Aún hay más: la familia Televisa en grandote

domingo2En el botadero la encuentras como: Siempre en Domingo, la película

Pregunta por ella así: No se vaya a reír, pero ¿tiene la de Siempre en Domingo?

Valor Agregado: René Cardona padre a cuadro y el ballet de Milton Ghio.

Es de dominio popular, pero las nuevas generaciones desconocen que México tuvo su suerte de Saturday Night Live pero en Domingo, a través de la figura de su conductor, el para muchos insoportable Raúl Velasco, sujeto de gafas prominentes, sonrisa forzada y la famosa señal con el índice y el pulgar para decir “aún hay más”.

Para escarnio de muchos, Siempre en Domingo tiene un lugar ineludible dentro de la cultura popular mexicana, sobre todo es piedra angular para el éxito de una extensa lista de artistas latinoamericanos. El programa musical que congregaba a la gran familia mexicana nació en 1969 y terminó en 1998, sumando 1,480 emisiones al aire, cerca de 10,500 horas de transmisión, en las que artistas como Julio Iglesias, Los Hombres G, Selena, Miguel Bosé, Gloria Trevi, Locomía, Alaska y Dinarama, Timbiriche, José José, Lola Beltran y un infinito etcétera desfilaron y se dieron a conocer gracias al programa de rigor de los domingos, transmitido a través del Canal 2 de la siempre odiada y exitosa Televisa.

Para inicios de la década de los 80, el emporio televisivo de ‘El TigreAzcárraga se dio a la tarea de realizar producciones cinematográficas, como pretexto para seguir catapultando a sus ‘propuestas’ musicales. El éxito de artistas como Luis Miguel, Menudo o José José eran cartas ya probadas y harto redituables. Entre productores y directores creativos se soltaron el chongo para crear las bizarradas más aberrantes para llevarlas de la pantalla chica a la grande, y de regreso. ¿Por qué no hacer una película de Siempre en Domingo?

René Cardona Jr. (La risa en vacaciones, Tintorera, Espérame en Siberia, vida mía, Un par de robachicos) fue el encargado de intentarle sacar jugo al insípido de Velasco, y a parte del exitoso elenco del cine de ficheras, que comenzaría a perfilarse rumbo a las sexycomedias y al videohome de rigurosa serie B, como Rafael Inclán, Manuel ‘Flaco’ Ibañez y Pedro Weber ‘Chatanooga’.

La historia es bastante sencilla y lleva el mismo recurso de rescate social emprendida por la benevolencia de las celebridades en cintas como Sueño de niño de 1979 con La Sonora Santanera, o en Canta Chamos, también de 1983 con la early boy band venezolana, casi olvidada, Los Chamos: Justo antes de salir al aire, llega a la producción un regalo muy especial para Velasco: un bebé abandonado, recién nacido y con una nota suicida por parte de la madre. Raúl Velasco pone a toda la producción a parir chayotes para localizar a la madre por todo el país, mientras el programa se lleva a cabo normalmente, con un mensaje claro y contundente: el show debe continuar.

Dependiendo como se vea (con humor o padeciendo lo insufrible de sus formas y contenidos), Siempre en Domingo son 90 insufribles o divertidos minutos en los que la hstoria es justamente lo de menos, lo importante es volver Siempre en Domingo. Bien apuntó Homero Simpson en la película de la gran familia amarilla: ¿por qué pagar por ver por algo que es gratis en la tele?

¿Qué querían? En ese entonces no existían DVDs recopilatorios de Jools Holland, en su lugar había una película llena de humor, peripecias y mucho contenido musical con los poderosos de casa: Luis Miguel, José José, Yuri, Emmanuel, ‘El Puma’ o el mismísimo divo de Juárez, Juan Gabriel.

También desfilan por ahí otros artistas de media tabla como Lupita D’Alessio, Dulce, Olga Breeskin (sí, la del violín), Beatriz Adriana, Kippy Casado (sí, la de A Todo Dar), y Laura Flores, quien la hace de comisionada a la Sherlock para encontrar a la desobligada madre. Actúan también Maribel Fernández ‘La Pelangocha’, una jovensísima Edith González y Vitola.

Quienes intentan robarse la película con unos muy desafortunados gags cómicos son Rafael Inclán y ‘El Flaco’ Ibáñez, quienes interpretan a dos compadres que discurren filosóficamente sobre el futbol y la figura de Raúl Velasco y su estrecha relación con el pueblo mexicano, cosa que lo hace ser merecedor del mote de ‘El querubín de los pobres’.

La reafirmación de Velasco como figura pública y benefactor social justifica el arranque transgresor del “condenado güerito”, como lo llamaba La India María, para afirmar en la pantalla que en ocasiones, “la ley no necesariamente es justa”. Alguien debió haberle quitado la cuba al guionista.

Al final, el staff domingoso logra dar con la mamá desnaturalizada, quien vía telefónica pide perdón por su error a través de 350 millones de espectadores. Televisa es buena, Siempre en Domingo fue un gran programa de calidad, entretenido y necesario, y Raúl Velasco is the boss, lo que él dice es ley y además es un gran ser humano. Todo lo que tenga un tinte oscuro es evidente mentira.

Por Ricardo Pineda (@RAikA83)

    Related Posts

    ¡Liberen a la güera!
    ‘El ataque de los pájaros’: “Piquen pajaritos, piquen”
    ‘Furia asesina’: Tiburón, tiburón
    ‘¿Dónde quedó la bolita…?’: Entre sol, arena, mar… y Garibaldi
    ‘Canta Chamo’: mil chones de amor cercan Venezuela
    Qué importa lo que diga la gente: José José en cine

    Leave a Reply