‘Eco de la montaña’: La inspiración del artista

En Eco de la montaña (2014), el nuevo documental de Nicolás Echevarría (Cabeza de Vaca, María Sabina, mujer espíritu), el director nos presenta al artista huichol/wixarica Santos de la Torre en su anónima vida lejos de los reflectores. En un breve prefacio se nos muestra el trabajo de este hombre en la estación de metro a la entrada del museo de arte más famoso del mundo, el Louvre, y los 15 minutos de fama que vivió cuando no le pagaron la obra.

Así, de entrada, podríamos imaginar que Echevarría nos llevará por los entresijos de ese escándalo, sus consecuencias y las repercusiones que tuvo en la vida del artista. El mismo cineasta acepta ése como su primer ángulo de trabajo. Sin embargo, al avanzar la filmación, un tema más sensible, cercano a su filmografía, surgió: el proceso creativo del artista.

El documental avanza sobre dos vías. La primera captura la evolución de un mural hecho expresamente para la cinta, muy parecido al del metro de París –aunque ese fue montado erróneamente. En paralelo, Echeverría y su equipo –José Alvarez, Sebastian Hofmann, entre otros– acompañan a Santos de la Torre junto a su familia en el peregrinaje por los lugares sagrados de su comunidad. Para el director, ambas facetas son en realidad una, imposibles de separar porque las creencias de Santos de la Torre son las que dan significado al mural. Incluso el peregrinaje es, en parte, para pedirle a los dioses permiso de iniciar y ejecutar la obra. Es palpable cierto enamoramiento de Echevarría con esta visión del mundo, tan diferente a la nuestra.

Hace unos meses, otro documental, Huicholes, los últimos guardianes del peyote (2014), dirigido por el argentino Hernán Vilchez, nos introducía a la lucha del pueblo wixarica –una comunidad diferente a la de Santos de la Torre– por salvar la reserva de Wirikuta, uno de sus lugares sagrados porque ahí se da el peyote. Aunque presentada de manera mucho más pedagógica, la cinta de Vilchez compartía ese amor por las costumbres y cosmogonía de los hombres con los que estaba conviviendo.

Tanto Echevarría como Vilchez buscan demostrar que son el mundo y su belleza los nutrientes de la vida y no al contrario. Un aspecto olvidado por la rápida y sofocante existencia que vivimos.

Por Rafael Paz (@pazespa)

    Related Posts

    El DocsDF se transforma: nace DocsMX
    Filmoteca de la UNAM y DocsDF rendirán homenaje a Adolfo García Videla
    Lanzan convocatoria del 2.° Reto Doctubre para «Soñar en voz alta»
    Presentan la Selección Oficial de DocsDF
    Abren convocatoria del Reto DocsDF
    Revela DocsDF proyectos seleccionados para Docunexión