¿Cómo le fue a ‘Adieu au langage’ en Cannes?

Jean-Luc Godard, uno de los últimos titanes de la Nouvelle Vague, presentó su más reciente película en el Festival de Cannes y, como era de esperarse, provocó comentarios encontrados del público y la crítica especializada. En la misma línea de sus trabajos pasados, Adieu au langage (Adiós al lenguaje) es un juego que busca romper con el lenguaje cinematográfico y reflexionar sobre el estado del cine mismo, mientras cuenta la historia de una pareja desintegrándose y su encuentro con un perro parlanchín. Polarizante es lo menos que esperamos de Godard.

Leonardo García Tsao, La Jornada: “Lo que sí hizo fue asestarnos otro indescifrable montaje de imágenes, textos y cacofonía con la novedad de que vino en 3D. O sea, la falsa profundidad a todo lo que da. Así, entre muchos otros elementos, se mezclan escenas de una pareja en su intimidad en el baño (mientras él caga, audiblemente), tomas de la naturaleza viradas de color, la sucesión característica de interrogantes y aforismos pronunciados fuera de cámara, y la repetida aparición de un bonito perro llamado Roxy (un fuerte candidato a obtener el Palm Dog, uno de los premios no oficiales más cotizados). El efecto es un leve dolor de cabeza, que esta vez no es culpa del 3D.” Seguir leyendo…

Javier Ocaña, El País: “Palpitante en algunos juegos de montaje, aunados con sus teorías alrededor del cine, la sociedad y la cultura, y una insólita utilización de las músicas, pero de una vacua pretenciosidad cuando aparecen sus actores, que no sus personajes, que ya sabemos que los odia, la película es, verdaderamente, un experimento que quizá sólo se pueda plantear él y lograr semejante recibimiento. “Y cuando termine la historia, se harán muchas preguntas”, dice la voz en off. Sí.” Seguir leyendo…

Diego Batlle, Otros Cines: “Con respecto al patchwork visual, cabe destacar que el resultado formal es bastante más atractivo que en la anterior Film Socialisme y, si bien el uso del 3D es bastante artesanal y caprichoso, hay momentos en los que logra integrar diversas imágenes con un resultado de corte experimental muy interesante. Entre las nuevas tecnologías y la reivindicación de lo clásico, entre la alta cultura y lo escatológico pasaron ayer los 70 minutos de Adieu au langage, una película que encandiló a varios e irritó a otros, pero no dejó indiferente a nadie.” Seguir leyendo…

Luis Martínez, El Mundo: “Entre el pasado y el presente de su oficio. La imagen que configura al cine ya hace tiempo que dejó de ser la consumación perfecta del mito realista; ése empeñado en reproducir como en un espejo lo real intacto. La imagen digital que configura el cine hoy vive de forma autónoma, sin referente, sin realidad; es un artefacto omnipresente, manipulable y, por ello, vacío de sentido. Entre el ruido y el silencio. Ahí, en el medio exacto, como el último de los cineastas, se encuentra entera la filmografía de un hombre que ha hecho de su trabajo una pregunta constante sobre el sentido del cine.” Seguir leyendo…

Roger Koza, Con los ojos abiertos: “Como sucede con el último Godard, textos, imágenes y un trabajo muy sofisticado sobre el sonido van constituyendo un collage audiovisual sobre el cine y el mundo. Hay también algo así como un microrelato: una pareja joven discute sobre todo y casi siempre están desnudos. A veces, él charla adoptando la pose de “El pensador” de Rodin, pero lo hace mientras defeca. Un gag magnífico, porque ese acto que parece disociado de pensar es curiosamente aquello que nos iguala sin excepción.” Seguir leyendo…

    Related Posts

    Las 100 películas de la década
    FICUNAM | ‘Nocturno 29’ de Pere Portabella
    Cannes 2018 | Día 5: Días de furia e ingenuidad
    Previo Cannes 2018: La sacudida autoral
    Michel Hazanavicius dirigirá una película sobre Godard
    Vean 400 películas donde se rompe la cuarta pared

    Leave a Reply