¿Cómo le fue a ‘Our Little Sister’ en Cannes?

De tal padre, tal hijo (Soshite chichi ni naru) fue una de nuestras películas favoritas del 2013, así que el nuevo proyecto de Hirokazu Kore-eda nos tiene entusiasmados. Our Little Sister (Umimachi Diary, 2015) fue una de las primeras películas de la Selección Oficial en proyectarse en la presente edición del Festival de Cannes.

Las primeras críticas apuntan a un trabajo en la misma línea de las cintas más recientes del realizador japonés, donde los problemas de familia son explorados con delicadeza y con giros sutiles. A continuación el resumen de las primeras reacciones:

Jessica Kiang, The Playlist: “Pero en la ausencia de agobio y grano en la película, esto comienza a sentirse casi puritano, como si Kore-eda estuviera constantemente alejandro nuestros ojos de cualquier suciedad o salacidad de la vida, constantemente jalando la película poco a poco hacía abajo hasta llevar debajo de las rodillas. Él nunca ha sido un cineasta lucidor, pero la asexual delicadeza de Our Little Sister empieza a sentirse más removida de la realidad de lo usual para este inusual nostálgico realizador.”

Diego Lerer, Micropsia: “Delicada, anecdótica, bella, un tanto larga para una historia que no tiene un eje/conflicto fuerte en lo narrativo, es un regreso de Kore-eda a ese cine de cuidadas emociones en el que los choques generacionales en el seno de una familia afectan a los espectadores de manera sutil, pero dejando una sensación de melancolía que lo acerca al cine de Yasujiro Ozu. Si bien no llega a su maestría y su control de la puesta en escena, esta historia del choque entre el deseo personal y las obligaciones familiares está muy en la senda del gran maestro del cine japonés.”

Carlos Boyero, El País: “Curiosamente, en esta historia que habla del calor familiar, de la necesidad de construir un refugio afectivo y sólido para evitar el frío del mundo exterior, las hermanas no se abrazan, no se besan, no se tocan ni una sola vez. Imagino que la relación familiar en la cultura japonesa evita el contacto físico. Pero la sutileza de este director para describir sensaciones y sentimientos, lo que se expresa y lo que se calla, las emociones con matices, sigue siendo primorosa. No ocurren grandes cosas y en el montaje podía haber abreviado algunas situaciones repetitivas, pero su atmósfera y su capacidad de sugerencia son envolventes.”

Leslie Felperin, THR: “Our Little Sister ciertamente marca un cambio del cargado melodrama de unos niños intercambiados de su trabajo más reciente, De tal padre, tal hijo, pero se siente inefablemente ligera aun cuando resulta un placer pasar tiempo en la compañía de estas tres agradables mujeres… Pero placentero como es, no es lo suficientemente interesante para sostener la película que fácilmente pudo durar una hora y media menos.”

Peter Bradshaw, The Guardian: “Sin embargo hay tanto estilo al componer aquí. Nada es destacado demasiado, las voces no se alzan mucho, incluso en momentos de estrés; nada en el drama o la dirección es intenso, aun así se acumula poder, como un crescendo en música de cámara. Hay unos sutiles toques preciosos: como cuando Suzu viaja extasiada en la parte trasera de una bicicleta, volteando su rostro al sol: Kore-eda valientemente mantiene la toma en ella hasta que nosotros también sentimos la calidez.”

    Related Posts

    La verdad: Mamita, querida
    Asuntos de familia en el 8º Los Cabos
    50 películas para el 2019
    Cannes 2018 | Día 7: De familias y política postiza
    Previo Cannes 2018: La sacudida autoral
    ¿Qué estrena la Cartelera?