¿Cómo le fue a ‘Mal de pierres’ en Cannes?

Fue una jornada dedicada a las mujeres en el Festival de Cine de Cannes. Mientras Andrea Arnold dejó un buen sabor de boca con su película (bueno, más o menos), sin duda Mal de pierres (Mal de piedras) ha sido la peor película recibida hasta el momento en el famoso certamen francés. Ni una buena actuación de Marion Cotillard salvó a la actriz, ahora realizadora, Nicole Garcia de los malos comentarios. Academista, tradicional, rígida, fueron las palabras más recurrentes al hablar de la cinta. Lean los comentarios a continuación:

Ángel Quintana, Caimán: Cuadernos de cine: “En determinadas ocasiones parece como si, a pesar de los años, el cine francés hubiera sido incapaz de superar esa cierta tendencia  hacia el academicismo más estéril […] Hoy Fieschi y Garcia son los responsables de la película más insípida de cuantas han sido vistas hasta ahora en la sección oficial de Cannes.”

Luis Martínez, El Mundo: “Para el final quedó Mal de pierres (Mal de piedras), de la francesa Nicole Garcia. La idea es componer una historia de amor sobre el amor. O, de otro modo, un relato romántico sobre la posibilidad de la felicidad […] la estructura casi ridícula del final en forma de thriller paranoico acaba por arruinar un proyecto que exigía un pulso mucho más alterado, pasional y frenético.”

Carlos Boyero, El País: “La francesa Mal de piedras, dirigida por Nicole Garcia, también te la sabes todo el rato (aunque el desenlace pretenda ser onírico e inútilmente sorprendente), tiene aroma a cine viejo en el peor sentido, es visualmente académica. Narra los sucesivos encuentros amorosos o carnales de una mujer campesina cuyo matrimonio fue pactado y que no se resigna a esa imposición y a su grisácea vida. Lo mejor es la interpretación de esa actriz excelente llamada Marion Cotillard. Pero no es suficiente para que Mal de piedras deje de ser mediocre.”

Ansa Latina: “Utilizando una narración clásica, que encierra más de una sorpresa, Garcia se entrega al placer de contar una historia de “amour fou”, otrora frecuente en cine y literatura pero raramente afrontada en la actualidad. Secundada por Louis Garrel (el amante idealizado) y del español Alex Brendemühl (el abnegado marido que secunda la locura de su esposa “para dejarla vivir”), Cotillard pasea su mirada triste por esta película salida de otros tiempos y aterrizada con infinita emoción en Cannes.”

Erika Olavarría, IFR: “La película está protagonizada por Marion Cotillard que interpreta a una Madame Bovary del siglo XX, una mujer enamorada del amor, con un concepto idealizado de la pareja que perturba su propia percepción de la realidad. Un regalo para los románticos y fanáticos de un cine más clásico. Más de lo mismo para los que buscaban una nueva cara de la cineasta que había prometido no volver a Cannes.”

    Related Posts

    No soy quien crees: El amor y la idealización virtual
    El acusado y el espía: La persecución de lo justo
    Cannes, día 5: Risas desde la sombra
    Cannes, Día 1: ¿Cómo pintan los fantasmas?
    ‘Assassin’s Creed’: El arma de doble filo
    ‘Aliados’ y la trampa de las apariencias