Ambulante 2013 | ‘Quebranto’, un documental de Roberto Fiesco

Quebranto relata la vida de Fernando García Ortega, personaje que durante su niñez logró hacerse de gran fama como el actor infantil ‘Pinolito’ y que figuraba como una de las grandes promesas del cine mexicano; pero al crecer y tomar la drástica decisión de adoptar una nueva identidad de género y convertirse en Coral Bonelli, su vida profesional dio un giro de 180 grados y comenzó a desvanecerse poco a poco hasta convertirse en un lejano y doloroso recuerdo.

El director Roberto Fiesco plasma su soberbio estilo en este documental, editado magistralmente por su inseparable amigo y colega Julián Hernández. Con largos y vistosos planos secuencias y planos fijos, musicalizados con tangos y música ranchera, invita al espectador a adentrarse a las cuatro paredes en las que habita Coral Bonelli y, sin ningún pudor, lo hace formar parte de su vida pasada y presente.

Esas cuatro paredes donde, junto a su madre, Coral ve los días pasar lentamente mientras lleva a cabo su rutina diaria, levantarse, maquillarse, preparar la comida, lavar ropa, sacar a pasear al perro, pero sobre todo recordar, añorar su pasado como Fernando; un pasado lleno de alegrías, un pasado donde se veía cada vez más cerca una larga y exitosa carrera dentro de la actuación, un pasado lleno de fama, de admiración, de respeto, de aceptación, un pasado donde, a pesar de aparentemente tenerlo todo, una sensación de vacío no lo dejaba tranquilo.

Fue ese vacío el que lo llevó a transformarse, a comenzar a usar vestidos, faldas y aretes, a maquillarse, a operarse el busto, a depilarse el cuerpo y dejarse crecer el cabello, a convertirse en mujer, a hacer a un lado a Fernando García Ortega y adoptar una nueva personalidad, la de Coral Bonelli.

Gracias a este cambio Coral Bonelli se sintió completa como persona, se sintió realizada, por primera vez en mucho tiempo fue feliz; pero para alcanzar esa felicidad tuvo que pagar un precio muy caro, sacrificar su carrera profesional.

Después de haber sido un amado imitador de Raphael y viajar por toda la República interpretando Mi Gran Noche, de ganar innumerables concursos, de hacer su debut actoral en el cine y estar a cuadro con Katy Jurado y Sara García en la película Fe, Esperanza y Caridad de Jorge Fons, además de trabajar en muchas otras como El Hijo de los Pobres, La Casa del Sur y Carita de Primavera; Coral Bonelli se quedó sin nada.

Al verse marginada laboralmente por su condición, para tener dinero y poder costear su tratamiento de diabetes, mantener a su madre y conservarse como mujer, hoy en día Coral tiene que hacer cualquier trabajo a su alcance, desde armar coreografías para XV años hasta prostituirse, todo gracias a una sociedad mexicana con una doble moral que, a pesar de presumir que cada día se ha vuelto más liberal, todavía no deja de hacer menos a los transexuales.

La única relación personal realmente verdadera en la vida de Coral es la que tiene con su madre. Coral encuentra en ella no sólo una relación de madre e hija, sino que tienen una enorme conexión, una relación de amistad, de cómplices, de confidentes; la madre comparte, incluso adopta, el dolor que siente su hija al verse rechazada, no solamente por la sociedad, sino por sus mismos familiares y amigos que dicen aceptar esta nueva identidad de Fernando García, pero que da la impresión que más bien lo que hacen es disimular una cierta ‘tolerancia’ hacia Coral.

Quebranto es un drama que por medio de Coral Bonelli pone de manifiesto cómo los ‘defectos’ de una persona pueden destruir toda una vida, y que son esos prejuicios que tiene la sociedad los que provocan que para tener éxito profesional en la vida, el talento y las capacidades de las personas pasen a segundo plano. Lo importante es la imagen que se tenga, cómo se ve uno frente a los demás.

Un documental que critica estos mismos prejuicios que hacen menos a alguien por el hecho de ser diferente, por no pertenecer a lo que la sociedad marca como ‘normal’. Critica a una sociedad que en pleno siglo XXI se rehúsa a aceptar que todos, independientemente de las características físicas y de los gustos personales, finalmente somos eso, personas. Una sociedad que hacia afuera exige ser tratada con igualdad, pero que hacia sus adentros no es capaz de ejercerla.

Roberto Fiesco demuestra una vez más con Quebranto que está completamente consagrado dentro del cine nacional y que, como pez en el agua, puede moverse dentro de cualquier género cinematográfico y lograr un trabajo final como pocas veces se ve en México, con una calidad visual y narrativa excepcionales con los que demuestra su postura hacia lo que se vive en el país.

Por Luis Arredondo.

    Related Posts

    Ambulante | Yermo: Everardo González, paisajista
    50 películas para el 2020
    FICG | ‘Nadie sabrá nunca’ y los mecanismos del machismo
    GIFF | Día 3: realidad virtual, un picnic y ‘Extraño pero verdadero’
    Ambulante | ‘Lucha México’: El sendero de la máscara
    Presenta Ambulante los cortometrajes de ‘Injerto’

    Leave a Reply