La nueva fábrica de sueños

Remontémonos a la pasada entrega de los Oscar, el premio más grande que entrega la Academiade Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos, en la categoría de Mejor Película Animada había tres nominados: Toy Story 3 –que también estaba nominada a Mejor Película–, Cómo entrenar a tu dragón El Ilusionista.

Las tres cintas merecían el permio, pero todos los críticos coincidían en el mismo resultado: Toy Story 3.

Fue la cuarta ocasión en fila que Pixar recibe el galardón y la sexta desde quela Academiaabrió la categoría, confirmando el dominio de la casa productora en su campo. La otra histórica productora de filmes animados, Walt Disney, ni siquiera alcanzó a ser nominada.

Nace el sueño

“Cuando yo estaba en la preparatoria leí este libro llamado El Arte de la Animación, de Bob Thomas. Se trata de los estudios Walt Disney y la creación de La Bella Durmiente. Leí eso y me di cuenta -Espera un minuto, ¿La gente realmente vive de hacer animación?”
John Lasseter

Como en todo gran momento de la historia, se necesita un visionario, en este caso el hombre detrás de Pixar es John Lasseter. Y a pesar de lo que muchos podrían pensar, el éxito no le ha nublado el juicio. Todos los días acude a trabajar ataviado con una camisa hawaiana y una sonrisa en la cara.

Lasseter estudió en el Instituto de Artes de California, dónde ganó dos premios gracias a sus cortos de animación Lady and the Lamp (1979) y Nitemare (1980). De ahí comenzó una carrera dentro de la compañía de uno de los más venerados directores de cine: George Lucas.

Dentro de Lucasfilm Ltd, se desempeñó en la Divisiónde Computación, desde donde trató, en vano, de convencer al creador de Star Wars del futuro del cine de animación. Fue rechazado una y otra vez.

Su suerte cambiaría cuando, en 1986, otro gran emprendedor del mundo de las computadoras, Steve Jobs, decidió adquirirla Divisiónde Computación y nombrar a John como Vicepresidente de la nueva corporación: Pixar.

Pero no fue un camino sencillo, al equipo creativo de la recién creada compañía le costó diez años lanzar su primer largometraje, Toy Story, y obtener el reconocimiento del mundo del entretenimiento.

Gracias a ese filme, Lasseter y Pixar obtienen su primer Oscar, en esa ocasión por Logro Especial Cinematográfico (Special Achievement), dando comienzo a una seguidilla de éxitos taquilleros que hoy continúa.

El sueño de miles de dólares

Pixar cuenta con 11 -sin contar Cars 2– largometrajes en su trayectoria Toy StoryBichos: una aventura en miniaturaToy Story 2Monsters IncBuscando a NemoLos IncreíblesCars,RatatouilleWALL-EUp y Toy Story 3. 

Si juntáramos la taquilla de los largometrajes alcanzaríamos una cifra cercana a los 6,650 millones de dólares1,  lo que nos da un promedio 604 millones de dólares para cada una.

Esto que demuestra que Pixar es de las pocas casas productoras que no vieron sus ingresos mermados por la crisis económica del 2008, Toy Story 3 es la cinta animada más taquillera de la historia –superó los mil millones de dólares– y la número cinco de las películas más taquilleras de todos los tiempos2.

Las victorias financieras han permitido que el equipo de Pixar trabaje con holgura, poniendo minuciosa atención en todo el proceso de creación.

Además permitió que, la empresa fue adquirida por Walt Disney, por 7,400 millones de dólares, Lasseter y su equipo no perdieran el control creativo. Esto significa que Disney pone el dinero y Pixar las películas.

Si tomamos en cuenta que Disney dominó el mercado de las películas de animación desde el lanzamiento de Blancanieves y los siete enanitos en 1938, el comprar y permitir tanta libertad es de gran significado. El bache creativo resultó evidente hasta para ellos mismos.

Es necesario remarcar que actualmente el estudio es dirigido por una Junta Directiva, de la que forman parte John Lasseter, Stever Jobs –antiguo CEO–, Michael Eisner –ex CEO de Disney– y Roy E. Disney, actual Director Emérito de Disney.

Así que podemos decir que la otrora fábrica de sueños se ha fusionado con el nuevo taller de fantasías.

Un nuevo paradigma: Toy Story 3

Desde su inauguración, Pixar se convirtió en la casa productora más vanguardista que habitaba en Hollywood, no sólo por su uso de la tecnología, sino por la profundidad de sus historias. Su primer largometraje, Toy Story (1995), demostró que el éxito de una película no residía en sus actores, ni las voces que los interpretaban –que en inglés incluyen a Tom Hanks y Tim Allen–, sino en un guión bien construido y lleno de personajes entrañables.

Pixar tiene una larga historia de hacer pasar cintas para adultos como simples atracciones infantiles. Analizando toda la filmografía de Pixar, podemos comprobar que gustan de verdaderos traumas familiares o individuales: Los Increíbles relata la historia de una familia terriblemente disfuncional  al borde del divorcio, lo que deriva en la ruptura del núcleo más primario de todo ser humano; Buscando a Nemo nos habla de un niño con una severa discapacidad motora y, como si eso no fuera suficiente, tampoco tiene madre, además es separado de su único sostén su padre; Up, plasma el abandono, el maltrato y el olvido –económico y familiar– que sufren la mayoría de las personas de la tercera edad alrededor del mundo, además de que se desenvuelven en una sociedad que por sistema prefiere ignorarlos (si no produces ya no eres necesario);Monsters, Inc. tiene como personaje principal a una niña que vive atemorizada del mundo real, además de que sufre abandono por parte de los padres y que, como única salida, imagina todo un mundo de criaturas que viven en su armario. Ésto es sólo un ejemplo de las historias que son tratadas en los guiones de Pixar, que en todas las cintas derivaban en grandes libretos –exceptuando Cars y Bichos–.

Para la tercera entrega de Toy Story, el comienzo de la cinta adelanta una historia bastante fuerte emocionalmente hablando, pues somos testigos de una de las fantasías de Andy en la cual sus juguetes son los protagonistas; después avanzamos y vemos a Andy a través de la lente de una cámara casera, único lazo con su infancia olvidada, ya que ahora tiene 17 años.

Michael Arndt, guionista de la película, nos ofrece una trama basada en el cambio de vida que tendrá Andy debido a que próximamente dejará su casa y marchará a la universidad.

Obviamente, a esa edad, al muchacho ya no le resultan entretenidos sus juguetes y los tiene arrumbados en un cajónlos que todavía conserva–, los juguetes a su vez pasan sus días ideando formas de cómo llamar su atención.

El hilo conductor está enfocado a todos los adultos jóvenes que vieron la primera parte de la trilogía cuando eran unos infantes y ahora, al igual que Andy, han crecido. Los retos a los que se enfrentan son diferentes, y en algunos casos, iguales a los de Andy, quien tiene que abandonar su hogar para terminar su educación y volverse un adulto productivo.

Es aquí donde entra en juego el subconsciente.

La generación de niños que vio Toy Story está marcada por varios fenómenos sociales: el control de natalidad, lo que deriva en familias nucleares en muchas ocasiones con un sólo niño; el alto índice de divorcios; padres que se ven en la necesidad de trabajar y que encargan a la criatura, en el mejor de los casos, con la abuela o con la tía; todo esto potencia los problemas de abandono y falta de atención en muchos niños.

Así, al ver Toy Story 3, encontramos a toda una generación de niños-adultos que proyectan los problemas de su niñez en los juguetes de Andy. Esta proyección e identificación, hace un puente con el inconsciente y despierta recuerdos reprimidos.

Y durante el transcurso de la película, esto se hace más evidente, desde que nos damos cuenta que la secuencia inicial es sólo una fantasía infantil, hasta que los juguetes son salvados de ser derretidos, por una garra3.

Observamos como Pixar crea un nuevo paradigma para el cine de animación, no necesariamente nuevo internacionalmente –recuerden El Ilusionista–, pero novedoso para el mercado anglosajón, acostumbrado a menospreciar todo el cine de animación.

El uso del subconsciente para atraer a los adultos a las salas de cine y una historia atractiva para todas las edades, es lo que mantiene a estos nuevos artistas del Renacimiento4 a la vanguardia del cine mundial.

Psicología vs Cinefilia

A fin de comprender mejor el fenómeno Pixar, dos profesionales se dan a la tarea de responder algunas preguntas sobre la casa productora.

Maximiliano Torres es crítico de cine del periódico Milenio en Monterrey y es licenciado en Ciencias dela Comunicaciónporla Universidad Autónoma de Nuevo León.

Por su parte, Jorge Javier Negrete, es egresado de la facultad de Psicología dela Universidadde las Américas, y se especializa en análisis fílmico.

Ambos tratan de esclarecer que hace grande a Pixar:

¿Qué distingue a Pixar de otras compañías productoras de películas animadas?
Maximiliano Torres (MT):
 Si bien Pixar es una productora exitosa en términos financieros, creo que, pese a aspirar a lo mismo que todos los estudios de animación (el éxito comercial) , su vocación es más artística y eso se nota en sus historias, el concepto de arte , el nivel de detalle en su animación. El caso de la trilogía de Toy Story es un buen ejemplo de cómo han balanceado el éxito comercial con su visión artística. Su forma de trabajar es la de una comunidad de creativos en constante estímulo que no sólo trabaja por proyectos sino en un entorno de constante investigación y exploración.

Jorge Javier Negrete (JJN): Básicamente el hecho de que no se compromete la calidad del producto con su explotación comercial, es ampliamente conocido el dogma pixarista de “el corazón de la cinta es la historia”. El reconocimiento que hace Pixar, no solo de este proceso sino de cada uno de los detalles de cada cinta, hace que sus trabajos sean increíblemente sofisticados, que cuenten con un consistente subtexto, diversos niveles de lectura, entretenidos y, sobre todo, lucrativos. El valor de Pixar en el mercado actual es mayor al de cualquier otro estudio de animación, incluyendo el cada vez más debilitado Disney. La razón esencial de ese éxito consiste en una ágil manipulación emocional a través de “lo entrañable”. Esta es una característica capital en el desarrollo de la historia pixarista, si el personaje logra crear un vínculo afectivo sólido con el espectador, el mismo generará una respuesta controlada por la emoción hacia el personaje, y por extensión a la obra y todo lo que se desprenda de la misma (mercancía, por ejemplo).

¿Durante décadas Disney dominó el cine de animación, cuáles son las razones por las que PIXAR tomó su lugar?
MT:
 Tal vez Pixar no tomó su lugar, tal vez lo sucedido fue como esas transiciones del cine mudo al cine hablado, en donde nuevas generaciones están más preparadas que otras para ciertos cambios. Pixar existe desde los primeros días de la animación por computadora y si llego a ocupar el lugar de Disney, por decirlo así, es porque llevaba años preparándose para ese cambio histórico. Para darnos una idea de lo “ancestros” que también son, fue creado dentro de Industrial Light and Magic (de George Lucas) como una área que desarrollaba software para gráficos de computación. Uno de los primeros miembros de Pixar fue una leyenda en la animación por computadora, Ed Catmull, a quien los animadores digitales le deben logros esenciales. Catmull fue quien resolvió los retos técnicos de Pixar aunque no es tan reconocido como fundador como John Lasseter o Steve Jobs. A lo que voy es que estos hombres eran tan padres de la animación de sus tiempos como lo fue Walt Disney.

JJN: Primero que nada el auge de la animación digital durante finales de los 90s (y que se posicionaría la década pasada) permitió el auge de Pixar en el cine de animación, además de que Pixar ya estaba bien posicionado en el mercado de animación gracias a los reconocimientos obtenidos con cortos como Knick Knack oLuxo Jr. Aunado al hecho de que Disney acababa de salir de una excelente racha de éxitos de taquilla y crítica (el renacimiento que significó La Sirenita en el 89, que siguió con la nominación y reconocimiento que alcanzó La Bella y la Bestia en el 91 para finalizar con la consolidación de la tendencia posmoderna referencial en Aladino en el 92, que representó para Disney uno de sus más grandes taquillazos, finalizando el eslabón vino El Rey León, época dorada que culmina de manera simbólica con la salida de Jeffrey Katzenberg de Disney). Después de la salida de Katzenberg de los estudios, Disney lanzó Pocahontas con una pobre respuesta (¿Mel Gibson de “güero”?) mientras que Pixar lanzaba (con tremendo escepticismo) Toy Story en 1995. La historia es por todos conocida, después de la castración creativa que representó la salida de Katzenberg, Disney se hizo de Pixar, pero Lasseter consiguió un jugoso trato con Disney, a través del cual, el estudio mantenía libertad creativa (y un alto porcentaje de ingresos) de sus eventuales colaboraciones.

¿Del catalogo de PIXAR, cuál consideras sea su mejor película y por qué?
MT:
 Diría Ratatouille por razones subjetivas. Me gusta. Trata sobre la vocación artística y que diga que un artista puede venir de todas partes. Me gusta que sucede en París, pero no por alguna razón o merito cinematográfico.

JJN: Considero que Brad Bird es por mucho el director más capaz de Pixar, puede dar dimensionalidad y personalidad hasta a una barra de plutonio (esperen, ya lo hizo como consultor creativo de Los Simpsons en el 94), definitivamente un 90% de la obra de Pixar es simplemente sensacional, pero tendría que decir que mi favorita esRatatouille (2007). Los personajes están delineados y dotados de una sutileza psicológica que rara vez se ve en productos de consumo masivo (como lo es el cine de animación), con inspiradísimas secuencias animadas (hasta un pequeño homenaje al pintor Kandisnky), el increíble crítico Anton Ego (llevado a un exquisito paroxismo elitista por Peter O Toole y Germán Robles en Español), el mejor personaje femenino de Pixar (junto a Eva) en Collette, la simbiosis cómica de Lingüini y Remy y el siempre estupendo score de Michael Giacchino, todo aderezado con el cosmopolitismo francés. Fascinante.

¿Del catalogo de PIXAR, cuál consideras sea su peor trabajo y por qué?
MT:
 Los Increíbles. Nunca le hallé lo especial, si bien es la más “oscura” de las cintas de Pixar en tono y argumento, es la que menos recuerdo entre todas. Tal vez por el hecho de tocar el tema de los súper héroes, tan compartido por la producción de cine americana.

JJN: Sin lugar a dudas, y a pesar de tener personajes realmente entrañables, Cars es su proyecto más débil, dado que se trata de un capricho de Lasseter desde que comenzó
Pixar, es notorio lo retrógrado del mensaje de Lasseter en esta cinta, el diseño de los personajes no es el mejor, es un cinta que cuenta con alma pero se ensucia con una
barata y luminosa lámina cubierta de patrocinios y mensajes de vivacidad artificial (como el personaje principal, el Rayo McQueen). La construcción de la historia cae en
muchos lugares comunes, cuenta con los personajes más estúpidos de la mitología pixarista, un horrible score de música country (hártate Billy Ray Cyrus) y un apelativo hipócrita a la humildad y sencillez de la que el pueblo norteamericano carece.
¿El reciente desarrollo de secuelas (Cars 2) y un tercera parte (Toy Story 3) significa que Pixar perdió la originalidad y ahora busca éxito seguro en taquilla?

MT: Sí pero no. Mientras sus secuelas superen a las cintas anteriores eso se mantendrá en debate o duda.

JJN: Es difícil determinarlo. Muy probablemente, debido a la crisis económica, únicamente se está dando luz verde a secuelas, remakes y demás, el hastío de formulas ya probadas (se está trabajando también en un spin off – proyecto nacido como extensión de otro anterior- de Monsters Inc. llamado Monster University y en la secuela deLos Increíbles), Pixar sigue desarrollando proyectos nuevos, pero de modo que puedan financiarlos necesitan de la solvencia económica que representan las secuelas (en especial de un proyecto tan débil, pero muy popular entre los niños como lo es Cars). La originalidad se nutre de la explotación comercial, al menos dentro de Hollywood.

¿La reciente adquisición de Disney podría afectar al equipo creativo de Pixar?
MT:
 Con Pixar, al igual que con otros grandes emporios norteamericanos, sucede algo muy peculiar, su éxito y receta los poseen sus fundadores. Todo está en la cabeza de los líderes y no queda muy claro qué pasará cuando las cabezas ya no estén al mando, es difícil que hereden su visión a alguien más y que obtengan los mismos resultados, alguien que comprenda tan bien el proceso creativo. Cuando genios como Lasseter y Jobs, como creativos, tengan que ceder su lugar por alguna razón, será cuando los verdaderos cambios se comiencen a sentir.

JJN: Es difícil, dado que el equipo creativo desarrolla los proyectos que eligen los ejecutivos de Disney, sin embargo las cada vez mas crecientes demandas del mercado representan un mayor control financiero sobre todos los niveles de producción de la cinta, podremos hacer un juicio más concreto cuando podamos ver Cars 2.

¿Es Pixar sexista?
MT:
 Es un tema para discutirse, no para afirmarse. Si bien todos los protagonistas de sus cintas son hombres, habría que contrastar esto con la cantidad de mujeres protagonistas en el cine que no es animación. Creo que la realidad sería parecida, pocas protagonistas.

JJN: Es una pregunta difícil, no podemos ser parciales al momento de hacer tal aseveración. A pesar de la ausencia de mujeres en cargos importantes (a excepción quizás de Darla K. Anderson, productora ejecutiva de un porcentaje importante de películas Pixar), Pixar es una empresa falocéntrica. El último proyecto que traían entre manos llamado Brave que sería dirigido por una mujer, fue rebautizado como The Bear and the Bow y asignado a un nuevo director. La política laboral de Pixar es “abierta” e “incluyente” pero como expresión de un fenómeno natural en el mundo laboral, Pixar no es la excepción a la máxima falocrática empresarial. En cuanto al contenido de sus cintas, podemos hacer hincapié en la ausencia de personajes femeninos dimensionales (que cubran una función adicional a la de demostrar que el protagonista no es homosexual, la de fungir como atractivo visual o tener relevancia real en el desarrollo de la historia), dentro de estos personajes podemos mencionar el empoderamiento femenino de  Collette en Ratatouille, Elastigirl y Edna Mode en The Incredibles o Eve en WALL-E, pero la diferencia con los personajes masculinos es abrumadora.

 Cars 2: un necesario descalabro

El doceavo filme de Pixar es Cars 2, que narra la continuación de las aventuras del Rayo McQueen y su inseparable amigo Mater. Después de años de éxitos y aclamaciones de la crítica especializada al parecer la casa productora tuvo su primer gran descalabro.

Según datos de http://www.the-numbers.com Cars 2 tuvo una recaudación en taquilla de $400,461,974 millones de dólares, lejos de los resultados obtenidos por Toy Story 3  ($1,064,404,880 de dólares). De hecho, Pixar no había tenido resultados tan magros desde su segundo largometraje Bichos (A Bug’s Life, 1998) que recaudó $363,109,485.

Otro termómetro útil para medir la popularidad del más reciente trabajo de John Lasseter es la página de Internet Rotten Tomatoes, la cual se dedica a retomar las calificaciones que los críticos más importantes de EU le dan a cada filme, además los usuarios del sitio también califican, lo que da un promedio bastante cercano a la realidad.

En Rotten Tomatoes Cars 2 tiene un 38% de aceptación entre los críticos y un 59% entre el público en general, lejos de los resultados obtenidos por Toy Story 3 (99% críticos, 91% público) o inclusive de Bichos (91% críticos, 61% público).

Pero, tal vez estos números no sean tan malos para la casa productora que recién cumplió su primer cuarto de siglo. Inclusive, podríamos decir que era necesario que tropezaran alguna vez.

Nadie es perfecto.

Por Rafael Paz (@pazespa)

1 Sueños y dólares: 25 años de Pixar, El  País  http://www.elpais.com/articulo/cultura/Suenos/dolares/25/anos/Pixar/elpepicul/20110405elpepicul_1/Tes

2 List of highest-grossing films http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_highest-grossing_films

3 Extracto de Toy Story 3: Atacando el subconsciente  http://butacaancha.wordpress.com/2010/11/28/toy-story-3-atacando-el-subconsciente/

4 Where are today’s Leonardos? Toy Story  http://www.guardian.co.uk/artanddesign/jonathanjonesblog/2010/jun/23/pixar-toy-story-leonardo-da-vinci

    Related Posts

    ¿Es todo para el Rayo? Tráiler de ‘Cars 3’
    Vean el primer (y deprimente) tráiler de ‘Cars 3’
    Disney planea mostrar lo nuevo de Star Wars y más en agosto
    ¿Fans de Pixar? Aquí está la historia del estudio
    ‘Intensa mente’: El asombro del sentir
    Vean clips de las cintas en competencia en la ceremonia de apertura de Cannes

    Leave a Reply