‘Melancolía’: El fin del mundo en versión cine de arte

Generalmente es el cine hollywoodense el que nos llena de superproducciones sobre desastres, miles de efectos especiales y cientos de extras inundan la pantalla –unas veces de manera más literal que otras– para que el público sienta, aunque sea en la comodidad de una butaca, cómo sería el fin del mundo. Pero parece que hay un autor danés que tiene algo qué decir al respecto.

Lars von Trier es un director controvertido y se podría decir que disfruta serlo. La mayoría de sus presentaciones en público levantan pasiones gracias a sus declaraciones, por ejemplo durante la proyección de Anticristo (Antichrist, 2009) en Cannes aseguró ser el mejor director del cine del mundo. Por lo tanto, no es de extrañarse que traslade dicho sentir a sus películas.

Al igual que Anticristo, Melancolía (Melancholia, 2011) comienza con una larga escena en cámara lenta y preciosismo bastante artificial –si fuera David Fincher diríamos que es un eco a su experiencia como director de videoclips–, como si fuera una serie de fotografías de David LaChapelle. Somos espectadores del momento en que un planeta, llamado precisamente Melancolía, choca con la Tierra y la destruye.

Después la cinta se divide en dos episodios. El primero consiste en la boda de Justine (Kirsten Dunst), donde la vemos mutar de una radiante felicidad a un egoísmo entrenado a través de los años, es el tipo de persona por la que el mundo está a punto de irse al carajo; hacía el final Justine descubre en el cielo a Melancolía. El segundo nos cuenta la crisis de nervios por la que atraviesa Claire (Charlotte Gainsbourg), hermana de la recién casada, ante la inminente colisión de mundos, cosa que su marido (Kiefer Sutherland), el científico, niega basado en los datos que la ciencia le provee.

Si Lars von Trier fuera la mitad del cineasta que cree ser evitaría tachar su más reciente trabajo como pretencioso, pero no es el caso. O como algunas personas en la sala hubiera aplaudido al terminar la función. El tema en Melancolía es las mierdas que somos como personas y para que lo entendamos Von Trier construye una galería de personajes detestables. Como las dos protagonistas o sus parientes: la madre controladora e impositiva (Charlotte Rampling), el padre abandonador (John Hurt), el jefe que sólo piensa en su beneficio (Stellan Skarsgård), etc. Quizá las únicas excepciones sean el esposo de Justine (Alexander Skarsgård) y el hijo de Claire (Cameron Spurr), quienes con ingenuidad infantil confían en las personas equivocadas.

Asimismo, hay un pequeño momento en que el director danés deja a la ciencia muy mal parada. John, el papel de Kiefer Sutherland, cree en aquello que los números le dicen, a final de cuentas, la ciencia le ha dado todo, pero lo suyo termina siendo un acto de fe y al notar que se ha equivocado su cobardía se hace presente.

Kristen Dunst obtuvo el premio a Mejor Actriz en el Festival de Cannes gracias a su trabajo, el cual es merecido y se vio opacado por unas polémicas declaraciones del cineasta en referencia al nazismo, un caso clásico de dije-eso-pero-en-realidad-quise-decir-esto. Sacar lo mejor de sus protagonistas es una constante en el trabajo del fundador del Dogma 95, recordemos a Nicole Kidman en Dogville (2003) y a Björk en Bailando en la oscuridad (Dancer in the dark, 2000).

Es una lástima que von Trier esté más ocupado en demostrarle al mundo que es un gran artista y que dicha pretensión arruine los buenos momentos logrados durante Melancolía, además de que los estatutos del Dogma 95 están olvidados o perdidos o fueron meros “baños de pureza”, como dice Leonardo García Tsao.

Disculpen ustedes si no aplaudo.

Por Rafael Paz (@pazespa) publicado en El Financiero.

 

    Related Posts

    ‘Aquaman’ y los mares de la saturación
    Lars, el constructor, y ‘La casa de Jack’
    Cannes 2018 | Día 8: Tiempos polémicos
    ‘Big Little Lies’: Feminismo de ocasión
    ‘El seductor’ y los conflictos del deseo
    Cannes, día 7: La gentil brutalidad

    1 Response

    1. Pingback : ¿Qué estrena la Cartelera? : Butaca Ancha

    Leave a Reply