‘Aquí sigo’: El fulgor de un ocaso

La vida es frágil. Su círculo guía hacia el punto de la vejez, etapa que, además de representar los últimos días del recorrido existencial, es considerada como la antesala de la muerte. No obstante, hombres y mujeres de la tercera edad que continúan viviendo guardan un gran cúmulo de anécdotas y experiencias que enriquecen a los más jóvenes.

Aquí sigo (2016), documental de Lorenzo Hagerman, explora los pormenores de la longevidad a través de diversas personas radicadas en México, España, Costa Rica, Canadá, Japón e Italia, cada uno narrando aspectos de su juventud, relacionados con recuerdos de la infancia, los primeros amores y la familia.

El realizador, alejándose de la reflexión ambiental en torno al abastecimiento de agua en la Ciudad de México en H20mx (2014) y del contexto político de 0.56% ¿Qué le pasó a México? (2010), aborda un tono más próximo a la reflexión de la existencia al ahondar una fijación por la naturaleza en la que el recorrido por el campo o la playa es el pináculo de la inversión del tiempo libre, sin las preocupaciones típicas de los adultos jóvenes que oscila entre el traslado al trabajo y la manutención familiar.

Apoyado por su música, remarca la nostalgia que provoca recordar las vivencias del pasado, otorgando también una atención de manera intencional a los rostros y manos de los entrevistados que evidencian las arrugas correspondientes de la edad que, más allá de resaltar un aspecto físico, adentra hacia la sabiduría natural adquirida por la experiencia.

A su vez, al abarcar las respectivas rutinas de vida iniciadas desde el amanecer hasta el momento en que llega la hora de dormir para presenciar un nuevo día, Hagerman presenta también un contraste de culturas y modos de vida diferentes entre sí de acuerdo al país de origen y resalta también, con sutilidad en su aspecto visual, la importancia de vivir el presente y la satisfacción de continuar viviendo sin importar si se trata de una edad tan avanzada.

El paso a la vejez y la prolongación involuntaria de los años otorgan a Aquí sigo un sencillo y reflexivo retrato con tintes contemplativos sobre el recorrido personal en el mundo, con individuos próximos al centenario que exalta la importancia del continuo aprendizaje sin importar las condiciones en que se encuentren. Una reflexión destinada a los individuos que inician sus momentos en la vida.

Por Mariana Fernandez (@mariana_ferfab)

    Related Posts

    ‘H2Omx’: Una entrevista con José Cohen y Alejandra Liceaga
    Trailer de ‘H20mx’, estreno 28 de agosto