‘Star Trek: Sin límites’: La unión hace la fuerza

En Star Trek: Sin límites (Star Trek Beyond, 2016), James T. Kirk (Chris Pine), capitán de la tripulación del Enterprise, vive una etapa de cansancio por hacer el mismo trabajo durante mucho tiempo. No es coincidencia que este tema se toque justo ahora, cuando la franquicia cumple 50 años y esta nueva serie de películas llega a su tercera entrega desde 2009.

Después de una breve pero fallida misión con una peculiar raza alienígena, Kirk se vuelve a enfrentar a la cotidianidad de la nave, misma que vive su tercer año en el espacio exterior. El fin de su etapa como capitán está cerca. ¿Por qué vale la pena continuar explorando el universo si este es infinito? Para Kirk, ésa es la principal duda. Así es cómo Star Trek: Sin límites le dará una “lección”: el Enterprise se dispone a realizar una nueva misión y, consecuentemente, su tripulación es separada después del ataque sorpresa de un misterioso y poderoso villano (Krall, interpretado por Idris Elba).

La estructura de la cinta es similar a la de cualquier serie en la que los protagonistas enfrentan una misión/complicación después de algún tiempo de paz; los temas surgen para responder las dudas de Kirk, cómo se resuelven los conflictos (Justin Lin está aquí para inyectar emoción) y una reflexión en torno a la función de la Federación son, por su parte, elementos de gran interés.

El guión hace énfasis en la fuerza que florece cuando los individuos se unen y, aunque los separa, nunca están solos: Kirk se mantiene con Chekov, Spock con Bones (la dupla que se roba el show), Uhura con Sulu; y Scotty con Jaylah, ésta última es un nuevo personaje que rápidamente se convierte en parte del equipo. La tripulación del Enterprise se basa en el trabajo en equipo. El corazón de Star Trek, como franquicia, está en sus personajes y cómo se relacionan entre ellos, por algo Sin límites está llena de esos momentos, particularmente donde los vemos tratar de entender lo que el otro está viviendo. El filme se disfruta por las personalidades de sus personajes (i.e. Spock y Kirk son poco hábiles para expresar sus sentimientos), mientras que el capitán entiende lo valioso y único que es un equipo como el suyo.

A pesar de eso, ¿cuál es el sentido de llevar a esta familia por todo el espacio sin parar? Inteligentemente, Sin límites le hará experimentar a Kirk y compañía lo que era el universo antes de la Federación. Esta organización surgió precisamente de la noción “la unión hace la fuerza” y su actual objetivo de mantener la paz se hace más claro para el protagonista cuando ve con sus propios ojos a un hombre que se quedó atrapado en el pasado antes de la Federación. En esa época las diferentes razas no conocían otra manera además de la guerra.  

Sin límites funciona para darle frescura al sentir de Kirk respecto al universo y a la valía de la Federación, al tiempo que nos reafirma que las interminables y episódicas aventuras del Enterprise pueden seguir siendo tan disfrutables como imaginativas. ¿O alguien pensó en el uso de una nave retro y una canción clásica de los Beastie Boys para salvar el día?

Por Eric Ortiz (@ElMachoBionico)

    Related Posts

    ‘Mujer Maravilla’: Más convencional que maravillosa
    ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’: Marvel lo hace de nuevo
    ‘Enemigo de todos’: Venganza contra el sistema
    Primer avance de ‘Guardianes de la Galaxia Vol. 2’
    ¿Qué estrena la Cartelera?
    Tiempo de amazonas: tráiler de ‘Mujer Maravilla’