DocsMX | Mañana desapareceremos: La amenaza del olvido

El barrio de Kathputli en Nueva Delhi parece ser una más de las colonias marginales que abundan a lo largo y ancho de la India. Sin embargo, en sus calles llenas de charcos, basura, pobreza, viven cientos de artistas. Ese es el colorido de Kathputli, un lugar lleno de marionetistas, acróbatas, contorsionistas, magos, pintores, ebanistas y un largo etcétera; cada una de las casas representa un fragmento de la cultura india, es un pedazo de pasado en riesgo de desaparecer.

En Mañana desapareceremos (Tomorrow We Disappear, 2014), los directores Jim Goldblum y Adam M. Weber nos llevan con su cámara a ras del suelo en Kathputli para capturar la crisis que vive el barrio: el gobierno vendió la tierra a una constructora que planea hacer un apantallante rascacielos, el primero de Nueva Delhi, y una zona comercial, mientras se preparan para enviar a los artistas a una moderna –por pequeña– unidad habitacional que será construida expresamente para ellos.

Usando como eje a tres de los artistas residentes –un marionetista con premios internacionales, un mago que vive al día y una joven acróbata–, el documental reflexiona sobre el avasallador peso del presente/futuro y la poca importancia que se le da al pasado. “Nadie vendrá a preguntar dónde se fueron los artistas”, espeta uno de los personajes ante la cámara, mostrando el temor de caer en el olvido. La modernidad choca directamente con las ancestrales artes de estos hombres, los consume sin piedad, “el arte no cabe en un departamento”.

tomorrowwedisappear001

La aparición de la constructora ha creado una especie de Torre de Babel entre los habitantes de Kathputli, generando facciones. Unos a favor del cambio, incluso abrazando su inevitabilidad, y los otros, en contra de la mudanza o de la miserable propuesta de futura vivienda. Es una situación que los ha llevado a preguntarse sobre su lugar en el mundo, no sólo físico, sino espiritual. “¿Qué somos?, ¿artistas o gente pobre?”, se pregunta un hombre frente a la cámara con cierto pesimismo, con el miedo al olvido cruzándole los ojos.

Es en ese punto en que la visión de los protagonistas se entrelaza: la más joven no ve con malos ojos abandonar su carrera como acróbata si eso le da la oportunidad de aprender computación y con eso obtener un trabajo más redituable. Otro está preocupado por llevar pan a su casa, esté ubicado en un “barrio de artistas” o no. Las necesidades de cada individuo difieren, por eso el consenso es imposible. Es un acierto de Goldblum y Weber intentar crear un sensible y colorido crisol sobre el presente, un registro a futuro de la inflexión que viven estos hombres.

Es imposible saber de momento si dejar que el futuro nos arrolle o permitir que el olvido nos ayude a avanzar sin remordimientos son buenas opciones. Por eso Mañana desapareceremos no busca dar respuestas a la modernidad, sino cuestionar nuestro presente. Hoy son un grupo de artistas en la India… mañana nosotros.

“Quisiera poder detener el mundo…”.

Por Rafael Paz (@pazespa)

    Related Posts

    DocsMX | #Confinados y la ventana de la cuarentena
    DocsMX | Buscando a Panzeri, restaurando la ética en el juego
    DocsMX | Bring Down the Walls y la resistencia de los cuerpos
    DocsMX | 1982 y los juegos del nacionalismo
    DocsMX | Healing From Hate: Battle for the Soul of a Nation y el cuidado solidario
    DocsMX | El Alcalde: un vistazo a la violencia desde el poder