¿Quién ganará la Palma de Oro en el Festival de Cannes?

Durante dos semanas en mayo, como obliga la costumbre, la costa francesa recibe a lo más selecto de la cinematografía mundial en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Cannes. El certamen de este año se engalana con una programación que va desde monstruos sagrados, como Roman Polanski o Michael Haneke, hasta las más recientes adiciones al panteón cinematográfico, como Yorgos Lanthimos (La langosta, 2015), pasando por la popularidad de Sofia Coppola o Alejandro González Iñárritu con un híper pomposo proyecto de realidad virtual; así como la inclusión de series de televisión (Jane Campion y David Lynch) y un “mayor” número de participación de cineastas femeninas.

Este año estaremos reportando directo desde Cannes lo más significativo alrededor del festival, que este año llega a su edición número 70, con pompas y celebraciones más sobrias que alegres ante el sombrío entorno mundial. Veremos cómo las películas seleccionadas arman este año un mosaico que refleje las ansiedades de un mundo al borde del cataclismo total. Aquí un breve análisis de la competencia oficial y la especulación sobre su lugar en el palmarés:

  • Aus dem Nichts de Fatih Akin

¿Cómo llega a Cannes?

Tras diez años de ausencia en la Competencia Oficial, el cineasta turco Fatih Akin vuelve por segunda ocasión a la Croisette a sentarse en la mesa de los adultos –se llevó el premio a mejor guión con Auf anderen seite (2007)–, con Aus dem nichts: en la que la bella Diane Kruger se encuentra envuelta en medio del caos después de una explosión en una comunidad germano-turca en Hamburgo.

Filmfestival-Cannes-Kinofilm-Aus-Dem-Nichts

¿Sus probabilidades?

Akin no ha tenido una filmografía sólida después de su debut en Cannes en el 2007 y ha dado tumbos en esfuerzos recientes. Sin embargo, tiene a su favor el factor político, lo cual podría beneficiarle para hacerse de algún premio del Jurado. De momento, muy probablemente, se conformará con participar.

  • The Meyerowitz Stories de Noah Baumbach

¿Cómo llega a Cannes?

Sorprendentemente esta es la primera vez que el cineasta estadunidense Noah Baumbach participa en Cannes, a pesar de ser un cineasta de talla que ha presentado trabajos en Venecia y Toronto. Dueño de un estilo que bebe de la sofisticada verborrea de las comedias de Hawks, Lubitsch y Capra, mezcladas con la sombría sensibilidad de Hal Ashby, Baumbach presenta The Meyerowitz Stories en la que Dustin Hoffman intepreta a un amargo escritor que dejará un importante legado a sus hijos, interpretados por Ben Stiller y Adam Sandler.

¿Sus probabilidades?

Esta es la primera de dos películas de Netflix en la selección oficial y, con este jurado en particular, podría aspirar a los premios de guión y actuación, sería particularmente lindo ver a Adam Sandler condecorado con una Palma por actuación masculina. Se lo merece desde Un papá genial (1998).

  • Okja de Bong Joon-Ho

¿Cómo llega a Cannes?

Después de haber presentado Madre (2008) en la sección de Un certain regard, el inventivo cineasta coreano Bong Joon-Ho, que viene de la abigarrada sátira alegórica de Snowpiercer, parece seguir un estilo similar en Okja: donde el monstruoso amigo de una niña coreana es perseguido por una enorme corporación dirigida por la terroríficamente amable Lucy Mirando (Tilda Swinton). El elenco lo completan Seo Hyun Ahn, Jake Gyllenhall, Giancarlo Esposito, Paul Dano, Lily Collins y la gran Shirley Henderson.

¿Sus probabilidades?

La segunda producción de Netflix en Competencia Oficial no parece ser candidata a premios importantes si el estilo y tono es similar a Snowpiercer, a pesar del gusto de Almodóvar por la saturación, no parece ser fan del cine de género y su jurado aún menos.

  • 120 battements per minute de Robin Campillo

¿Cómo llega a Cannes?

Aunque es mejor conocido en su faceta como guionista de las películas de Laurent Cantet, Campillo es un agudo cineasta que cuenta en su haber con piezas tan finas como Eastern Boys (2013) o la fantástica serie televisiva Les revenants (2004), por lo que su debut en la competencia oficial no es ninguna sorpresa. Para 120 battements per minute, Campillo lleva a la pantalla la historia del movimiento activista ACT UP, conformado por pacientes con VIH en la Francia de la década de los 90. Estelarizan Adele Haenel (la doctora detective de La fille inconnu de los Dardenne), Yves Heck y Nahuel Perez Biscayart.

¿Sus probabilidades?

Quienes la han visto aseguran que es la carta fuerte de la delegación francesa y, dada la temática y la sensibilidad tan particular que Campillo ha demostrado, muy seguramente la veremos figurar dentro del palmarés, cuando menos con un Premio del Jurado. Será contendiente a la Palma.

  • The Beguiled de Sofia Coppola

¿Cómo llega a Cannes?

Con su segunda participación por la Palma y su tercera vez en Cannes, Sofia Coppola permanece merodeando la psique femenina, ahora con una adaptación de la novela The Beguiled, de Thomas Cullinan, en la que durante la Guerra Civil de Estados Unidos, un soldado herido (Colin Farrel) llega a buscar alojo a una escuela de mujeres en Virginia, dirigida por Martha Fansworth (Nicole Kidman). Otras alumnas incluyen a Kirsten Dunst y Elle Fanning. El reto será superar la fastuosamente sucia adaptación fílmica del gran Don Siegel estrenada 1971.

¿Sus probabilidades?

Seguramente la película será del gusto de Almodóvar y gran parte de su jurado, por lo que alguno de los premios seguramente está sobre la mesa. Se antojan posibles el Premio de Dirección, Premio del Jurado o la tan debida palma de actuación a Nicole Kidman, después de Dogville (2004) y The Paperboy (2012).

  • Rodin de Jacques Doillon

¿Cómo llega a Cannes?

Uno de los cineastas franceses que mayor tiempo ha permanecido a la sombra de nombres con más lustre, Doillon regresa por tercera ocasión a la Croisette, su último paseo playero data de 1984 por La pirate. El cineasta galo es un sensiblemente mordaz observador de la conducta humana en las facetas más ambiguas de su comportamiento, muestra de ello son trabajos como La drolesse (1979), Ponette (1996) o Mes seances de lutte (2013), provocador análisis de las relaciones de pareja. Ahora nos presenta el tórrido romance de Camille Claudel y el mítico escultor Auguste Rodin, interpretado por el gran Vincent Lindon.

¿Sus probabilidades?

El estilo de Doillon suele ser hermético y frío, tanto formal como narrativamente, por lo que auguramos que sus posibilidades se reduzcan a premiar a Vincent Lindon, cosa, quizá, menos probable, dado que ya obtuvo tal premio por La loi du marche en el 2015.

  • Happy End de Michael Haneke

¿Cómo llega a Cannes?

Haneke es el cineasta vivo más celebrado en la historia del festival, junto a Ken Loach, quien ya igualó la proeza de conseguir dos Palmas de Oro apenas el año pasado. Por séptima ocasión, Haneke regresa a la Competencia Oficial después de alzarse con el premio gordo en su última participación –Amour (2012)–, esta vez con Happy End abordará la actual problemática de los migrantes en Europa desde el punto de vista de una acomodada familia europea estelarizada por Isabelle Huppert, Toby Jones, Mathieu Kassovitz y el enorme Jean Louis Trintignant.

¿Sus probabilidades?

Una de las grandes favoritas, simplemente por la atención que Haneke logra atraer internacionalmente, bien podría conseguir la tercera Palma consecutiva, aunque, quizás, este jurado en particular se decante por algo más colorido, fastuoso, aunque si es tan “político” como el del año pasado… Haneke trae carro completo, como buen priista.

  • Wonderstruck de Todd Haynes

¿Cómo llega a Cannes?

Después de recibir unánime aclamo por su impecable Carol hace un par de años, Todd Haynes regresa por tercera ocasión a la Competencia de Cannes con Wonderstruck, adaptación del libro homónimo de Brian Selznick (autor de La invención de Hugo Cabret), que narra las historias separadas por 50 años de dos niños que buscan una misteriosa conexión. Estelarizan Michelle Williams, Julianne Moore, Amy Hargreaves, Oakes Fegley y el extraordinario actor de carácter Tom Noonan.

¿Sus probabilidades?

Tomando en cuenta los antecedentes de Haynes, el atractivo “familiar” de la historia y el ecléctico jurado, con el esteta Almodóvar a la cabeza, ésta muy probablemente será la película a vencer. Haynes no se irá a casa con las manitas vacías.

  • Redoubtable de Michel Hazanavicius

¿Cómo llega a Cannes?

El más odiado que amado cineasta francés Michel Hazanicius regresa a la Competencia Oficial por tercera ocasión –después del ambicioso desastre que representó The Search (2014)–, para tocar a una de las vacas sagradas de la cinefilia internacional: Jean-Luc Godard. En Redoubtable, veremos a un joven Godard, interpretado por Louis Garrel, en pleno mayo del 68 cuando comienza su romance con la poderosa actriz Anne Wiazemsky (Stacey Martin).

¿Sus probabilidades?

Hazanavicius ha dicho que la película es una comedia (¡sacrébleu!) lo que nos lleva a pensar que esta película probablemente este más en la línea de The Artist, cosa que podría jugar de manera imprevisible con el jurado. De momento, su única posibilidad seria es Garrel por el premio de actuación masculina.

  • Geu-Hu de Hong Sang-Soo

¿Cómo llega a Cannes?

El gran maestro sudcoreano Hong Sang-Soo regresa a Cannes por octava ocasión y cuarta en Competencia Oficial con Geu Hu –o El día después– de la que todavía no se tienen detalles pero que sabemos estelariza la carismática Min hee Kim, la protagonista de ese bello juego de repetición que fue Justo ahora, mal entonces (2015). Lo que podemos saber con seguridad es que habrá cantidades industriales de soju, charlas sobre cine y juegos metafísicos del más alto orden.

¿Sus probabilidades?

Muchos creían que Sang So estaría en la competencia con La camera de Claire, película rodada clandestinamente en la edición anterior del Festival de Cannes con Isabelle Huppert, afortunadamente la película se proyectará fuera de competencia. En cuanto a sus posibilidades, Sang-Soo nunca se ha colgado un premio en Cannes y se antoja improbable que Will Smith o Paolo Sorrentino conecten con el peculiar estilo del cineasta, quien ya ha conquistado premios en Locarno y Berlín. Si cae un premio podría ser por en la categoría de guión.

  • Hikari de Naomi Kawase

¿Cómo llega a Cannes?

Año con año, una de las preguntas que la cinefilia internacional se hace tiene que ver con los méritos de Naomi Kawase para estar, sin falta, en la Selección Oficial de Cannes. Acusada de intrascendente, repetitiva o simplemente mediocre, lo cierto es que la cineasta nipona suma con ésta su séptima aparición en la Croisette y su quinta en competencia oficial. Ahora con Hikari, en la que una mujer que adapta películas para personas con problemas de vista que se enamora de un fotógrafo que está perdiendo la vista.

¿Sus probabilidades?

Todo dependerá de la recepción de la película, pero el estilo meloso de Kawase se antoja como repelente a este jurado en particular, por lo que pensamos que se irá a casa con las manitas vacías aunque haciendo una bonita y muy diplomática reverencia.

  • The Killing of a Sacred Deer de Yorgos Lanthimos

¿Cómo llega a Cannes?

Con su segunda participación en competencia y la tercera en general, el cineasta griego Yorgos Lanthimos llega con el peso de rebasar lo logrado con la hilarante y aguda distopia de La langosta (2015), que le diera el premio del Jurado ese año. Ahora regresa con un equipazo que incluye a Eurípides y Colin Farrel para The Killing of a Sacred Deer en la que un exitoso cirujano verá su vida alterada al ayudar a un adolescente cuya conducta se vuelve cada vez más siniestra. Se suman Nicole Kidman, Bill Camp y la inolvidable Cher de Despistada y Batichica, Alicia Silverstone.

DeerYorgos

¿Sus probabilidades?

Si Lanthimos logra, por lo menos, mantener el nivel conseguido en La langosta, se verá favorecido con el gusto del jurado de Almodóvar. Una de las contendientes más claras a la Palma de Oro o alguno de los premios del Jurado.

  • A gentle creature de Sergei Loznitsa

¿Cómo llega a Cannes?

El gran cineasta ucraniano Sergei Loznitsa vuelve a los terrenos de la ficción después de V Tumane (2012) y por tercera ocasión a la Competencia Oficial con una adaptación de una obra de Dostoievski, adaptada previamente por el enorme Robert Bresson en 1969 (Une femme douce). En A gentle creature, Loznitsa presenta la historia de una mujer que se enfrenta al sistema penitenciario para poder entregarle un paquete a su esposo.

A119C004_160816_R1O4.00435893-retouche-e1486632756598

¿Sus probabilidades?

Loznitsa es un cineasta “difícil”, pero muy probablemente se verá favorecido por la narrativa “individiuo vs. Sistema” que le dio la Palma a Yo, Daniel Blake el año pasado, además de que el ucraniano es un sofisticado humanista y no un hábil oportunista como Loach. Sin embargo, su carta fuerte es el premio de actuación femenina.

  • Jupiter holdja de Kornel Mundruczó

¿Cómo llega a Cannes?

Invitado por quinta ocasión a Cannes y tercera en la Competencia Oficial, el cineasta húngaro Kornel Mundruczó ganó mayor reconocimiento entre la audiencia internacional por el moderado éxito alcanzado por la profundamente irregular Feher Isten (2014), que le valió el premio principal de Un Certain Regard. Para su nueva película, Mundruczó también tocará la problemática de los migrantes desde una óptica fantástica con una historia sobre un niño que levita y un médico con un complejo dilema moral.

mundruczo_jupiter_holdja_foto_proton_cinema_rev_marcell

¿Sus probabilidades?

Con un jurado con un gusto por el barroco visual y narrativo (Sorrentino, Chan-Wook), abordar una problemática vigente desde un ángulo diferente podría beneficiar ampliamente a Mundruczó que muy probablemente este apuntando a premios del Jurado o el de Dirección.

  • The Square de Ruben Östlund

¿Cómo llega a Cannes?

Después de tres participaciones exitosas en la sección de Un Certain Regard, el cineasta sueco Ruben Östlund se “gradua” a la competencia oficial, después del éxito internacional de su mordaz visión de la familia en Fuerza Mayor (2014), con su primera producción internacional en la que Dominic West interpreta a un artista que muestra su nuevo trabajo: una provocadora instalación que habla sobre el altruismo. Complementan el reparto Elisabeth Moss y Terry Notary.

ruben-ostlund

¿Sus probabilidades?

Östlund llega como uno de los favoritos a cimentar su lugar entre los autores más importantes de la cinematografía mundial, de la misma forma que Lanthimos lo hizo con La langosta, por lo que su visión seguramente encontrará los favores del jurado, que muy probablemente le otorgue alguno de los premios secundarios o, en una de esas, la cotizada Palma de Oro.

  • L’ amant double de François Ozon

¿Cómo llega a Cannes?

A pesar de ser uno de los cineastas franceses con mayor trayectoria y reconocimiento internacional de la actualidad, ésta apenas será la tercera ocasión que Ozon competirá por la Palma de Oro sin haber arañado ni un premio en sus anteriores intentos. Un elegante narrador y amante del pastiche, Ozon presenta este año L’ amant double en la que Chloe (Marine Vacht) se enamora de su psicoanalista (Jeremie Renier) y se va a vivir con él, pero poco después descubre cosas oscuras sobre su nueva pareja.

¿Sus probabilidades?

Considerando que el presidente del jurado es más que afin al pastiche hitchcockiano, esta podría ser la primera ocasión en la que el prolifico Ozon pueda llevarse un premio en Cannes. La Palma se ve remota, pero cuando menos el premio de guión esta dentro de lo posible.

  • You Were Never Really Here de Lynne Ramsay

¿Cómo llega a Cannes?

Lynne Ramsay se colgó un éxito con su perturbadora Necesitamos hablar de Kevin (2011), su primera incursión dentro de la Competencia Oficial que desafortunadamente no se hizo de ningún galardón. Para este año, después de la frustrante experiencia de Jane Got a Gun, Ramsay hace equipo con el intenso histrión Joaquin Phoenix en You were never really here, donde el actor interpreta a un veterano de guerra que comienza a rescatar jovencitas del comercio sexual. Suena a una modernización del clásico Taxi Driver (1976)…

3850230

¿Sus probabilidades?

…y como aquella, ésta es la película de la que se tiene menos fe antes de la competencia, con algunos temerarios diciendo que ésta, al igual que el clásico de Scorsese, será abucheada en su presentación. Hasta no ver, nos mantendremos escépticos, pero el talento detrás y delante garantiza una cruda experiencia cuya apuesta más fuerte es, sin duda, el premio de actuación masculina para Phoenix.

  • Good Time de los Hermanos Safdie

¿Cómo llega a Cannes?

En su segunda participación en Cannes, los Hermanos Safdie son otros de los “promovidos” a la competencia oficial con Good Time, en la que Robert Pattinson interpreta a un ladrón de bancos que encuentra sumamente dificil mantenerse oculto de quien lo persigue. Los Safdie se han caracterizado por un estilo crudo pero sofisticado y enfocado en los sectores marginales de la sociedad de Estados Unidos, ésta parece no ser la excepción. Quienes la han visto la describen como algo cercano a las películas más recientes de Harmony Korine (Spring Breakers, 2012).

good-time-robert-pattinson

¿Sus probabilidades?

Otra de las apuestas al aire, los Safdie podrían verse beneficiados si tocan una fibra sensible de los Estados Unidos de Trump, tema de innegable peso coyuntural. Jessica Chastain y el Príncipe de Bel Air podrían apoyarla en la deliberación final.

  • Loveless de Andrei Zvyagitnzev

¿Cómo llega a Cannes?

Quizás el cineasta ruso más importante de su generación, junto al finado Alexei Balabanov y Aleksey German Jr., Andrei Zvyagintzev es un consentidazo de Cannes con su cuarta participación y la tercera en Competencia Oficial, habiendo obtenido el premio al mejor guion con su notable Leviatán. En su nueva película, Loveless, el cineasta ruso regresa al terreno de los cuadros familiares, abodardos en la gran Elena (2011), con la historia de una pareja al borde del divorcio cuyo hijo desaparece en medio de una amarga pelea.

¿Sus probabilidades?

Otro de los favoritos para alzarse con la Palma de Oro, el cine de Zvyagintzev suele ser contundente y esta historia, aunque aparentemente más modesta en ambiciones narrativas que Leviatán, apunta a figurar dentro del palmarés.

    Related Posts

    63 Muestra | ‘The Square’ y ‘Hombre: el performance’
    Diarios del FICM – Arte y oficio
    Diarios del FICM – Remate de Best-Sellers
    Diarios del FICM – Geometría para cinéfilos
    Diarios del FICM – Cancionero fílmico
    Diarios del FICM – Días de furia