Una noche de cementerio, ‘México bárbaro’ en el GIFF

Nuestro país está lleno de leyendas. Crecemos escuchando a nuestros hermanos mayores contar del hombre del costal que nos va a llevar si nos portamos mal. México bárbaro (2014) busca llevar esos relatos a la pantalla grande y para lograrlo reunió bajo su bandera a varios realizadores emergentes: Isaac Ezban, Laurette Flores Bornn, Jorge Michel Grau, Ulises Guzmán, Edgar Nito, Lex Ortega, Gigi Saúl Guerrero y Aaron Soto. La película se ha presentado con éxito en festivales alrededor del mundo y el Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF, por sus siglas en inglés) no fue la excepción.

Varios de nuestros colaboradores ya tuvieron oportunidad de ver la cinta y les preguntamos su opinión al respecto:

  • ¿Comparada con otras antologías de género, cómo evalúan México bárbaro?

Ali López (@al_lee1): Falta una línea guía. En las más recientes antologías fílmicas The ABC’s of Death y V/H/S, hay un punto en común entre todos sus componentes: la muerte en uno, el found footage en otro. En México bárbaro no hay algo que conjugue a los ocho segmentos, pareciera más una muestra de cortometrajes que una antología única. La calidad visual, a excepción de algunos segmentos, está a un nivel internacional; no se ve más ese “sello mexicano” de baja calidad. La eficacia narrativa, y de fondo y forma, es donde nos siguen pegando bajo; pero siendo sinceros, el terror actual, globalmente, sufre de los mismos problemas.

JJ Negrete (@jjnegretec): En Mexico bárbaro, a comparación de otras antologías de corte similar, existe un manejo más centrado de una política autoral. Cada cineasta aporta estilos diversos que se encuentran en un nivel más o menos homogéneo de calidad a distintos niveles. Lo que considero que hace falta en este tipo de ejercicios, que más que cortometrajes, en su mayoría dan la impresión de ser muestras de las filias, personales y cinematográficas, en los que existe más atención a la forma que a realmente generar narrativas sólidas o atmósferas que de verdad generen escozor en los espectadores, pero sin duda aquí se hace patente un esfuerzo más loable que lo que es francamente impresentable en otras antologías como The ABC’s of Death o V/H/S.

Rafael Paz (@pazespa): Hacer antologías de terror no es algo nuevo –aquí una lista con unos 50 títulos, por ejemplo–, producir una en México sí. Desde ese punto, México bárbaro es un verdadero logro. Ahora, creo que lo apuntado por Negrete líneas arriba es cierto: estamos ante un trabajo con cineastas bastante disímiles, aun cuando todos son fanáticos del cine de género, y eso convierte a la película en una montaña rusa con picos y simas bastante marcadas. Es algo que se repite en la mayoría de las antologías, incluyendo a las ya citadas, donde la confluencia de mentes no siempre se encuentra en la misma línea y eso termina por pesar en el resultado final.

Eric Ortiz (@ElMachoBionico): México bárbaro, en efecto, es un gran logro por el solo hecho de existir. Sin embargo, concuerdo en que falta un eje claro que la haga funcionar como antología. No es cohesiva. Cortometrajes como el de Gigi Saúl Guerrero incluso ya existían antes de que se desarrollara el proyecto, y eso se nota (Día de los muertos apenas si entra en el concepto porque sucede en un día tradicional mexicano). Si la comparo directamente con ABCs of Death 2 y V/H/S: Viral (con las cuales compartió una función triple en Sitges), es para rescatar que al menos México bárbaro no intenta conectar sus ocho historias de una forma sin sentido como V/H/S: Viral, pero sus mejores momentos quedan lejos de tener el impacto que, con menos duración, tienen los más destacados de ABCs of Death 2.

  • De los involucrados, ¿quiénes destacan?

@pazespa: A mi parecer fueron tres: Isaac Ezban, Lex Ortega y Gigi Saúl Guerrero, aun cuando su corto no haya sido expresamente hecho para la película. El trabajo de Ezban, un homenaje al cine ochentero, es uno de los cortometrajes más chistosos del año pasado —unos pasos abajo del de Carlos Reygadas en Short Plays— y usa hábilmente los pocos recursos con los que cuenta. Es un movimiento interesante para Ezban porque demuestra ser un director con rango. Su debut, El incidente, no tiene ni una pizca de humor.

@ElMachoBionico: El mejor cortometraje es, sin duda, el de Ezban (La cosa más preciada). Confirma que la antología tiene muchos estilos, al ser un homenaje/parodia al cine de terror americano de los ochenta, sin olvidar el concepto central (los aluxes como la leyenda mexicana a explorar). La historia es sobre una pareja joven que sale de la ciudad para perder su virginidad, cometiendo el grave error de irse a una cabaña en medio del bosque. Hasta el clásico personaje que alerta a los protagonistas del peligro aparece, lo cual es bastante divertido. Si a eso le añadimos momentos grotescos al más puro estilo de Troma, tenemos un corto perfecto para los fanáticos de la serie B.

Por otro lado, rescataría el trabajo técnico de Jarral de Berrios, dirigido por Edgar Nito. No es un corto redondo, pero visualmente es de lo mejor en México bárbaro. Con una mejor narrativa están los de Lex Ortega y Gigi Saúl Guerrero, los cuales también me parecen lo más destacado. Ortega logra aterrizar una leyenda universal (la del Coco) a cuestiones de horror más cercanas a nuestra realidad: tráfico de órganos, vagabundos, robachicos y hasta los padres que ignoran a sus hijos. Guerrero, por su parte, entrega una historia de venganza sencilla, pero cuenta con la violencia más visceral de toda la antología.

@jjnegretec: Sin duda estoy de acuerdo con los muchachos, Ezban se lleva las palmas con ese fantástico e hilarantemente homenaje al cine de maestros como John Carpenter e incluso remitiendo al torcido y sexual humor del filme La Bête (1975), del genio polaco Walerian Borowczyk y, como apuntó Eric, el salvaje cine de Troma. Agresivo, desconcertante y estridente, todas las características que el género debe considerar se encuentran presentes en La cosa más preciada, un alegre gargajo al mito de la virginidad.

Fuera de ahí, los cortos se encuentran constreñidos por serias limitaciones narrativas, pero encuentran momentos plásticos que no carecen de valor. Vienen a la mente el estupendo trabajo de maquillaje en 7 veces 7, el ágil montaje de Día de Muertos, muy superior en todos los aspectos al otro corto de la bella Gigi Saúl Guerrero presentado en Masacre en Xoco, El Gigante.

@al_lee1: Todos de acuerdo, Isaac Ezban, y su segmento La cosa más preciada es lo más sobresaliente. No sólo es gracioso y un buen homenaje; también entabla un diálogo interesante con el espectador, tropicalizando los clichés propios de las cintas gringas de los 80. Ulises Guzmán y 7 veces 7 es otro cortometraje a destacar. Presentado con bastante pericia técnica, y una  realización notable. Transmuta el tópico de los muertos vivientes sin caer en el convencionalismo y dota de originalidad a la antología.

  • Se ha hablado de la posibilidad de convertirlo en franquicia. ¿Tiene potencial México bárbaro para seguir?

@pazespa: Pienso que sí, vamos, el cine moderno no se entiende sin franquicias, secuelas y precuelas. ¿Son necesarias? No, pero la gente lo quiere, para disfrutar de tener algo seguro, aunque eso signifique cierto estancamiento creativo. Ése es exactamente el punto, encontrar nuevas historias, ángulos frescos para expandir las posibilidades del concepto, no repetirlas.

@ElMachoBionico: En México no tenemos actualmente una escena fuerte de cine de género. La escena, me parece, la componen precisamente los directores reunidos en México bárbaro; si hay alguien más, permanece desconocido. Por ende, una franquicia sería interesante, podría ayudar a descubrir nuevos talentos. Aunque no nos adelantemos: México bárbaro aún no se estrena en el país y obviamente la creación de una franquicia dependerá en gran parte de la respuesta del público.

@al_lee1: La horda de fans del horror están creciendo en nuestro país, por lo que México bárbaro tiene la oportunidad espacio-temporal de hacer una franquicia y ésta no carezca de público. El problema es el medio, el filme obtuvo clasificación C, por lo que las grandes cadenas se verán poco interesadas en proyectar México bárbaro. Habrá que buscar otros medios de distribución.
Y justo como lo señala Eric, la escena cuenta con muy pocos miembros actualmente,  habrá que ver para cuántas secuelas da sin convertirse en un mal.chiste, pues esta primera parte se sostiene con unos cuantos alfileres.

@jjnegretec: Como apunta Eric, lo más importante es ver si el proyecto es capaz de trascender su nicho para colocarse en las preferencias de la audiencia, pero creo que México bárbaro no cuenta con los elementos necesarios, y no por falta de calidad, sino que la audiencia espera y pide siempre una noción del terror que es realmente execrable por ser tan desechable, predecible y de fórmula. Si se sabe posicionar y vender como una cinta distinta, puede atraer audiencia, augurar el éxito es más complicado, pero la audiencia es impredecible.

    Related Posts

    GIFF | My Name Is Baghdad y el difícil camino al autodescubrimiento
    GIFF | Club Internacional Aguerridos, el punk no está muerto
    GIFF | Los lobos y el dolor de la imaginación
    GIFF | Días de invierno, busca otras geografías
    GIFF | El secreto del Doctor Grinberg y el secuestro de Prometeo
    GIFF | “Una épica del fracaso”, Artemio Narro sobre ColOZio