DocsMX | ‘Pies ligeros’ y la aridez tautológica

El desierto y la montaña son las fronteras naturales que permitieron a los rarámuris conservar algunos rituales y su cosmología; herencia de los pueblos originarios. En la posmodernidad, los únicos que se acercan a sus comunidades es el narcotráfico y las transnacionales en busca de minerales para explotar. Su aislamiento hace posible su organización social, su idioma y costumbres, pero también los tiene en la pobreza y en condiciones materiales sumamente parcas.

Pies ligeros es un documental del chihuahuense Juan Carlos Núñez que rastrea la historia de los corredores rarámuris de maratones Victoriano Churo y Cirilo Chacarito y su presencia internacional en la década de los noventa.

Los rarámuris son corredores de estirpe. Su cosmología los sitúa como descendientes de Onoruame, quien, desde tiempos míticos, los puso a prueba con los chabochis (hombre blanco) en un competencia: la carrera de la bola. Churo y Chacarito aprendieron de sus padres y sus abuelos en la sierra Tarahuamara; en la aridez y la firmeza de la montaña. Ahí los fue a buscar Richard Fisher en 1993 para inscribirlos en la carrera de las 100 millas de Colorado. Patrocinios endebles, falta de comunicación y aprovechamiento fueron las constantes respuestas a las medallas ganadas.

La ópera prima de Núñez intercala las narraciones herméticas de los corredores con material de archivo que condensa los triunfos y contradicciones en el deporte de alto rendimiento. La sierra, inmensa y hostil es también un personaje en el relato; la fotografía, que está por encima de la construcción del guión y la edición, deletrea la interacción de los rarámuris con la naturaleza y su escasez. Caminar se vuelve el diálogo que parcamente aparece para reafirmar el material de archivo. Largas caminatas entre una casa y otra, horas de convivencia con la arena y las piedras para llegar a bosques que transgreden la llanura.

El director cuenta que fueron cuatro años de rodaje en los que los cansados corredores compartieron sus memorias y su presente. Vivir de lo que se cosecha, para repertirlo cada año. Supeditarse al tiempo, que cuando es bondadoso, permite el maíz y el frijol. ¿Qué se sabe de Churo y Chacarito, sino que son grandes atletas que se desvanecieron en el olvido?

El público, al final de la proyección, reconoce efusivamente el trabajo de debutante Núñez y se deshace en preguntas. Siempre desde nuestra occidentalización, siempre desde nuestra postura amigable, hippie, con las culturas originarias: “¿Cómo puedo ayudar?”, “Soy ignorante pero me pareció espléndido”, “Pobres, no es justo la manera en que terminaron después de tantos triunfos”. Se siguen aplaudiendo todos los trabajos que tengan que ver con “nuestro origen” porque son inherentemente buenos. Sin una posición crítica, sin una articulación experiencial y sin claridad en la fortaleza de lo que se busca o muestra, cualquier intento de comprensión se vuelve una empatía artificial y momentánea.

El trabajo de Núñez no puede desglosar lo que no encontró, lo que no buscó o, en su defecto, todo el material que no está presente en la pantalla, es el que se debe rescatar. Una tautología que va en círculos que se pierde en las lejanías de las caminatas, cuando se pudo encontrar las constelaciones que explicarían el síntoma. Sólo lo inmediato, sólo lo que alcanza a cubrir la vista es lo expuesto. La fortaleza del desierto de diluye en la aridez de la ejecución.

Por Icnitl Y García (@Mariodelacerna)

    Related Posts

    ‘La batalla del volcán’ y la memoria
    DocsMX | ‘Lo mejor que puedes hacer con tu vida’
    DocsMX | ‘El remolino’ y la desmitificación pausada
    DocsMX | ‘Siéntate y mira’: el transcurrir del tiempo
    DocsMX | ‘El poder del cambio. La rebelión energética’ y la transición inteligente
    DocsMX | ‘Rabia blanca’ y la lectura desde la ruina