Bitácora del FICG – Día 4: la creación artística

El proceso de creación artística es un acto único, como ver un eclipse o un político honesto… al menos eso nos ha hecho creer el arte/sus expertos por años. El artista es visto como un ser diferente, dotado, un elegido para revelar la naturaleza del universo. Quizás algo de eso sea cierto, pero el esfuerzo y la oportunidad también juegan su parte. Not quite my tempo! Como explica Antón Ego en Ratatouille (2007): no cualquiera puede ser un artista, sin embargo un artista puede surgir en cualquier lado.

  • Existir sin vos, de Alejandro Chomski (2015)

Una noche de 1994 el excéntrico Charly García permitió que un joven lo siguiera con su cámara durante toda la velada. El legendario músico argentino se encontraba grabando su disco La hija de la lágrima, y durante esa jornada creó una canción titulada Existir sin vos, que nunca salió a la luz.

El documental de Alejandro Chomski es un un íntimo retrato. Un extreme close up de un proceso que el público generalmente tiene negado, prohibido, para sus ojos. Cámara en mano y extensos, aunque accidentados, planos secuencia, el trabajo de Chomski recuerda a los esfuerzos del cinema verité o el direct cinema de los hermanos Maysles. Su cámara es una mosca en la pared imperceptible para los presentes, aunque omnipresente y con la capacidad de registrarlo todo.

Los fanáticos de García seguro salivarán con la posibilidad de ver a su ídolo componer, drogarse, deshacer y parir una canción completa, incluso verlo terrenal, con todas sus fallas al frente y sin adornos para esconderlas. Los demás podrán comprobar que el talento ayuda, claro, pero no es suficiente para destacarse.

  • Al otro lado del paraíso, de André Ristum (2015)

Como muchos otros países latinoamericanos, en Brasil corrían aires de cambio. Una esperanza de un futuro mejor que las dictaduras se encargaron de erradicar brutalmente. Nando es un sensible muchachito de Minas, un pueblo meramente rural, que se muda a la cosmopolita/floreciente Brasilia buscando un porvenir lleno de lustre. Su padre está empeñado en encontrar el bíblico Eliavath. Sin embargo, las fuerzas políticas no permitirán a sus ojos ver consumado su deseo.

Si Pixote: a lei do mas fraco (1981) era la representación más cruda y desesperanzadora del destino de una gran generación de infantes brasileños, y Ciudad de Dios (Cidade de Deus, 2002) era el tratamiento del mismo tema al divertido y llamativamente visual estilo de la Scorsese Film School con Tarantino de profesor, Al otro lado del paraíso (O outro lado do paraíso, 2014) se inserta en dicha narrativa, aunque su lugar es el del melodrama optimista.

La cinta mantiene de manera acertada una perspectiva infantil, aun cuando el entorno esté lleno de pesimismo. Además de aprovechar la innata dulzura de su joven protagonista al máximo, dando como resultado un relato cálido aun cuando no profundice demasiado en cuestiones políticas, la intención de la película es repasar la historia de Brasil, al tiempo de mostrar cómo Nando va aceptando su destino hasta llegar a convertir sus experiencias en un libro.

El dolor pare al arte.

  • Accatone, de Pier Paolo Pasolini

Hace un par de semanas el Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM) presentó Pasolini (2014), cinta de Abel Ferrara dedicada a los últimos días de Pier Paolo Pasolini antes de su trágica muerte. Lo más destacado de la cinta resultan las ideas del maestro italiano, esa mezcla de poética, política y cinefilia siempre presente en su trabajo, aun cuando el director neoyorquino no logra trascender a su figura.

Por eso resulta pertinente regresar a Accatone, el primer trabajo como realizador de Pier Paolo. A pesar del crecimiento posterior del italiano como cineasta, su ópera prima es una declaración de principios, de temas; es la marca de su creación fílmica.

Pasolini fue uno de esos hombres elegidos para trascender el arte. Su partida dejó un hueco que nadie ha podido llenar.

Rafael Paz (@pazespa)

    Related Posts

    Diarios del FICG: Miedo, pesadilla y olvido
    Diarios del FICG: ‘Tschik’ de Faith Akin
    Diarios del FICG: La inspiración alemana y el metal argentino
    Leyendo cine: Julián Hernández, discípulo
    Tráiler del documental ‘Margarita’
    ‘Joy: El nombre del éxito’: Los disfraces del fracaso