5° Cabos | ‘Capitán Fantástico’: La filosofía de la vida

Desde el ángulo de muchos individuos, la educación está destinada para crear las capacidades intelectuales, morales y afectivas, realizadas principalmente a través de un grupo social, con la familia como el eje inicial. Partiendo un poco al respecto, el realizador y guionista Matt Ross (28 Hotel Rooms) presenta Captain Fantastic (2016), una fresca perspectiva que va más allá de los preceptos convencionales establecidos en la educación familiar.

Padre de seis hijos que oscilan entre los cinco y los veinte años de edad, Ben (Viggo Mortensen) vive en el medio del bosque del Pacífico en Washington, criando a su familia a través de peculiares entrenamientos que fortalecen el cuerpo, (cada uno con una destacable condición física al par de atletas de élite), el espíritu (meditación en la naturaleza) y la mente (lecturas avanzadas que oscilan desde la Filosofía hasta Derecho).

Aislados de una sociedad moderna acostumbrada a las concesiones de la comida chatarra, la esencia del materialismo y la tecnología, se verán obligados a regresar a ella tras la muerte de la madre, realizando un viaje hacia el funeral. Premiada en la sección Un Certain Regard en la edición del Festival de Cannes 2016 a Mejor Director, Ross retrata con extravagancia y sutilidad el vínculo de la familia y sus valores, cada uno de sus integrantes sin estar exento de sus respectivas y bien estructuradas personalidades. El padre, inteligente y con creencias sobre la crianza un tanto severas, se encuentra en la delgada línea de abrazarlas por su efectividad o de rechazarlas por inculcar en un extremo la independencia personal.

Con buen ritmo y evocadora del peculiar road-trip de una familia disfuncional de Pequeña Miss Sunshine (Little Miss Sunshine, 2006), el relato, además de retratar la unión familiar, resalta una animosidad en la confrontación intelectual de ideologías, desde conversaciones que involucran a Trotsky y Marx hasta la surrealista celebración del día de Noam Chomsky, en sustitución de la Navidad “capitalista” que no tiene sentido celebrar. Así mismo, temas como el suicidio y el sexo se conversan sin tabúes, con los hijos inteligentes de Ben prefiriendo conversar al respecto que centrar su atención en usar una consola de videojuegos de los primos, aspecto que muestra, con una acertada sátira las diferencias en las crianzas familiares.

Con el destacado primer acto presentando la vida recluida en el bosque, la transición en el road trip conlleva a la interacción social para confrontar al mundo real en varios aspectos, dando un buen equilibrio de comedia y drama, con casos como el despertar sexual del hijo mayor Bo (George McKay) y los abuelos que rechazan la ostentosa crianza autodidacta.

Así, se atestigua de primera mano las consecuencias de la reclusión, mostrando también una inesperada dependencia emocional hacia el padre que lleva al mensaje del “balance” en la vida. La modernidad en el consumo desmedido y en el enfoque al crecimiento espiritual alcanzan una resolución un tanto convencional que resta un poco a la solidez y originalidad presentada en la trama, además de la ausencia abrupta de personajes que prometieron más presencia y relevancia en la última parte.

Alejada del melodrama y con un sobresaliente Viggo Mortensen como el peculiar patriarca, Captain Fantastic es una excéntrica, agridulce y sutil retrospectiva familiar colorista sobre un viaje en autobús que guía al redescubrimiento personal, apoyada por el aspecto visual y el carisma de su historia.

Por Mariana Fernández (@mariana_ferfab)

    Related Posts

    5° Cabos | ‘Jackie’ y las circunstancias del duelo
    5° Cabos | ¿Cómo (intentar) entender al otro?
    5° Cabos | La edad, las interpretaciones y las cuestiones del tiempo
    Rodrigo Prieto recibió homenaje en Festival de Los Cabos
    ‘Jauja’: La búsqueda del encuentro
    ¡Te invitamos a ver ‘Jauja’ de Lisandro Alonso!