¿Cómo le fue a ‘Café Society’ en Cannes?

La 69° edición del Festival de Cine de Cannes arrancó. El certamen más conocido del mundo inició sus actividades con la proyección de Café Society, la nueva carta de amor firmada por Woody Allen al cine de los años 30 y 40.

El largometraje causó una recepción similar a la del resto de la filmografía reciente del cineasta, incluso diera la impresión de que las reseñas se repiten y sólo los títulos cambian. Aquí acusando al realizador de cierta repetición.

Varios aseguran que uno de los highlights de la película es la interpretación de Kristen Stewart, quien lleva un par de años intentando salir de la sombra de Crepúsculo, y la fotografía del Vittorio Storaro. A continuación les dejamos algunos de los comentarios.

Diego Batlle, Otros Cines: “El director de Manhattan, Zelig y Annie Hall: Dos extraños amantes apela a su costado más lúdico y romántico para una película que hasta en sus aspectos más despiadados (las miserias de Hollywood, la violencia sádica de los mafiosos o la crueldad de ciertas mentiras) siempre tiene un tono leve y tranquilizador, con una broma siempre lista y unas alegres melodías de jazz de fondo.”

Manu Yáñez, Fotogramas: “Delineada con elegantes planos secuencia y delicados primeros planos, iluminada con poderosos focos y discretas velas, ‘Café Society‘ es un producto 100% Allen. Suya es la voz en off que nos orienta por el elíptico relato; suyo es el Nueva York hacia el que nos conduce la historia, esta vez un Manhattan aristocrático, bohemio y también muy romántico; y son también muy suyos los chistes sobre judíos que aliñan la historia de Bobby y Vonnie. Para rematar el cóctel alleniano, uno de los cuñados del protagonista es un judío comunista con tendencias existencialistas, un personaje que introduce en la película unas pinceladas de reflexión moral.”

Luis Martínez, El Mundo: “Por supuesto, todo en Café Society es de una autoindulgencia que desarma; cada plano discurre por el camino más sencillo, cuando no simple. Y el permanente estado de anticlímax no queda claro si es un gesto de autor o simplemente producto de la vagancia. Privilegios, obviamente, de la edad y de, obviamente también, llamarse Woody Allen.”

Ángel Quintana, Caimán: Cuadernos de Cine: “Para Woody Allen, el trasfondo que esconde la comedia romántica no es otro que la crisis permanente entre aquello que hemos deseado ser y aquello que las circunstancias —o el azar— nos han acabado permitiendo ser…  Quizás porque no es una película sobre lo que se ve sino sobre aquello que la realidad esconde. Allen no teje una comedia de cámara, ni una simple historia triangular, sino que en poco más de hora y media construye un brillante relato en el que los magnates de Hollywood dan paso a los gánsteres de origen judío y el lujo a las pequeñas aspiraciones de la clase media.”

Jessica Kiang, The Playlist: “Las pocas sorpresas que la película nos puede brindar vienen de la cinematografía de Vittorio Storaro que usa siluetas, composiciones gráficas y brillantes close-ups continuamente en una manera que quita el aliento. Pero también vienen de las actuaciones… Pero es Kristen Stewart la verdadera estrella en este firmamento. Sus ojos triste, expersión gutural y un aura arrebatadora de ver hacen de Vonnie algo más que bella; la hacer parecer interesante.”

    Related Posts

    ‘Fantasmas del pasado’: Gasparín wears Prada
    ‘La La Land’: Un paraguas americano en California
    ¿Qué estrena la Cartelera?
    61 Muestra | ‘Café Society’: Monótona variedad
    ‘Miedo profundo’: Mordidas de suspenso
    Ken Loach se lleva la Palma de Oro