FICM | ‘Bering. Equilibrio y resistencia’: Un limbo que agoniza

Cuenta la leyenda (y los libros de texto) que el estrecho de Bering, esa zona geográfica que forma una especie de puente entre Asia y América, fue el lugar donde los hombres pasaron para poblar este lado del mundo.

Ahí, en medio de la nieve, de especies polares y un clima inclemente, vive un pueblo que ve cómo, al igual que la nieve con el calentamiento global, su cultura se derrite y desaparece.

Lourdes Grobet logra con Bering. Equilibrio y resistencia (2013), un bello y nostálgico retrato de la población esquimal de Bering y cómo a través de los años han tenido que vivir en medio de imposturas ajenas a ellos, desde los usos horarios, la lengua y hasta los alimentos, mientras sus raíces mueren poco a poco.

Grobet deja fuera el “exotismo” con que son tratadas muchas culturas por los documentalistas ( a señalar los hechos en ciertas escuelas de cine mexicanas) y se centra en los elementos que aportan al tema, con personajes cuidadosamente seleccionados para darle peso y tridimensionalidad a su visión.

Presente en el Festival Ambulante 2013, Bering… puede pecar de usar tomas de naturaleza sacadas de algún programa de Animal Planet, pero se redime con el diseño sonoro y la selección cuidadosa de las entrevistas.

Bering es un limbo que busca desprenderse de zonas horarias, “aquí es hoy, allá es mañana”, dice un personaje en referencia a Siberia, Rusia, que puede verse a unos kilómetros de distancia, y justo ese mañana es el que los va devorando.

La obra de Grobet encuentra en su originalidad retomar el mito de Bering y ver qué sucede allí. Una vuelta a las regiones nórdicas para ver, al igual como lo hizo Robert Flathery en 1922 con Nanook, el equimal, la forma de vida de un pueblo supuestamente alejado de la “modernidad”.

Sin duda, una pieza pertinente y reflexiva sobre el hundimiento de las culturas en pro de la civilización del consumo y un llamado a voltear a ver el viejo puente del hombre al borde de la extinción.

Por Guskubrick (@guskubrick)

    Related Posts

    Metáforas desbordadas en el FICM
    FICM | Sanctorum de Joshua Gil
    ‘Marea humana’ y la transgresión de las fronteras
    ‘Good Time’ y la soledad de las deudas
    Maravillas polares: la ficción mexicana en el FICM
    Diarios del FICM – Arte y oficio