‘[REC]3 Génesis’: Olvidando los antecedentes

Es el día con el que Clara había soñado desde que conoció a Koldo. Es el día en que finalmente unirán sus vidas en sagrado matrimonio, después de un noviazgo soñado. Todo está listo para que los recien casados, sus amigos y familiares festejen la unión de los dos enamorados. Sin embargo, no todo sería felicidad, ya que en el paroxismo del guateque el tío Víctor comienza a sentirse desmejorado y de la nada comienza a atacar a los invitados conviertiendo la fiesta en una incontenible orgía de sangre.

[REC] (2007) es una de los mejores películas sobre “videos encontrados”. Significó un hito del cine independiente y contó con gran aceptación de la audiencia alrededor del mundo, fue tal la magnitud de su éxito que la versión americana no se hizo esperar, Quarantine (2008). Así que la secuela, [REC]2 (2009) lucía como una decisión bastante obvia e inminente.

En su primera parte [REC] funcionaba por que los hechos estaban retratados de manera casí espontanea, sin explicaciones de ningun tipo, tal como la vida misma. Además de contar con un grupo de personajes que resultaban empáticos. Sus creadores, Jaume Balagueró y Paco Plaza, hicieron caso a los ruegos del respetable que pedían –casí exigían– explicaciones, y de esa forma nació [REC]2.

Al tratar de dar explicaciones a lo que sucedía dentro del edificio, terminaban por aniquilar toda esencia de arbitrariedad, dando al traste lo logrado en la cinta del 2007. La mayoría de las soluciones rayaban en lo ríduculo, por ejemplo las cárceles de luz o el párasito demoniaco, sin importar esto, se recaudó lo suficiente como para intentarlo una vez más.

Paco Plaza es el encargado de [REC]3 Génesis ya que Balagueró se bajó del barco. Se nota que Plaza es consciente de la moda que ronda el cine de horror y sus cintas de documental falso o metraje encontrado y que en parte él ayudó a construir, así que manda todo a la chingada –la expresión, no el rancho– y comienza de nuevo olvidándose de aquello del found footage, siendo ése el único Génesis posible dentro del filme. La decisión de Plaza no pudo ser más adecuada.

[REC]3 tiene poco que la una con sus antecesoras, un perro enfermo y un vistazo a un televisor son todos los nexos que hay, así que estamos ante lo que podríamos llamar un zombie flick clásico. Me explico: hay un grupo de personas que, por circunstancias ajenas a ellos, se ven rodeados por muertos vivientes –en este caso poseídos– y tienen que pelear por mantenerse con vida, mientras litros de sangre y tripas en abundancia ocupan la pantalla sin mayores explicaciones sobre el virús que los ataca, además personajes que parecen clave morirán en algún momento y aquellos intrascendentes cobran relevancia. Justo como lo planteó George A. Romero en varios de sus largometrajes, el trasfondo político-social depende de cada cineasta.

El director y su co guionista, Luiso Berdejo, logran una película altamente entretenida para aquellos amantes del gore, con buenos homenajes a clásicos del género –Braindead y Evil Dead, son los más obvios– y aderazada por algunos de los mejores gags que haya visto a últimas fechas, John Esponja merece de menos un corto para él solo. Aquellos que esperaban más explicaciones sobre los poseídos o que no gustan del líquido rojo que salpica la pantalla saldrán decepcionados. Hacer un buen zombie flick es complicado, más ahora que los muertos vivientes gozan de buena popularidad a nivel mundial. Inclusive las dos últimas entregas de Romero, Diary of the Dead (2007) y Survival of the Dead (2009), han quedado a deber. Hay que reconocer que Paco Plaza lo ejecuta con solvencia y sin complicaciones.

Está claro que aquellos fanáticos que esperaban explicaciones terminaran frustrados. Coincido con los que argumentan que esta película en particular no debió llevar por nombre [REC], pero eso no demerita el valor de Plaza y sus compañeros de producción mostrado para darle un giro a su franquicia –que dicho, sea de paso, tiene mejor calidad que cualquier entrega de Resident Evil–, conservar el nombre es un atrevimiento meramente comercial.

Así que olviden el título en la marquesina o lo que aprendieron de la niña Medeiros y su párasito intestinal, inclinen la butaca para apreciar ese líquido de color rojo intenso, pidan unas palomitas y prepárense para divertirse un buen rato.

Por Rafael Paz (@pazespa)

    Related Posts

    ‘Verónica’, un cliché bien contado
    ¿Qué estrena la Cartelera?
    Trailer de ‘[REC] 4: Apocalipsis’

    Leave a Reply