19° Semana de Cine Alemán: Mi final. Tu comienzo

La programación de la décima novena Semana de Cine Alemán arrancó con la presentación en línea de la película Mi final. Tu comienzo (Mein Ende. Dein Anfang, 2019), el primer largometraje de la realizadora Mariko Minoguchi, donde una serie de azarosas circunstancias unen el destino de Nora (Saskia Rosendahl) y Natan (Edin Hasanovic).

La vida de Nora parece marchar bien, su novio Aron (Julius Feldmeier) es un académico con un futuro brillante que la ama con total entrega y se empeña en decirle continuamente que en la vida no hay accidentes, el universo tiene todo planeado. Una fatal ida al banco llena de dolor los días de Nora, hasta que Natan aparece “accidentalmente” y la ayuda a recuperar su existencia.

Esas breves líneas podrían hacer pensar a más de uno que Mi final. Tu comienzo es un melodrama con aire de adaptación del escritor Nicholas Sparks (Diarios de una pasión, Cuando te encuentre, Un amor para recordar), donde una joven encuentra la alegría de vivir una vez más gracias a un romántico enamoramiento provocado por el destino.

Pronto descubriremos que Minoguchi a estructurado su trabajo (a través de flashbacks y rupturas temporales) como un juego para el espectador, donde los quiebres de la narrativa entre la historia de Nora y Natan (el fracaso de su relación, la enfermedad que padece su hija) son usados para desafiar las expectativas del público, es una propuesta que recuerda la edición, por ejemplo, de algunos proyectos de Wong Kar-Wai.

Una narración lineal permitiría ver a kilómetros las curvas del camino y restaría fuerza a las decisiones morales que enfrentan los protagonistas, además, claro, de dotar de vitalidad a un guión nutrido por los lugares comunes. Este juego temporal se vuelve entonces el centro temático de la película, para Minoguchi la vida es frágil, intempestiva y llena de conflictos fuera de nuestro control.

Aron cree firmemente que el futuro está fijado porque no hay manera de dominarlo, cada una de nuestras decisiones afecta a los demás de maneras impredecibles, así como las acciones ajenas también nos influyen. Cada momento es una oportunidad de empezar de nuevo.

Por Rafael Paz (@pazespa)
Publicado originalmente en Forbes México Digital.