¿Cómo le fue a ‘Mon roi’ en Cannes?

En el 2011 Maïwenn se llevó un Premio del Jurado con Polissía (Polisse, 2011), galardón polémico porque los comentarios de ese año no colocaban a la cinta de la actriz, modelo y activista como una de las favoritas el día de la premiación. Con ese lustre fue incluido su más reciente trabajo, Mon roi (Mi rey), en la Selección Oficial del 2015 donde hizo agua. La mayoría de los comentarios apuntan a que se trata de un melodrama con una temática muy vista (un retrato de una relación disfuncional), poco original en su estética y con actuaciones fuera de tono. Tendremos que esperar a su estreno en nuestro país para comprobarlo, aquí las críticas:

Luis Martínez, El Mundo: “Básicamente, el problema es que en ningún momento la película acierta a radicalizarse tanto como para molestar. Al revés, los dos personajes principales (interpretados por Vincent Cassel y Emmanuelle Bercot) se limitan a mostrarse ante el espectador como dos sujetos víctimas de sus caprichos y esclavos de su estupidez. Demasiado común para no ser una impostura. No hay posibilidad alguna de colocarse al lado de ninguno de ellos. Digamos que la cinta, lejos de intentar desmontar los más tristes lugares comunes sobre el asunto, los hace suyos hasta proponer un espectáculo histérico de pasión y platos rotos que se diría directamente extraído de un ‘reality’. Triste y, lo peor, muy ruidoso.”

Ángel Quintana, Caimán: Cuadernos de cine: “La película, que es una de las más largas de la sección oficial, no es más que una inaguantable exhibición de histerismo vago. Mon roi cuenta la historia de la relación sentimental entre una abogada y un joven diletante, marcada por la presencia de un hijo llamado Simbad. La película muestra los altibajos en la relación de la pareja, sus crisis, sus rupturas, sus reconciliaciones. En cierta manera parecería una especie de remake de Nosotros no envejeceremos juntos de Maurice Pialat, si no fuera porque el medio retratado está marcado por un cierto ombliguismo de la realizadora. La pareja protagonista, integrada por Emanuelle Bercot y Vincent Cassel, resulta insoportable y se pasan la película gritando como gritaba Cristiano Ronaldo al conseguir el Balón de Oro.”

Mike D’Angelo, The Dissolve: “Después de cuatro películas, Maïwenn parece tener algo de talento detrás de la cámara, pero no ha logrado aprender a modular el tono. Ella parece estar del lado de Giorgio, quien, cuando Tony dice que ella es una constante subida y bajada sólo quiere algo tranquilo y estable, apuntando a que, en un electrocardiograma, las altas y las bajas significan vida, mientras que una línea recta significa que estás muerto.”

Peter Bradshaw, The Guardian: “…Mon roi me venció: es un indignante despliegue de 130 minutos de juegos pirotécnicos sobre una dramática sobre actuada y mal actuada: imposiblemente irritante y auto-indulgente, con algunas personas que supuestamente están en buen nivel para ser irreprensible, adorables y con vidas ricamente reafirmantes – pero son en realidad unos malcriados agobiantes. Cuando tienes una película con el atrozmente atractivo Louis Garrel, y él termina por ser el relativamente calmo, el no molesto… es una mala señal.”

Eric Kohn, Indiewire: “El evidentemente ajustado control de las actuaciones una vez más es la fuerza de ella (Maïwenn) en el contexto de las escenas individuales, donde las actitudes de los personajes continuamente cambian de lo alegre a lo furioso en cuestión de minutos. Pero el arco general de su relación desarrollada falla en convencer.”

    Related Posts

    Croissants desde Cannes 2024 — Parte 2
    El acusado y el espía: La persecución de lo justo
    ‘Sin dejar huellas’: Juego de mentiras
    Cannes, día 5: Risas desde la sombra
    Primer tráiler de ‘Juste la fin du monde’
    ‘Saint Laurent’: La tela de la memoria