collins y los filmes de Marshall y Lawrence parece ser un compendio pesadamente procesado/digerible de una critica social que está muy en boga y que establece un puente con el encono que existe entre los jóvenes frente a figuras de autoridad y poder. Aquí hay un empoderamiento de lo adolescente, que no deja de ser controlado por el mundo adulto, que también construye su discurso. Eso y Jennifer Lawrence, Liam Hemsworth y Josh Hutcherson (all really cute!).
@pazespa: Coincido con Jorge, el tema parece ser la insurrección pero no deja de llamarme al lugar desde que está hecho el llamado. Son películas que aparentan ser mucho más profundas de lo que en realidad son, abordando temas “serios” y poco hablados en el mainstream, aunque dejan una sensación similar a un cardiólogo experto hablando del colesterol con una hamburguesa doble con queso en la mano. Basta pensar en el cuidado diseño de vestuario, aun cuando los retratados son revolucionarios pobres hambrientos o leñadoreshipsterschicks, dignos de un catálogo de American Apparell. Por eso el tema no pasa de ser adolescencia en general. Después de todo, las cintas han manejado un discurso que irremediablemente terminará con Katniss tomando el control de su vida y la revolución –hormonal, también–, el sueño de toda quinceañera.

  • Esta saga, fuera de su impacto económico, ¿podrá llegar a tener el impacto cultural de otras franquicias?

@jjnegretec: Creo que su impacto se medirá a través del tiempo, aunque se sospecho que muchos de los conceptos que maneja se mantendrán vigentes por bastante tiempo. Por otro lado, como pieza cinematográfica, creo que la saga tiene valor nulo y que responde más a una serie de necesidades actuales, ciertamente más inteligente o mejor construida que muchas otras que han querido colgarse de su popularidad (Maze Runner, The Giver, Divergent). Su impacto me parece más efímero y un mero vehículo para el portento que es Jennifer Lawrence, que fue encumbrada por destruir, desde su muy particular trinchera, las nociones de lo que es esperado de una figura mediática, una construccion de lo banal, a la vez distante y terrenal. No se ven asomos de trascendencia real.

@pazespa: Económico, sin duda. Como ya lo ponía Negrete, otras compañías empezaron a buscar historias similares buscando tener su propio fenómeno juvenil, sin alcanzar el mismo éxito. En cuanto a lo cultural, la mayoría de la literatura young adult está hecha con el mismo espíritu de cualquier otro producto desechable: cumplir una función a corto plazo y tener oportunidad de pasar a lo siguiente sin mucho reparo. El cine adaptado de esas letras no puede ser diferente. Sigo sin ver a niños o niñas en la calle vestidos como los personajes de Los Juegos del Hambre, lo que refuerza lo genérico de su propuesta estética, sin importar lo bien hecha que pueda estar. Es un problema similar con todas las cintas sobre adolescentes triunfantes en mundos distópicos, ¿cómo diferenciarlas si todas se ven y tratan de lo mismo?

  • ¿Quién es más cute? ¿Gale o Peeta?

@pazespa: #TeamPeeta

@jjnegretec: Peeta is cute, but Gale is hot.

    Related Posts

    ‘El Planeta de los Simios: La guerra’: Una lucha visceral
    ¿Cómo le fue a ‘Wonderstruck’ en Cannes?
    ‘Carol’ y el precio de una mirada
    ‘Luz de Luna’: Virilidad lunar
    ‘Pasajeros’: El despertar del escape
    Primer tráiler de ‘El planeta de los simios: la guerra’