En el cine hay dos formas de enganchar a los espectadores: con el relato de una buena historia o a través de un gran personaje. Generalmente cuando ambas opciones comulgan, el resultado no puede ser otro que una película trascendente en las taquillas, festivales y premios cinematográficos. Pero el límite entre estos dos factores puede convertirse también en una gran brecha que divide opiniones y gustos. Los premios Oscar son referente de lo que los filmes nominados representan en la industria estadounidense, pero también lo son del irracional reflejo del gusto, la opinión y las preferencias a las que nos entregamos al entrar a una sala de cine.

En un campo de batalla que representa (o no) nuestra perspectiva sobre las referencias que tenemos del mundo, como lo es la pantalla grande, una batalla ocurre. Por un lado, está el director dispuesto a convencerte y narrar una historia específica con todos sus recursos, como guión, encuadres, sonido, hasta el reparto; en el otro, se encuentra el personaje con cierto carácter y el innegable efecto que provoca en ti, éstas son sus únicas armas para combatir en los menesterosos terrenos de la percepción. En esta ruta, el espectador toma partido para rendirse ante las historias, aliarse con el personaje o simplemente declinar ante el disgusto, de la misma forma en que un jurado puede escoger una película, un personaje o una historia sobre otra para otorgar un galardón.

La ruta hacia el Oscar es la misma batalla en la que luchan opiniones, perspectivas, historias y personajes. Esta vez, querido lector, nos detendremos a analizar  los nominados en la categoría de Mejor Actor, para que el fuego cruzado no lo alcance y pueda decidir con cuál bando quedarse. Aquí van algunas perspectivas rumbo a los premios más importantes de la industria del cine estadounidense.

Bradley Cooper
Pat Solatano en Silver Linings Playbook

Con todo se puede vivir, excepto con el engaño. Pat Solatano termina en un hospital psiquiátrico en Baltimore después de que casi mata a golpes a un hombre. Era el tratamiento o la cárcel. El trastorno de bipolaridad de Solatano siempre estuvo ahí, creció con el tiempo y un día fue insostenible ignorarlo. Un personaje que dentro de la complejidad de sus limitaciones patológicas se representa ordinario en cuanto a su búsqueda por el engañoso deseo de ser finalmente feliz. Ser complejo es común en todos, y en este personaje se percibe en gran medida gracias a la actuación de Cooper, quien además logra representar a un hombre neurótico, necio y agresivo con cierta gracia y ternura.

Nominaciones previas: Cooper inició con el pie izquierdo en la pantalla grande. Sus primeras incursiones en horror y drama pasaron desapercibidas monumentalmente en la industria, pero cuando el actor surfeó la ola de la comedia, las campanas sonaron y Hollywood lo esperó en el altar. A pesar de que el apellido Cooper sonaba, nadie imaginó que el actor tuviera mucha capacidad para incursionar en otros géneros. Quizá es por esta razón que su primera nominación al Oscar con Silver Linings Playbook se deba al gran contraste entre el prejuicioso molde del actor carismático de la comedias y el actor serio, talentoso y cumplidor. ¡Go, Bradley!

Premios ganados: Antes de Silver Linings Playbook básicamente podríamos omitir decir que el actor ha ganado alguna nominación –para qué mencionar que le dieron el Razzie a la Peor Actuación en Pareja por la infame All About Steve–. Sin embargo, su más reciente trabajo junto a Jennifer Lawrence le ha venido excelente con las nominaciones serias –BAFTA, Golden Globes y Critics Choice Award–, lo que da al actor una probabilidad mediana de que se lleve el Oscar.

Probabilidades: Bradley es el equivalente en la industria cinematográfica de la rubia guapa que resultó ser buena en literatura. A la fuerza de su participación en el filme es muy probable que Bradley Cooper caminará galantemente por la alfombra roja dirigiendo a todos una mirada de orgullo al revertir su imagen pública del carismático galán del género comedia. Los que poco esperaban del actor seguramente dieron otra lectura a su trabajo, quizá un poco más por la sorpresa, que por la magnificencia de la actuación. El factor revelación podría darle a Cooper una oportunidad para que se lleve el premio.

Daniel Day-Lewis
Abraham Lincoln en Lincoln

Más de uno ha intentado caracterizar al vigésimo sexto presidente de Estados Unidos de América: desde los canadienses Walter Huston y Raymond Massey, hasta el joven Benjamin Walker, en la desastrosa película en que el presidente caza vampiros. El más reciente intento de encarnar al gran abolicionista estadounidense pertenece al inglés Day-Lewis, quien logra caracterizar con fineza y estilo la figura de uno de los presidentes más simbólicos de la historia política de ese país, además, es el actor inglés el que más parecido físico tiene con Lincoln (Kris Kristofferson tuvo que utilizar zapatos de plataforma para interpretar al ex presidente de la miniserie televisiva Tad). Sentimental, férreo, duro de carácter, Day- Lewis logra transmitir al personaje un buen equilibrio entre la ambivalencia de su fuerza como líder y la vulnerabilidad de cualquier ser humano, sobre todo, es un personaje que se rinde ante sus pasiones, como de alguna forma y bajo sus lógicas histriónicas mesuradas, Day-Lewis también lo es.

Nominaciones previas: Por quinta ocasión, Daniel Day Lewis es nominado en la categoría de Mejor Actor. El inglés se ha caracterizado por escoger personajes difíciles de interpretar. Su primera nominación fue por su papel en Mi pie izquierdo (1989), en el que encarna a un artista con problemas de parálisis cerebral; posteriormente en el filme de Jim Sheridan, En el nombre del Padre (1993), interpretó a un joven irlandés acusado de un crimen que no cometió. Para el personaje de Pandillas de Nueva York (2002), el actor aprendió el oficio de carnicero, con Petróleo Sangriento (2007) hizo su primera adaptación al cine, y, por último, con Lincoln el actor tuvo que autoconvencerse de que podría interpretar al ex presidente, luego de Steven Spielberg le pidió en más de dos ocasiones que aceptara el papel.

Premios ganados: Daniel Day-Lewis ha ganado dos veces el Oscar en la categoría de Mejor Actor por sus participaciones en Mi pie izquierdo (1989), interpretando a Christy Brown, un artista con parálisis cerebral, y Petróleo Sangriento (2007), que como Lincoln también es una adaptación cinematográfica. Desde su nominación y actuación en Mi pie izquierdo, se han generado rumores de que Lewis trata de apegarse y entender lo más que puede a sus personajes. Para el caso de Christy Brown, una de las técnicas utilizadas por el actor fue ponerse en los zapatos del personaje, por lo que, se exigió –hasta lograrlo– poner en una tornamesa un disco de vinilo… usando únicamente sus pies.

Probabilidades: En el circuito internacional de cine a Daniel Day-Lewis le ha ido razonablemente bien cuando de premios se trata. En competencia por los BAFTA, Day-Lewis resultó ganador por su papel como Lincoln en la misma categoría y con una plantilla de nominados similares a la del Oscar (exceptuando a Denzel Washington). Por la carga emocional y simbólica del personaje que interpreta, Daniel Day-Lewis se perfila como el favorito para ganar el Oscar.

Hugh Jackman
Jean Valjean en Les Misérables

Cantar en vivo mientras se filma una película del siglo XXI parece más un valor agregado artesanal que una necesidad real. De cualquier forma, las 12 horas que el actor australiano dedicaba a entrenar su voz (y su cuerpo) para la interpretación del personaje clásico de Victor Hugo, Jean Valjean, en Les Misérables fue suficiente incentivo para que la Academia decidiera reconocerle el esfuerzo con una nominación. A pesar de las ganas de Jackman por interpretar al personaje de la novela romántica del siglo XIX, las exigencias del personaje –volátil, fuerte, sensible–, la intención del director por enfatizar en Jackman la figura del salvador y las notorias influencias religiosas en los temas musicales que interpreta, hacen complicado el trabajo del actor australiano. Sin embargo, en la fuerza de la novela y la teatralidad del filme, Jackman logra retomar algunos aspectos de Jean Valjean con sutileza, con matices que permiten al actor proyectar la transición por las diferentes etapas del personaje con cierta naturalidad.

Nominaciones previas: Aunque el actor australiano llegó a la industria hollywoodense desde hace más de una década, su lista de nominaciones a premios serios no es nada vasta. Por primera vez el actor está nominado al Oscar por su interpretación de Jean Valjean. También por Les Misérables, Jackman logró una nominación a los BAFTA y a los Critics Choice Awards en la misma categoría.

Premios ganados: Aún no sabemos si la voz y el esfuerzo físico de Jackman sean suficientemente significativos para que por primera vez el actor logre ganar el Oscar. Su competencia en la plantilla de nominados es fuerte, aunque aún hay esperanzas, luego de que Jackman ganara un Golden Globe en la categoría de Mejor Interpretación en una Comedia o Musical.

Probabilidades: Jackman continúa entretejiendo su reputación en las filas de los extranjeros que llegan a Hollywood. Aunque el actor ha luchado por salir de su característico papel en el género acción con Wolverine y la saga de los X-men, aún es muy temprano para saber si Jackman es capaz (y quiere) incursionar en otro tipo de cine, incluso en aquella industria estadounidense. Las probabilidades de que Jackman logre ganar sobre sus opositores es baja aunque no imposible.

Joaquin Phoenix
Freddie Quell en The Master

Regresar de la guerra para encontrarse atrapado en la batalla propia del día a día. Freddie Quell está en la búsqueda de algo tras su retorno de la Segunda Guerra Mundial. Casi por casualidad, este personaje violento, obsesivo, convulso, se lanza a altamar para encontrar el desahogo de sus sensaciones de vacío e identidad en un ‘maestro’ al que se une para calmar su guerra interna. Joaquín Phoenix logra desenvolver en su personaje varias facetas vertiginosas rumbo al camino de la redención y la paz, pero desde una perspectiva obsesiva y dependiente. El personaje de Phoenix logra conservar el hilo narrativo con una tensión de carácter que a lo largo de la película sobria y novelesca aporta ese alto contraste del aprendiz. Probablemente, uno de los papeles más trabajados y complicados del actor que, además, logra hacer una mancuerna efectiva con Philip Seymour Hoffman.

Nominaciones anteriores: En su tercera nominación por el Oscar, Joaquin Phoenix es uno de los favoritos para el galardón, aunque en su trayectoria bajo la perspectiva de los miembros de la Academia, el actor se ha quedado cerca del triunfo pero nunca ha logrado ganar.  Su primera nominación en la categoría de Mejor Actor de Reparto fue por su trabajo junto a Rusell Crowe en Gladiator (2000), posteriormente fue nominado como Mejor Actor por Walk The Line, película en que encarna al famoso músico Johnny Cash, y este año por su papel como el volátil Freddy Quell en The Master.

Premios ganados: Hasta el momento, el Oscar se ha resbalado de las manos del actor de origen puertorriqueño, quien además estuvo nominado a las mismas categorías y en los mismo años de los Oscar, pero en su equivalente inglés, el BAFTA. En ninguno de los dos casos, Phoenix ha logrado llevarse el galardón.  Sin embargo, en 2005 resultó triunfador en la categoría  de Mejor actor en un musical de los Golden Globes. Compartió la Copa Volpi a Mejor Actuación en el Festival de Cine de Venecia con Philip Seymour Hoffman por The Master.

Probabilidades: El papel de Phoenix es uno de los más mencionados en la crítica estadounidense debido a que el actor regresó a la pantalla grande tras la crónica que Cassey Affleck filmó sobre su vida con I’m Still Here, uno de los más impactantes y perturbadores retratos que se han hecho. El propio Seymour Hoffman le comentó al director Paul Thomas Anderson que Phoenix ’le aterraba, de una buena forma’. Su regreso serio y sobrio –no olvidemos su comportamiento en la alfombra roja cuando preguntó a un reportero si tenía un sapo en la cabeza– a la pantalla grande y la buena comprensión y representación del personaje lo perfilan como uno de los candidatos más fuertes a conseguir el premio. Aunque… también dijo que el Oscar era una “completa bazofia.”

Denzel Washington
Whip Whitaker en The Flight

Lo que aparentemente parecía un acto heroico después se convertiría en una eterna confrontación de juicios éticos y personales. Se trata de la historia del piloto Whip Whitaker, quien logra aterrizar el avión que piloteaba y acabar con la vida de sus pasajeros. Tras el momento de fama una terrible noticia llega al piloto: deberá enfrentar un fuerte escrutinio público para determinar las razones del accidente y si el piloto tendría alguna relación. Denzel Washington es un actor con suficiente trayectoria que ha demostrado tener la capacidad de enfrentar y caracterizar los más variados personajes. Desde el género de acción hasta el drama, el neoyorkino muestra su experiencia en el dominio de un personaje que navega entre la verdad y el misterio sin soltar la tensión que se requiere para mantener al espectador en la duda.

Nominaciones anteriores: La trayectoria de Denzel Washington es la más larga entre los nominados a la categoría de Mejor Actor en esta edición de los Oscar. Se trata de su sexta nominación por The Flight. En 1987 el actor fue nominado por primera vez en la categoría de Mejor Actor de Reparto por el thriller político, Cry Freedom. La noticia sorprendió a muchos, pues en ese entonces Washington tenía una breve carrera en cine, sin embargo, su actuación junto a Kevin Kline no fue suficiente para lograr el galardón en ese año. Dos años después, Denzel ganaría el Oscar en la misma categoría con el filme Glory (1989). En 1992, el actor  fue nominado a Mejor Actor por Malcom X y en 1998 por The Hurricane. Uno de sus mayores papeles en el género acción lo llevó a su quinta nominación por el filme Training Day (2001) y, una década después, su sexta su interpretación como de Whip Whitaker en The Flight.

Premios ganados: Denzel Washington fue premiado en dos ocasiones con el Oscar. La primera fue en la categoría de Mejor Actor de Reparto por Glory (1989) y, posteriormente, por Mejor Actor en 2001 por Training Day.

Probabilidades: El actor es uno de los que mantiene una trayectoria más larga y favorable en materia de premios. Ha ganado dos estatuillas y ha estado nominado en seis ocasiones. Sin embargo, las audiencias no vieron tan favorable el papel de Washington y la película en general no alcanzó una buena recuperación financiera tras su estreno. Por lo tanto, el actor podría tener menos probabilidades de ganar el Oscar por este factor de impopularidad, aunque una fuerte trayectoria en el cine hollywoodense podría ayudarle a repuntar en las preferencias.

Por Alejandra Arteaga (@adelesnails)

    Related Posts

    Los miserables y los malos cultivadores
    Guasón: Jesucristo degenerado
    Diarios del TIFF 2019 – El dolor del mimo
    Diarios de Cannes – Día 2
    ‘La mula’ y la redención del crimen
    Los Cabos | ‘Border’ & ‘The Sisters Brothers’

    Leave a Reply