Macabro | ‘Ava’s Possessions’ y los doce pasos

Regresar de una posesión diabólica como regresar de una destrucción con tóxicos en forma de vortex brillantes y de estrobos. La tercer película del también guionista y músico Jordan Galland, narra la historia de Ava (una rubia-sensual-de-piernas-largas Louisa Krause) quien ha sido poseída por Nephula, un demonio que la domina para cometer actos sangrientos.

La película sumamente cuidada en la iluminación, nos presenta escenarios de colores neón; un estridentismo-posmoderno-gótico-irrisorio. La atmósfera artificial evita los espacios sombríos y la construcción narrativa del terror como género. No hay movimientos involuntarios en las butacas, no hay gritos ahogados, no hay mandíbulas apretadas. El demonio Nephula que habita en la chica palíndromo irrumpe en la temporalidad de manera intempestiva, con la duración de un fotograma. Los tambores anuncian su delirio, las vibraciones del Balrog de Barad-dur. (1. Admitir la posesión). Saber que no fue la rabia contenida, ni la libido sin restricción la que hizo destrozos es liberador, pero la pregunta que angustia a Ava es ¿por qué la posesión? ¿por qué a ella? ¿se hizo meritoria de la misma? ¿ella tiene la culpa?

Dante sabía que era imposible regresar igual del infierno, algo quedaba trastocado. Ava trata de reintegrarse después de su posesión: asiste a Poseídos Anónimos para sanar y liberarse. Doce largos pasos con la guía de un pastor rockabilly no son sencillos; habrá recaídas, habrá noches que las sábanas sean de agua, habrá que enfrentar a quien se hizo daño (8.) Buscar en la memoria pedazos de oscuridad en ambientes que nos hacen sentir que estamos en un omniabarcante antro es complejo. Ava tendrá que rastrear en su destrucción para encontrarse y salvarse (11). Ava, la detective, auxiliada en momentos por el deux ex machina (y ocho millones de vueltas de tuerca), resolverá sus tinieblas, aunque eso signifique comprender la soledad.

Por Icnitl Y García (@Mariodelacerna)

Toda nuestra cobertura del décimo cuarto Macabro FICH.

    Related Posts

    3 propuestas latinas en Macabro FICH
    Macabro | El esqueleto de la Señora Morales, ataque al tradicionalismo
    Macabro | Cabrito y el (t)error de la repetición
    ¡Sé hacer cine porque no tengo plata! Entrevista con Jairo Pinilla
    18º Macabro FICH: ‘El fantasma de la ópera’
    Macabro FICH: ‘Living Space’