‘De Jueves A Domingo’: Epílogo De Una Familia

La ópera prima de Dominga Sotomayor es una road movie familiar donde puedes sentir la losa del calor de verano dentro del reducido espacio, o tal vez sólo hace falta un buen aire acondicionado en la sala.

La cámara es estoica, firme en casi todo momento. El viaje, incómodo. Por momentos parece que uno va recargando su cabeza sobre la ventana, simulando observar un paisaje que se transforma gradualmente de frondoso a desértico. De Jueves a Domingo logra que sientas que de un momento se te taparan lo oídos por andar en carretera.

El discurso de Sotomayor es austero, de la línea “de lo bueno poco”. Sin tomar riesgos este film chileno nos narra el capítulo final de una relación, una excursión durante un fin de semana largo, casi siempre desde los ojos de Lucía, hija y hermana quien, con su inocencia, interpreta su realidad como le es posible. Diálogos parciales, situaciones interpretativas, vínculos desconocidos, silencios incómodos es con lo que ella tiene que lidiar.

Esta es una historia retratada de manera intimista, con fluidez y naturalidad destacable donde se narra un viaje fútil donde todos tienen noción de cuál es su destino. Es el epílogo de una relación que ya es árida como un desierto que no tendrá primavera, dejando un futuro incierto para la familia que termina en un paraje vinculado con el pasado, en medio de la nada.

Por Pedro Segura Bernal vía Somos la panorámica

De Jueves A DomingoDominga Sotomayor.

97 min.

Chile, 2012.

    Related Posts

    Tarde para morir joven y el fin de la infancia
    Días de cine y maple: diarios del TIFF
    Trailer: ‘De jueves a domingo’ de Dominga Sotomayor

    Leave a Reply