MUBI Presenta: ‘La chica del sur’ de José Luis García

Un acto de rebeldía suficientemente simbólico podría convertir a cualquier individuo en un ídolo, pero el significado y la importancia de ese acto no cambiará el hecho de que detrás de ese personaje y su coyuntura existe un ser humano cuya vida seguirá girando en entorno a sí mismo y no alrededor de su hazaña.

La chica del sur, del director argentino José Luis García, es la historia de una mujer surcoreana que se convirtió en el ídolo de un país dividido pero que después de la hazaña siguió la impecable ruta de la vida propia.

García viajó en 1989 a Corea del Norte en una excursión turística con motivo de un festival juvenil de corte político en el que ocupó el lugar de su hermano, quien en el último momento no pudo asistir.

A su llegada a la ciudad de Pyongyang en la corea comunista, el entonces turista presenció un hecho que lo transformó tan significativamente como a los habitantes de ese país: la joven Lim Sukyung había viajado desde Corea del Sur –su eterna enemiga mitad yankee– haciendo varias escalas en otros países para cruzar a pie la vigiladísima y peleada frontera que divide a las dos coreas.

Lim Sukyung creció en un régimen occidentalizado y su figura en el mundo comunista del norte fue un símbolo en el que muchos de los azotados y restringidos norcoreanos vaciaron sus deseos de unificación y su repudio a la ridícula idea de separar en dos a un país que ni siquiera tuvo el tiempo suficiente para disfrutar su independencia.

Aquella chica del sur que había llegado a desafiar las reglas se convirtió en un ídolo en la medida en que visitó aquel país extranjero. Así, la joven simpática, risueña, atractiva, combativa e idealista que hablaba de la unificación de una Corea se convirtió a cada paso, en cada mitin y con cada sonrisa en un ídolo arquetípico del hartazgo y la desazón de esa división.

Después de haber logrado su hazaña de cruzar de la parte norte a la sur de Corea por la vigilada frontera interna, la joven Lim Sukyung enfrentó dos castigos igual de tormentosos: una condena por haber quebrantado las leyes surcoreanas y la indiferencia de la vida pública que alguna vez la idolatró.

Veinte años después José Luis volvió a sus grabaciones de VHS de aquella excursión de 1989 para buscar a Lim Sukyung. Evidentemente el tiempo no pasa en vano y aquella joven se había convertido de manera natural en una mujer mayor con una historia, la suya, a cuestas y alejada de la hazaña que alguna vez realizó.

Los límites, en cualquier sentido que se apliquen, son una forma de definir el espacio. La chica del sur es un documental cuyo borroso límite no logra definirlo como el testimonio de la realidad dividida de Corea ni como el relato de la historia de una ídolo que en algún momento agitó la vida de ese país.

La indefinición orilla al espectador a desear un poco más de profundidad en uno u otro sentido, por lo que la narrativa de la cinta se torna lenta y reiterativa en algunos momentos, sin embargo, el objeto primigenio de registrar un momento histórico tan politizado y el atractivo del personaje principal logran mantener cierta tensión en el filme, aun cuando el documental no tiene un rumbo fijo.

A pesar de que el personaje de Lim Sukyung es muy atractivo, la forma en que es abordado en La chica del sur se queda a la mitad entre la anécdota sustanciosa y el trampolín para explicar un fenómeno que desde entonces existe y ahora subsiste: la división de Corea.

El filme relega la mayor parte de su peso a relatar la especial e interesante figura de Lim Sukyung, presentándola como una ídolo que años después de su hazaña se encuentra siguiendo la historia de su vida personal, la cual está marcada por la madurez y la reticencia a revivir el pasado.

La chica del sur es el relato biográfico de una ídolo que es retomada con cierta nostalgia personal desde la perspectiva del director y presentada como el retrato de una mujer que sobrepasó la hazaña y continuó hacia el natural camino de la madurez.

Por Alejandra Arteaga (@adelesnails)

La chica del sur se presenta actualmente en MUBI México, los invitamos a probar el servicio de manera gratuita durante 30 días en el siguiente enlace: mubi.com/butacaanchaCada película del catálogo de MUBI estará disponible 30 días, cada día habrá una nueva película. La suscripción a MUBI tiene un costo de 99 pesos al mes y está disponible en diversas plataformas. En caso de pagar por un año de servicio, se les hace un 30% de descuento. Aprovechen.

    Related Posts

    MUBI Presenta: ‘La muerte en el jardín’ de Luis Buñuel
    MUBI Presenta: ‘Casa Roshell’ de Camila José Donoso
    MUBI Presenta: ‘Fires on the Plains’ de Shin’ya Tsukamoto
    MUBI Presenta: ‘Post Tenebras Lux’ de Carlos Reygadas
    MUBI Presenta: ‘Amour’ de Michael Haneke
    MUBI Presenta: ‘El viaje del cometa’ de Ivonne Fuentes